Público
Público

EEUU celebra la retirada de Irak sin triunfalismos

Obama declara el fin de la misión estadounidense en Irak en un discurso televisado en 'prime time': "Hemos pagado un precio muy alto"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Esta noche estoy anunciando que la misión de combate estadounidense en Irak ha terminado'. Con estas palabras, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha anunciado el fin de la guerra de Irak en un discurso televisado desde el Despacho Oval. 

'Hemos cumplido con nuestra responsabilidad, ahora es tiempo de pasar página', ha añadido Obama que cree que 'el pueblo iraquí tiene ahora que liderar la responsabilidad por la seguridad de su país'.  

Ante millones de espectadores, dado que el discurso fue televisado en prime time, el presidente estadounidense informaba de la retirada de 'cerca de 100.000 soldados' y de la transferencia de 'centenares de bases a los iraquíes'. Además, Obama ha instado a los líderes de Irak a avanzar con 'sentido de urgencia' en la formación de un nuevo Gobierno nacional 'justo, representativo y que rinda cuentas al pueblo iraquí'. 

'Estados Unidos ha pagado un precio muy alto para poner el futuro de Irak en manos de su pueblo', ha afirmado Obama, quien ha agradecido el 'sacrificio' de los hombres y mujeres de las fuerzas armadas estadounidenses que prestaron servicio 'con valor y determinación' en la guerra iniciada por George W. Bush en 2003.

Antes, el presidente estadounidense evitó cantar victoria en Fort Bliss, en Texas, donde se reunió con los soldados que han regresado de Irak para felicitarles por su labor un país todavía en plena reconstrucción política y económica, aunque les recordó que la lucha sigue en otro punto, en Afganistán, lo que requerirá de nuevos 'sacrificios' a los militares y a sus familias. 

El presidente de EEUU extremó la prudencia y no usó el tono triunfalista de su predecesor, George W. Bush, cuando proclamó una 'misión cumplida' a los pocos meses de la invasión, en la cubierta del portaviones USS Abraham Lincoln.

Obama asegura que ahora le tocaba a los 'iraquíes escribir el próximo capítulo de su historia', según avanzaba su portavoz Robert Gibbs, y que seguirían contando con el respaldo de los 50.000 soldados que permanecerán en el país en el marco de una operación de transición denominada Nuevo Amanecer, destinada a seguir entrenando a las fuerzas de seguridad locales en materia de seguridad y lucha contra el terrorismo.

No es tiempo para 'desfiles de victoria prematuros', dice el titular de Defensa

En plena campaña electoral, cuando la violencia en Irak ha empeorado y Bagdad sigue sin Gobierno, cinco meses después de las elecciones, el presidente tuvo que mantener un delicado equilibrio político al hablar de una guerra contra la que se opuso como senador en 2007 y que se comprometió a terminar en su campaña electoral de 2008, un conflicto donde han muerto 4.427 soldados estadounidenses y un número indeterminado de iraquíes.

Los otros miembros del Gobierno también transmitieron ayer el mismo mensaje de cautela. El vicepresidente Joseph Biden, en visita sorpresa a Bagdad la sexta en algo más de un año expresó su 'confianza en la capacidad de las fuerzas de seguridad iraquíes', durante una reunión con el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki.

El secretario de Defensa, Robert Gates, fue igualmente prudente al subrayar que EEUU no debía 'congratularse' en 'desfiles de victoria prematuras'. En una intervención ante la American Legion, Gates añadió: 'No quiero decir que todo va bien, o necesariamente irá bien, en Irak'.

Los republicanos reprochan a Obama atribuirse los éxitos ajenos

El responsable de Defensa recordó que el país árabe había pasado por peores momentos y que en 2007, cuando el Gobierno de Bush decidió lanzar una ofensiva masiva contra los insurgentes, no todo el mundo estaba convencido de los resultados, dato que aprovechó para pedir ahora paciencia en Afganistán, donde 'el éxito no es inevitable', dijo Gates, pero 'posible si tenemos la estrategia y voluntad suficientes para conseguirlo'.

A dos meses de las elecciones legislativas en EEUU, Irak se ha convertido en tema de enfrentamiento político. Los republicanos han reprochado al presidente demócrata atribuirse méritos ajenos. El líder de la minoría conservadora en la Cámara de Representantes, John Boehner, criticó a Obama recientemente por sacar tajada de las decisiones de su predecesor. 'Es importante recordar que la actual transición ha sido posible gracias a la ofensiva [de 2007] que Obama y Biden no respaldaron en su momento', dijo Boehner. Otros analistas han apuntado al peligro político que puede suponer para el presidente dar por terminado un escenario bélico todavía incierto.

Antes de su discurso, Obama viajó hasta la base de Fort Bliss (Texas) para 'honrar el sacrificio del más de millón y medio de estadounidenses que han servido' en la guerra. El lugar era especialmente simbólico. Desde el inicio del conflicto en marzo de 2003, 200.000 soldados de Fort Bliss han sido desplegados y han participado en cada fase de la guerra en Irak.

'Nuestra tarea no ha terminado', dijo a los soldados; 'nuestra fase de combate ha concluido pero hemos trabajado demasiado duro para descuidar la labor que deben realizar las fuerzas de transición'.

Durante el trayecto en el Air Force One, Obama llamó a Bush

Durante el trayecto en el Air Force One, Obama llamó a Bush, y aunque la Casa Blanca no desveló los detalles de la conversación, el dato no pasó desapercibido.

Si durante su discurso el presidente no quiso abundar en triunfalismos fue también porque Washington se deja cierto margen de maniobra en respetar los plazos que se impone, en función de las circunstancias.

El pasado fin de semana, el comandante de la Fuerza Multinacional en Irak, el general Raymond Odierno, aseguró que las tropas podrían permanecer en el país árabe más allá de la fecha límite de su retirada total, prevista para 2011, si las fuerzas iraquíes 'fracasaran completamente'.

'Depende de qué clase de presencia estamos hablando', puntualizó Odierno, 'Si el Gobierno iraquí nos pide asistencia técnica, o consejos para enfrentarse a una amenaza externa, estaríamos allí para ayudarles', indicó el general, quien recordó que no sería un caso excepcional.

106.348 civiles muertos
El número de civiles fallecidos de forma violenta en Irak, país que fue visitado ayer por el vicepresidente de EEUU, Joe Biden (en la foto con el primer ministro Nuri al-Maliki), desde 2003 llega hasta 106.348, según Iraq Body Count. Otros estudios hablan de más de un millón.

Secuelas psicológicas
La ONU calcula que el 70% de los menores en las inmediaciones de Bagdad padecen trastornos.

2.550.000 desplazados
Durante la guerra, 1,55 millones de personas tuvieron que abandonar su hogar y un millón se ha exiliado, según la ONU.

Una tasa de paro del 60%
Alrededor del 23% de la población está por debajo del umbral de la pobreza. El paro alcanza el 60% y el 43% de los puestos de trabajo son públicos. Tan solo un 17% de las mujeres tienen empleo.

El 52% de hogares sin agua
Más del 52% de los hogares no cuenta con agua potable y el suministro eléctrico no alcanza las 18 horas diarias.