Público
Público

EE UU Los evacuados en California regresan a sus casas tras el desborde de la presa de Oroville

La oficina del sheriff ha reducido la alerta desde el nivel de "orden de evacuación" a "aviso de evacuación".

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:

Un helicóptero sobrevuela la presa Oroville y el río Feather con sacos cargados de rocas para aliviar la emergencia ocasionada por la erosión del desagüe en la represa Oroville. EFE/PETER DASILVA

Las autoridades ha levantado este miércoles la orden de evacuación por los graves problemas de la presa Oroville, en el norte de California, aunque advirtieron a los residentes de la zona de que continúa el riesgo de inundación por los daños detectados en el desagüe auxiliar de ese embalse.

Por medio de un comunicado oficial, la oficina del sheriff del condado de Butte redujo hoy la alerta desde el nivel de "orden de evacuación" a "aviso de evacuación". "Un aviso de evacuación significa que la amenaza inmediata ha terminado pero sigue habiendo una potencial emergencia y, por lo tanto, los residentes deben permanecer preparados para la posibilidad de una orden de evacuación", explicó el texto.

Las autoridades aclararon que cualquier habitante desplazado puede ya regresar a su domicilio, y argumentaron que esta decisión se basa en el descenso del nivel de agua del embalse, en las inspecciones realizadas, las predicciones metereológicas y las reparaciones que se han llevado a cabo en el aliviadero.

Los daños en el desagüe auxiliar de la presa Oroville, emplazada a unos 250 kilómetros al noreste de San Francisco, obligaron el domingo a la evacuación de cerca de 200.000 personas. El Departamento de Recursos Hídricos de California (DWR, en inglés) informó de que el nivel de la presa Oroville se sitúa en los 271 metros, cuatro metros menos que el dato registrado a última hora del domingo.

Trabajadores inspeccionan los daños existentes bajo el aliviadero auxiliar de la presa del Lago Oroville en Butte County, California (Estados Unidos). EFE/Kelly M. Grow

Las autoridades están empleando helicópteros y camiones para depositar grandes rocas y gravilla que pueda sostener la zona erosionada en el aliviadero auxiliar.Las proyecciones del Servicio Meteorológico Nacional (NWS, en inglés) apuntan a posibles lluvias en la zona a partir de la noche del miércoles al jueves, que se extenderían durante el resto de la semana.

Estas precipitaciones son ahora la principal preocupación de los servicios de emergencia, que necesitan ganar espacio en el embalse cuanto antes para acoger esas lluvias sin riesgo de que el pantano se desborde.

Las dificultades en Oroville, la presa más alta de Estados Unidos con un dique de 230 metros de altura, comenzaron la pasada semana, cuando se halló un gran hoyo en el desagüe principal de la reserva. Ante ese descubrimiento, se cerró esa vía y se abrió el aliviadero auxiliar por primera vez en la historia del embalse.

Sin embargo, el domingo se encontró una grieta en el aliviadero auxiliar por lo que, ante la inminente posibilidad de que se desbordara el pantano, la oficina del sheriff del condado de Butte ordenó la evacuación.

Los problemas de Oroville se han visto agravados por el invierno muy húmedo que está sufriendo California, un estado que ha padecido una sequía en los últimos años pero que en las pasadas semanas registró excepcionales precipitaciones tanto por su volumen como por su constancia.