Público
Público

EEUU castiga a los palestinos por insistir en un Estado propio

El Congreso bloqueó parte de los fondos para la ANP ante la persistencia de Abás de llevar la petición ante la ONU 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La determinación con que los palestinos han llevado ante el Consejo de Seguridad de la ONU su petición para el reconocimiento de un Estado en los territorios ocupados por Israel en 1967 puede tener consecuencias no deseadas si el Congreso de EEUU resuelve suspender la ayuda a las autoridades palestinas. La acusada inclinación proisraelí de senadores y representantes no es un secreto para nadie, y menos para la Casa Blanca o los palestinos, que durante muchos años han sufrido en su propia carne la política del lobby judío de Washington que sin descanso presiona sobre los congresistas.

El diario The Independent de Londres informó ayer que, en agosto pasado, el Congreso de EEUU decidió bloquear un paquete de ayuda a los palestinos de casi 200 millones de dólares, es decir, la tercera parte de la ayuda anual de EEUU a los palestinos, y que tenía que haberse traspasado antes del 30 de septiembre, cuando concluyó el año fiscal americano.

Tres comités del Capitolio vetaron la ayuda, según The Independent'

El bloqueo, del que no se ha tenido conocimiento hasta ahora, habría tenido lugar cuando el Congreso comprobó que el presidente Mahmud Abás persistía en su decisión de recurrir al Consejo de Seguridad en el tema del Estado palestino, en contra de los deseos de Israel. Los 192 millones bloqueados deberían haberse destinado a ayuda para la alimentación, para la sanidad y para cimentar las instituciones palestinas.

Una fuente de medios políticos israelíes comentaba ayer que 'es muy difícil decir si la decisión de los congresistas está dirigida contra la línea de flotación del presidente Barack Obama o si los legisladores simplemente han querido expresar su identificación con Israel'. En cualquier caso, sea una cosa o la otra, los palestinos vuelven a ser las víctimas de un Congreso que no permite ninguna discrepancia cuando Israel anda en medio.

El líder palestino Nabil Shaaz manifestó ayer en Ramala que la dirección de la OLP no ha recibido ninguna notificación oficial de Washington en el sentido de que la ayuda se haya retirado, aunque para Shaaz no sería extraño que ocurriera algo parecido, habida cuenta de las inclinaciones proisraelíes del Congreso.

Es un 'castigo'que no facilita el procesode paz, dice el portavoz de la ANP

En medios palestinos no se descarta que esta vez se haya juntado el trabajo del lobby con la agresividad natural de los republicanos contra Obama, y que estas dos circunstancias hayan coincidido en la dirección del bloqueo.

Ya en el mes de julio el Congreso pasó la resolución 268 que instaba a la Administración Obama a suspender la ayuda financiera a los palestinos si Abás se empeñaba en recurrir al Consejo de Seguridad con el asunto del Estado palestino.

Un congresista demócrata advierte de que se debe eliminar toda la asistencia

El Independent indica que tres comités del Congreso bloquearon efectivamente la ayuda el 18 de agosto, es decir, hace un mes y medio. La Administración Obama no podrá destinar más ayuda a los palestinos si antes no consigue la aprobación del Congreso, lo que en estos momento parece muy difícil debido a la intransigencia de los republicanos.

Ghassan Khatib, portavoz de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), calificó la decisión de 'injustificada'. 'Se trata principalmente de proyectos humanitarios y de desarrollo, y es otro tipo de castigo colectivo que afectará a los intereses de la gente y no contribuirá de una manera positiva' al desarrollo del proceso de paz, que ahora mismo es inexistente, señaló Khatib.

El pasado lunes, el congresista Gary Ackerman, miembro del subcomité para Oriente Medio y el sur de Asia, anunció a un grupo de colegas y líderes de organizaciones judías americanas que las ayudas a los palestinos se pueden cortar de raíz y en su totalidad si Abás se empeña en mantener la iniciativa que ha presentado ante el Consejo de Seguridad.

No debe pasar desapercibido que el veterano demócrata Ackerman, que es de origen judío, mantiene unas excelentes relaciones con Aipac, que es el lobby proisraelí más influyente en Estados Unidos, y el hecho de que sea demócrata indica que las inclinaciones proisraelíes no son patrimonio exclusivo de los republicanos.

Se da la circunstancia de que en el Gobierno de Israel, donde están algunos de los políticos más extremistas del país, como Moshe Yaalon, Avigdor Lieberman o Eli Ishai, hay otro grupo algo más moderado que se opone a que EEUU corte la asistencia a los palestinos, argumentando que redunda en beneficio de Israel.

Las ayudas que están relacionadas con la seguridad contribuyen especialmente a que la Policía palestina mantenga a raya a la organización extremista Hamás y a otros grupos islamistas en Cisjordania. De hecho, Israel no tiene ninguna queja de la manera con que Abás está reprimiendo a la oposición y la ayuda americana es vital en ese sentido.

El editorialista del diario de Londres indicaba ayer que lo que está haciendo el Congreso es 'jugar con fuego', y esto es así especialmente en lo tocante a las ayudas que se destinan a la seguridad y contribuyen a que los islamistas hayan desaparecido de la escena política en Cisjordania.

Por otra parte, el comité de la ONU que es competente acerca de nuevos miembros se reunió el viernes por primera vez. En Nueva York se especula que sus trabajos se verán deliberadamente entorpecidos por las autoridades de Estados Unidos con triquiñuelas legales y de procedimiento durante varias semanas o meses antes de que se vote la admisión de Palestina.

Los palestinos aseguran que cuentan con el apoyo de nueve de los 15 miembros del Consejo de Seguridad, es decir, con el mínimo necesario para que se reconozca su Estado como miembro de pleno derecho. No obstante, tanto Estados Unidos como Israel están presionando a países del Tercer Mundo para que voten en contra de la iniciativa palestina.