Publicado: 06.01.2014 20:44 |Actualizado: 06.01.2014 20:44

EEUU enviará drones y misiles a Iraq pero no mandará tropas para luchar contra los yihadistas

Obama y Kerry consideran que es el Gobierno iraquí el que debe "liderar" las operaciones, aunque ya han fijado un envío adicional de misiles Hellfire en primavera y más de 50 drones de vigilancia antes de fin de añ

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La retirada de las últimas tropas estadounidenses de Iraq no queda tan lejos para algunos congresistas conservadores, más ahora que los yihadistas del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL), considerado por la Casa Blanca como la franquicia de Al Qaeda en ese territorio, han tomado varias ciudades del país.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha anunciado a través del portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, que no enviará tropas a Iraq para combatir contra Al Qaeda en los enfrentamientos que están teniendo lugar en la provincia de Al Anbar, al oeste del país, aunque sí enviará equipamiento adicional al que ya envía al Gobierno de Nuri al Maliki.

Carney aseguró que el Gobierno estadounidense está acelerando las entregas de Ventas Militares al Extranjero (FMS) y trabajando para proporcionar un envío adicional de misiles Hellfire ya en esta primavera, así como diez aviones no tripulados Eagle y 48 unidades Raven, todo para misiones de "vigilancia" a miembros de al Qaeda.

"He oído que miembros del Congreso creen que hay que enviar tropas a luchar y morir en Faluya. El presidente no está de acuerdo", aseveró Carney, en su primera rueda de prensa del año, en la que aseguró que los misiles  "son un pequeño elemento para la estrategia, pero han demostrado su eficacia para evitar que ISIL establezca sus refugios en el oeste de Irak".

Kerry: "Les ayudaremos, pero es una lucha que deben ganar ellos"

Estados Unidos ha reiterado su apoyo a Irak en su lucha antiterrorista y acelerará el envío de equipamiento militar ante los últimos acontecimientos, pero considera que es el Gobierno iraquí el que tiene que "liderar" las operaciones. La mismas palabras ha pronunciado este lunes el secretario de Estado de EEUU, John Kerry: "Esta lucha es de los iraquíes", dijo desde Jerusalén. "Les ayudaremos, pero es una lucha que al final deberán ganar ellos y estoy seguro de que lo conseguirán", apuntó.

Faluya fue el escenario de una de las más sangrientas batallas libradas por los marines estadounidenses durante la guerra de Irak en 2004.

Según recuerdan en estos días los medios, aproximadamente un tercio de los casi 4.500 militares americanos muertos en Irak perecieron en la provincia de Al Anbar luchando contra los milicianos de Al Qaeda. Un centenar de las víctimas estadounidenses cayó en la batalla de Faluya, la más cruenta para las fuerzas de EEUU desde la guerra de Vietnam.

McCain: "Muchos predijimos que el vacío sería llenado por los enemigos"

Los congresistas  republicanos han aprovechado el avance yihadista en la provincia de Al Ambar para recriminar al presidente la decisión de retirar la tropas. John McCain, excandidato presidencial, y Lindsey Graham han denunciado que lo ocurrido en Faluya era "previsible".

"Cuando el presidente Obama retiró todas las tropas estadounidenses de Irak, por encima de las objeciones de nuestros comandantes y líderes militares sobre el terreno, muchos de nosotros predijimos que el vacío sería llenado por los enemigos de EEUU y que emergería como una amenaza para nuestra seguridad nacional. Desafortunadamente, esa realidad es ahora más clara que nunca", afirmaron los senadores en una declaración conjunta.

Al menos 11 personas murieron hoy, entre ellas 8 supuestos miembros de Al Qaeda, y otras 21 resultaron heridas en nuevos actos de violencia perpetrados en diferentes provincias de Irak.

Irak sufre un repunte de la violencia entre chiíes y suníes y de los atentados terroristas, que causaron durante 2013 la muerte de 8.868 personas, de las que 7.818 eran civiles, según cifras de la ONU.

El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, aseguró este fin de semana que las fuerzas aéreas no se retirarán de las ciudades de la provincia de Al Anbar hasta que no "eliminen a los grupos armados y restablezcan la seguridad y estabilidad en la misma".