Público
Público

EEUU se inventó un documento para legalizar el asesinato de Al Awlaki

'The New York Times' revela los informes secretos de la administración estadounidense acerca del clérigo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al Awlaki, ciudadano estadounidense y clérigo de profesión, fue abatido el 30 de septiembre por las fuerzas estadounidenses en un ataque aéreo en Yemen. El clérigo figuraba como el 'enemigo número uno' de Washington en el país yemení y Estados Unidos había elaborado un documento secreto para justificar legalmente su asesinato, según informa The New York Times.

El texto, de unas 50 páginas, refleja el debate jurídico interno que llevo a cabo el Gobierno de Barack Obama antes de autorizar el asesinato de un ciudadano estadounidense. Al Awlaki, nacido en Nuevo México (EEUU), fue abatido el pasado 30 de septiembre en un ataque aéreo estadounidense en Yemen.

El texto, elaborado por el Consejo de la Oficina Legal del Departamento de Justicia en junio de 2010, dice que el asesinato de ese ciudadano estadounidense sólo sería legítimo si no fuera posible detenerlo con vida, según contaron al diario fuentes que han leído el documento.

En ese supuesto, añade el informe, la muerte del clérigo entraría dentro de la guerra entre Estados Unidos y Al Qaeda,  porque Al Awlaki era una 'importante amenaza' para los estadounidenses. Señala, además, que las autoridades yemeníes no eran 'capaces o no están dispuestas' a detenerlo.

El informe decía que las autoridades yemeníes no eran 'capaces' o no estaban 'dispuestas' a detenerlo

Sin embargo, el diario hace hincapié en que el informe olvida analizar la solidez de pruebas de los servicios secretos contra el clérigo. De hecho, el memorándum aportó la justificación para actuar contra Al Aliki a pesar de que existe una orden ejecutiva que prohíbe estas acciones y una ley federal que prohíbe el asesinato de estadounidenses en el extranero.

Sin olvidar las limitaciones de la Carta de Derechos estadounidense o las restriciones en las leyes internacionales.

Los autores del informe argumentan que esas leyes no se pueden aplicar en este caso ya que no es 'asesinato' matar a un enemigo de guerra. No obstante, esta argumentación legal no sienta una nueva doctrina que pueda aplicarse en caso de que se diera una situación similar en el futuro, sino que es exclusiva para el caso de Al Awlaki.

El clérigo, nacido en Nuevo México (EEUU), fue abatido el pasado 30 de septiembre en un ataque aéreo de la aviación estadounidense en la provincia yemení de Shabua, 570 kilómetros al sureste de Saná, en la que fallecieron además varios supuestos miembros de Al Qaeda.

Sin embargo, y quizás gracias a la normativa inventada, Al Awlaki ya había sufrido otro ataque aéreo de las fuerzas Estadounidenses el pasado mayo en la misma provincia de Shabua, considerada un refugio de los miembros de la célula de la organización terrorista Al-Qaeda en Yemen.

Las autoridades estadounidenses atribuyen a Al Awlaki la autoría intelectual del intento de atentado contra un avión que cubría la ruta Amsterdam-Detroit en la Navidad de 2009, cuando el nigeriano Faruk Abdulmualab intentó hacer estallar un explosivo que ocultaba en la ropa interior.

Los servicios de inteligencia tenían una orden de captura contra el sospechoso, lanzada en abril de 2010, después de que fuera incluido en la lista de terroristas de la CIA. El clérigo comenzó a cobrar notoriedad en la prensa estadounidense cuando fue acusado de mantener contactos con el comandante estadounidense Nidal Malik Hasan, que mató a trece personas en noviembre del 2009 en la base de Fort Hood, Texas.

Al Awlaki había defendido los atentados cometidos por Al Qaeda contra los estadounidenses como venganza por la muerte de 'miles' de musulmanes en Irak, Afganistán y en los territorios palestinos.