Público
Público

EEUU empezará la retirada de Afganistán en un mes

Obama anuncia el repliegue de 10.000 soldados antes de finales de año y 33.000 para el verano que viene

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

EEUU empezará a retirar a sus soldados de Afganistán en julio. Así lo anunció anoche el presidente Barack Obama en un discurso desde la Casa Blanca en el que explicó que el repliegue será progresivo hasta 2014, fecha en la que espera haber llevado de vuelta a casa a todos los soldados y pasar el mando de la seguridad al Gobierno afgano. Washington reconoció esta semana haber empezado a negociar con los talibanes el final de la contienda.

'Empezando por el próximo mes, seremos capaces de retirar a 10.000 de nuestros soldados hasta finales de año. Y traeremos a casa un total de 33.000 soldados para el próximo verano. Tras esta reducción inicial, nuestras tropas irán volviendo a casa de forma constante a medida que las fuerzas de seguridad afganas vayan tomando el control', dijo un Obama que no fue capaz de esconder el gran contenido electoral de su mensaje.

'Con esta medida cumplimos una de nuestras promesas', aseguró el presidente, que no dudó en relacionar la retirada con el asesinato de Osama Bin Laden, otra de las bazas a jugar de cara a las urnas. 'Gracias al gran trabajo de nuestros servicios de inteligencia y nuestras fuerzas especiales, matamos a Osama Bin Laden, el único líder que ha tenido Al Qaeda' y eso, según Obama, pone a EEUU en una 'posición de fuerza' ante la transición afgana.

En realidad, son muchas las voces que no tienen tan claro que la influencia de Al Qaeda sobre los talibanes en la actualidad fuera tan grande como para afectar a la campaña afgana seriamente. Tras la muerte de Bin Laden, el capitán de la fuerza área británica, Roger Stoke, aseguró que 'apenas se notará, excepto por algún atentado esporádico lanzado por los talibanes a modo de venganza. La presencia de Al Qaeda es prácticamente inexistente en Afganistán y se reduce a sitios muy concretos en la frontera afgano-pakistaní'.

El presidente de EEUU aseguró que de la información que recogieron del complejo en el que se escondía el jefe de Al Qaeda en Abbottabad se desprende que la red terrorista se encuentra 'muy debilitada' y que el propio Bin Laden 'estaba preocupado porque Al Qaeda no había sido capaz de reemplazar los mandos terroristas más altos'.

 

Después pasó a enumerar los supuestos logros estadounidenses y aliados en Afganistán: Más de 100.000 soldados afganos, fuerzas policiales más efectivas, construcción de hospitales y mercados y nuevas oportunidades para mujeres y niñas, para 'tratar de pasar la página a años de guerra'. Y sin embargo, según Obama 'este es el inicio y no el final de nuestro esfuerzo para ganar esta guerra'.

El futuro pasa ahora'por asegurar el futuro político' del país. El presidente de EEUU anunció que en mayo del próximo año, la OTAN se reunirá en Chicago para sentar las bases definitivas de la transición, y llamó a los talibanes a abandonar las armas y participar en el proceso de paz del lado del Ejecutivo afgano.

El presidente afgano, Hamid Karzai, lleva tiempo intentando negociar con los talibanes y las aproximaciones han tenido escaso o nulo éxito. De hecho, EEUU era partidario de esta opción, sólo con aquellos personajes que se desvincularan definitivamente de la violencia y siempre que las mujeres no fueran las primeras víctimas de su reinserción social por los probables recortes de derechos que esto podría conllevar.

Pese a que Obama dice que las mujeres viven en más libertad hoy en Afganistán, los datos que maneja la ONG Women for Afghan Women indican todo lo contrario: el 88% de las mujeres son analfabetas; ocho de cada diez sufren violencia doméstica y el 95% de las niñas que empiezan primaria no termina secundaria.

Sobre la seguridad y el hecho de que las fuerzas afganas estén preparadas para el proceso de transición, es la propia ONU la que lleva la contraria al presidente estadounidense. En los primeros seis meses de 2010 hubo un incremento del 31% de las muerte de civiles. El 76% cayó a manos de los talibanes y el 55% eran niños.

La decisión de Obama llega tras recibir consejos contradictorios de sus asesores. Algunos abogaban por salir el país rápidamente a raíz de la muerte de Bin Laden. Pero el estamento militar, y el secretario de Defensa, Robert Gates, abogaban por una retirada muy gradual y reducida al principio, con el argumento de que los logros de seguridad en Afganistán son aún muy frágiles.

'El 56% de los estadounidenses quiere que las tropas se replieguen lo antes posible' Sin embargo, Obama ha preferido contentar a la opinión pública estadounidense, que muestra su hartazgo por la duración de la presencia en Afganistán. Según la encuesta más reciente del Pew Center 56% de los estadounidenses quiere que las tropas se replieguen 'lo antes posible', mientras que 39% opina que se puede 'esperar hasta que la situación se estabilice'. En todo caso, una aplastante mayoría piensa que, después de la muerte de Bin Laden el pasado mayo, EEUU ya no tiene nada que hacer en Afganistán y que le toca a los afganos asumir sus responsabilidades. 

Pero otro factor clave para la retirada es el económico. Desplegar un soldado en Afganistán cuesta una media de un millón de dólares al año. Desde el inicio del conflicto hace casi diez años EEUU se ha gastado en la guerra 1.3 billones de dólares, 120.000 en 2010 (mil millones al mes). Reducir la presencia militar se hace más acuciante durante una recesión y más en tiempo electoral.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, anunció hoy una retirada de tropas de Afganistán 'de manera proporcional y con un calendario comparable' a Estados Unidos, y en concertación con los otros aliados y con las autoridades afganas.

El jefe del Estado francés, que no dio cifras concretas, había hablado ayer por teléfono con Obama antes de que éste hiciera públicos sus planes de retirada.

Sarkozy insistió en que su país 'seguirá plenamente comprometido con sus aliados junto al pueblo afgano para llevar hasta el final el proceso de transición'.

En ese sentido, recordó que la transición de las responsabilidades a las autoridades afganas en el terreno de la seguridad 'continuará hasta 2014', de acuerdo con los objetivos fijados en la cumbre de la OTAN de Lisboa del pasado mes de noviembre.

Francia tiene desplegados 4.000 militares en Afganistán y desde el comienzo de la intervención internacional a finales de 2001 han muerto allí más de 60 de sus soldados, la mayor parte en enfrentamientos en la región de Kapisa, próxima a la frontera con Pakistán.