Público
Público

Ecuador advierte de que el encierro de Assange mina su salud

El fundador de Wikileaks espera un salvoconducto de Reino Unido desde que se refugió en la embajada ecuatoriana en Londres el 19 de junio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Es absolutamente natural que la salud de una persona se vea afectada si no puede moverse de un lugar durante mucho tiempo'. El ministro de Exteriores de Ecuador, Ricardo Patiño, ha asegurado que la salud del fundador de Wikileaks, Julian Assange, se está viendo deteriorada por la negativa del Gobierno de Reino Unido a concederle un salvoconducto para viajar al país andino.  

El periodista australiano lleva refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres desde el pasado 19 de junio, cuando solicitó asilo político al Gobierno de Rafael Correa argumentando que es víctima de una persecución política en Estados Unidos por la publicación de material clasificado del Departamento de Estado. Ecuador le concedió el asilo político, pero Reino Unido se ha negado a entregar un salvoconducto al fundador de Wikileaks, argumentando que tiene la 'obligación legal' de extraditarle a Suecia, donde se le investiga por varios delitos sexuales.

Patiño dijo desconocer los detalles de su situación de salud, aunque mencionó la posibilidad de que sufra problemas de visión. Mientras tanto, en declaraciones a una emisora rusa, el viceministro de Exteriores ecuatoriano, Marco Albuja, precisó que Assange 'ha perdido bastante peso' y a su Gobierno le preocupa de que pueda enfermar, lo que ha sido confirmado por el propio fundador de Wikileaks.

'Como consecuencia de que el gobierno británico no ha entregado el salvoconducto, la salud de Julian Assange con seguridad está comenzando a minarse', afirmó, por su parte, el canciller, quien informó de que trató el tema con su homólogo de Reino Unido, William Hague, durante un encuentro en septiembre en Nueva York. 'Le dije, ¿qué pasa si en algún momento tiene una crisis de salud Julian Assange?, yo voy a tener que sacarlo a un hospital ¿y ustedes lo van a poner preso cuando ponga un pie fuera de la embajada?', explicó Patiño.

Las autoridades británicas han amenazado con detenerlo si abandona la embajada, que se encuentra bajo permanente vigilancia policial. 'Esperamos que no haya que lamentar una situación más grave', ha apuntado el ministro de Exteriores ecuatoriano, al tiempo que ha advertido de que si eso ocurre 'solo habrá dos alternativas: tratarlo en la Embajada u hospitalizarlo'. Por ello, ha revelado que su 'número dos' le ha pedido garantías al Gobierno británico de que el fundador de Wikileaks no será detenido si abandona la misión diplomática, 'pero no las ha conseguido'.

El canciller ha alertado de que, si todo sigue igual, podría darse una 'situación gravísima', ya que ello afectaría a los Derechos Humanos del periodista australiano y 'se supone que Reino Unido defiende y respeta los Derechos Humanos y las normas internacionales'. A este respecto, ha indicado que las autoridades británicas 'tienen todos los argumentos jurídicos para conceder el salvoconducto' y, pese a ello, no lo están haciendo. 'Empieza a preocuparme la falta de respuesta jurídica y humanitaria ante un problema que está en sus manos', ha añadido.