Publicado: 25.04.2014 07:00 |Actualizado: 25.04.2014 07:00

"En Ecuador las grandes empresas y el poder mediático se defienden mutuamente"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Entre visitas oficiales y reuniones, que cambian de hora y lugar cada poco rato, el paso de Ricardo Patiño por Madrid es muy acelerado. En esta ocasión ha venido a acompañar al presidente Rafael Correa, que ha recibido el título de doctor Honoris Causa de la Universidad de Barcelona. Como una de las figuras más importantes del Gobierno de Alianza PAÍS apenas se separa unos momentos del mandatario. Al igual que él, Patiño es economista y uno de los principales ideólogos de la Revolución Ciudadana. Y como ala izquierda del Gobierno está convencido de que ésta pasa por el avance hacia el socialismo del siglo XXI.

Él fue el primer interlocutor del Gobierno de Correa ante el Fondo Monetario Internacional como ministro de Finanzas, en el momento en el que Ecuador dio un paso histórico al ser el primer país en hacer una auditoría de la deuda soberana y negar el pago de aquella parte que consideraron ilegítima. Patiño dirigió esa comisión, que ahora mismo sirve de inspiración para muchos movimientos sociales y fuerzas políticas que plantean esta ruptura como la única vía de salida de la crisis en Europa. En 2013 su país creció un 3,8% al mismo tiempo que profundizaba en el desarrollo del proyecto de la sociedad el conocimiento en el que se ha empeñado Correa para dejar de ser una nación exportadora, dependiente y periférica.

Europa está viviendo lo que América Latina vivió hace tres décadas. ¿Cómo encuentra usted el viejo continente?

Cometiendo los mismos errores que cuando nosotros le hacíamos caso al Fondo Monetario Internacional (FMI) y permitíamos que fuera la banca quien nos mandase para solucionar nuestros problemas. Pero la banca sólo busca soluciones a sus propios problemas.

América Latina está viviendo hoy un nuevo período, ha comenzado a transformar las estructuras del poder y ahora son los intereses del pueblo los que prevalecen. Porque si no estaríamos en la misma situación que está viviendo el resto del mundo, sufriendo los mismos estragos. Pero ahora estamos reconvirtiendo la actividad económica, recuperando los recursos naturales para el pueblo.

¿Culpa de los pueblos o culpa de las dirigencias?

"Los pueblos han entendido que es importante recuperar su papel y sus derechos en la historia"

Es difícil buscar las responsabilidades, pero las élites han tenido mucho que ver. Durante mucho tiempo, desde la independencia tras la época colonial, las élites formadas por los sectores criollos fueron el verdadero poder que permitió que se mantuvieran las prebendas durante siglos. A penas a principios del siglo XX, con las revoluciones liberales, se produjeron cambios importantes, pero no suficientes: la división del Estado y la Iglesias o el derecho a votar. Pero ahora, con nuevos liderazgos, los pueblos han entendido que es importante recuperar su papel y sus derechos en la Historia.

Estamos desarrollando unas sociedades que son Estados de derechos. Los pueblos han despertado. Y los liderazgos, que se deben a este despertar, han permitido nuevos gobiernos de cambio en América Latina.

En América Latina vemos cómo muchas veces los gobiernos van por delante de los pueblos, en los que todavía persiste la hegemonía neoliberal. ¿Están cambiendo también los pueblos?

En América Latina hay cambios fundamentales. No son totales, pero hay muchos gobiernos que han cambiado el dominio de la política y el pensamiento neoliberal. Estamos atreviéndonos a establecer otro tipo de políticas, de corte soberano y nacionalista, que obedecen fundamentalmente a los intereses de los pueblos. Es un camino por el que se está avanzando, pero queda mucho por hacer.

El proceso de integración latinoamericana es fundamental en este sentido, pues dar estos pasos uno solo es muy difícil. Por eso es tan importante ahora acudir a defender la democracia venezolana, porque este proceso de recuperación de la soberanía, la identidad y los intereses de nuestro pueblo puede ser frustrado como consecuencia de los intereses coaligados entre fuerzas internas de los países con intereses trasnacionales.

Sin embargo, los organismos supranacionales fueron diseñados bajo ese mismo prisma neoliberal.

En términos generales esto es verdad. Hay un predominio de los intereses de los grandes grupos económicos mundiales en estas arquitecturas supranacionales. Ya lo describía Lenin en su libro El imperialismo, fase superior del capitalismo, en el que hablaba de la transformación del gran capital en capital financiero trasnacional. Lo que pasa es que el sistema mundial, jurídico y financiero, está construido para preservar los intereses de las élites mundiales. Son los grandes sectores empresariales financieros, industriales, culturales y tecnológicos los que dominan este modelo para que les favorezca y mantener el dominio sobre la división internacional del trabajo.

"El sistema mundial, jurídico y financiero, está construido para preservar los intereses de las élites mundiales"

Por eso le damos tanta importancia a la integración. Para poder defendernos frente a este orden es indispensable que los países del Sur podamos ir juntos a dar esa pelea con las empresas trasnacionales.

No es que creamos que estas empresas malas en si mismas, pues la realidad es que las necesitamos. Pero una cosa es que las necesitemos y trabajemos con ellas, permitiéndoles una rentabilidad razonable, y otra cosa es que dejemos que nos opriman y que se lleven el 80 o el 90% de los beneficios que obtienen de explotar nuestros recursos naturales.

La pelea es ahí, porque ellos tienen todo un sistema internacional que les protege y apoya. No solo el sistema económico y jurídico, sino también el mediático, que es de una importancia capital.

En Europa hay una crisis de deuda, como la que sufrió Ecuador hace décadas. Y cuando se plantea una auditoría se dice que es imposible. En cambio, Ecuador lo hizo.

Yo respeto la soberanía de España y no me voy a pronunciar al respecto de lo que debería hacer. En Ecuador nosotros hicimos la primera auditoría oficial que se ha hecho nunca. Como era de esperar, encontramos una cantidad impresionante de irregularidades e ilegalidades que nos permitieron, con absoluta solvencia, negarnos a seguir pagando esos tramos, los más ilegítimos.

Era tal la solvencia moral que demostró el Estado ecuatoriano que cuando hizo esta auditoría que, a pesar de que esperábamos demandas por esta decisión soberana de negarnos a pagar esos tramos de la deuda, no tuvimos ninguna. Y eso lo logramos gracias a la información y el análisis de los datos. Esto nos permitió librarnos de la deuda que nos tuvo hipotecados hasta el año 2003 y si no la hubiéramos anulado no hubiéramos podido emprender la Revolución Ciudadana.


 

A raíz de esa experiencia, están poniendo en marcha una comisión para auditar el ejercicio de las empresas internacionales.

Básicamente es una comisión de auditoría de los tratados bilaterales de inversión, de promoción y protección de las inversiones. Y yo creo que deberíamos pensar en tratados bilaterales de promoción y protección de las sociedades. Lo que estamos haciendo con estas auditorías es ver en qué medida han servido, si han traído realmente nuevas inversiones o sólo han servido para proteger al capital y desproteger a las sociedades y al Estado. El resultado lo tendremos en unos pocos meses y veremos qué pasa.

No se trata solamente de pensar en las empresas supranacionales, sino en el marco jurídico que hacemos. Durante décadas nuestros gobiernos diseñaron unos marcos jurídicos neoliberales, con una actitud completamente servil.

Algunos países nos juntamos el año pasado y decidimos impulsar un observatorio de empresas trasnacionales, para observar qué están haciendo, cómo están abusando de su poder en algunos casos y cómo podemos protegernos los Estados de estos abusos.

Cada vez que un Gobierno en América Latina ha plantado cara a estas empresas trasnacionales hemos visto un ataque feroz por parte de los grandes grupos empresariales de medios de comunicación. ¿En qué se han convertido los medios de comunicación?

En el caso de Ecuador, al igual que en otros países, los grandes medios de comunicación se han constituido en lo que se ha venido a llamar cuarto poder. Y nosotros hemos tomado su propia palabra. ¿Son un cuarto poder? Pues todo poder ha de estar regulado. En las sociedades los poderes se regulan a través de las leyes y por eso hemos hecho una ley de medios de comunicación. Y ahora se preguntan cómo es posible que los estemos limitando. Ya no dicen que son un poder, sino la representación de la libertad de expresión. Pero la libertad de expresión es de todos los ciudadanos y ellos no son su voz. Y por eso hemos regulado.

"Si los medios son el 'cuarto poder', tendrán que ser regulados, como todos los poderes"

En Ecuador hay una coalición entre las grandes empresas trasnacionales y el poder mediático para defenderse mutuamente. Los medios dependen de la publicidad que pagan esas grandes empresas y por eso nunca atacarán sus intereses, aunque sean contrarios a los de la ciudadanía.

Los medios de comunicación se han convertido en verdaderos actores políticos. Cuando el Gobierno respondía a los intereses de esas empresas esos mismos medios ponían embajadores, ministros, quitaban y ponían presidentes. Era beneficioso para ellos estar en el poder.

En Venezuela hemos podido ver una suerte de golpe mediático. Usted, como canciller, ha participado en una comisión de mediación en este país.

¿Qué habría pasado en Venezuela si no hubiera existido UNASUR? La hubieran incendiado igual que Libia, igual que Siria. Hubieran encontrado la hendija para meterse, los que quieren retomar el poder y controlar el petróleo en Venezuela. Evidentemente, no todos los sectores opositores en Venezuela respaldan la violencia o están articulados con el imperio. Hay sectores de oposición democráticos, que están participando en los diálogos. Se oponen al Gobierno pero respetan la democracia. Pero hay otros que no, que están articulados con grupos internacionales que quieren derrocar al Gobierno a cualquier costa. Y la Historia lo ha demostrado. Esa posibilidad condujo a una decisión firme de la UNASUR para enviar una comisión de todos los cancilleres para acompañar al Gobierno venezolano en su diálogo de paz con la oposición.

Desde que nosotros llegamos allá el 25 de marzo, que ahora se cumple un mes, la violencia ha disminuido radicalmente. En dos meses murieron 40 personas y desde que hemos llegado no ha habido más muertes. Hemos propiciado un diálogo político. Se demuestra así que UNASUR no solamente puede tener resultados en la integración sino especialmente en la protección de la democracia. Y esto significa la protección del futuro de nuestros pueblos. Así se demostró en Ecuador o Bolivia cuando sectores opositores intentaron impulsar golpes de Estado.

La Revolución Ciudadana de Ecuador, avance y contradicciones

 

De momento la Revolución Ciudadana de Alianza PAÍS goza de buena salud electoral después de haber arrasado en las presidenciales del año pasado, aunque sufrió un pequeño susto en las municipales. Ante el avance de la derecha, Correa cambió de opinión hace un mes y afirmó que estaría dispuesto a volver a presentarse para la reelección, al contrario de lo que había defendido hasta ese momento. Esta decisión desató dentro y fuera del oficialismo un intenso debate que ha trascendido la propia figura del gobernante. ¿Concurrirá Correa de nuevo?

"Hemos estado acostumbrados a ganar cinco a cero. Ahora hemos ganado tres a dos" Es importante recalcar que en las municipales la Alianza PAÍS ganó de largo las elecciones y el siguiente partido en votos fue uno de centro-izquierda que apoya al Gobierno. Sumando los dos tenemos la mayor parte de las representaciones municipales. Es verdad que hemos estado acostumbrados los últimos años a ganar cinco a cero. Ahora hemos ganado tres a dos. Entonces se han envalentonado algunos grupos de la derecha. Sí hay que corregir errores, por supuesto. Uno de ellos es el exceso de confianza. También el sectarismo o la falta de organización.

El tema de la reelección lo estamos discutiendo en este momento. Nos creemos con todo el derecho a hacerlo, estamos trabajándolo. ¿Es importante el liderazgo de Rafael Correa? Por supuesto, los liderazgos son siempre fundamentales. Ojalá pronto necesitemos que ya no esté, pero igual ahora necesitamos que esté un poco más.

El Gobierno ha recibido serias críticas, también desde la izquierda, por haber decidido explotar los pozos petroleros del Parque Nacional del Yasuní, ante la negativa de los países del Norte de no pagar las cuotas que se habían comprometido.

Los que debían ser criticados son los países que no respaldaron la iniciativa. Nosotros hicimos una propuesta y ellos la rechazaron, no pagaron lo que se habían comprometido. Nosotros vamos a proteger el Yasuní, pero extraeremos petróleo de algunas zonas. La superficie y la biodiversidad no se van a ver afectadas, de un millón de hectáreas vamos a perforar 200, o 500 a lo sumo. La gente piensa que Ecuador decidió arrasar el Yasuní y eso es mentira. Vamos a perforar una pequeña parte de su suelo para extraer el petróleo que está ahí.

A quien hay que criticar es a los grandes países que contaminan todo el mundo y que además no han aceptado invertir dinero para no explotar el Yasuní. Nosotros tenemos derecho a usar nuestros recursos naturales como otros países.

El presidente Correa amenazó con dimitir si se aprobaba la despenalización del aborto, tal y como demandaban importantes voces también desde Alianza PAÍS.

La sociedad ecuatoriana es eminentemente católica y creyente. Y esto hace que este tema sea muy difícil, más cuando este catolicismo social es compatible con posiciones progresistas en otros ámbitos. Así es la propia base de Alianza PAÍS. Entonces, tendremos que ver cómo seguir avanzando en la consolidación de los derechos de las mujeres, también sus derechos reproductivos, en el marco constitucional que tenemos. Ha de haber un debate en toda la sociedad sobre esta cuestión.

Otro punto crítico del Gobierno de Correa es la negociación del Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea.

"Queremos una relación comercial con la UE que nos sea beneficiosa para impulsar el cambio de matriz productiva"Este es un punto de mucha polémica en Ecuador porque ahí se está jugando mucho en un doble sentido. La Unión Europea es uno de los principales destinos de exportación que tiene Ecuador y eso quiere decir que los sectores económicos exportadores están muy pendientes de lo que pueda ocurrir eventualmente ante la firma de un acuerdo de estas características. Pero también es polémico porque en gran medida ahí se juega el cambio de matriz productiva en el que se ha empeñado el Gobierno durante los últimos años. Hemos querido diversificar el tejió productivo e ir hacia la sociedad del conocimiento.

Somos el país que más conscientemente hemos dado estos pasos, con todos los programas educativos, tecnológicos, con la creación de la primera ciudad del conocimiento en América Latina, somos el país con mucha diferencia que más becas da per cápita a estudiantes. Un esfuerzo tan importante tiene también una arista fundamental, que es el tipo de acuerdos ecónomicos que se puedan llegar a firmar.

Siempre hemos dicho que lo que busca Ecuador son acuerdos que nos permitan desarrollarnos y eso es lo que seguimos empeñados en alcanzar con la Unión Europea. Queremos una relación comercial que nos sea beneficiosa para impulsar ese cambio de matriz productiva y en la medida en que este beneficio se dé se firmará el acuerdo o no.