Publicado: 30.09.2015 20:22 |Actualizado: 30.09.2015 21:35

EEUU investiga si Rusia atacó sólo a yihadistas en Siria

La Administración de Obama quiere confirmar que los bombardeos de Putin no se dirigieron contra la oposición moderada al régimen de al Asad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Vista exterior del Capitolio en Washington, Estados Unidos, hoy 30 de septiembre de 2015 EFE/Michael Reynolds

Vista exterior del Capitolio en Washington, Estados Unidos, hoy 30 de septiembre de 2015. EFE/Michael Reynolds

WASHINGTON.- El Pentágono está revisando si Rusia dirigió sus primeros ataques en Siria contra los yihadistas del Estado Islámico (EI) o si también apuntó a la oposición moderada que combate al régimen del presidente, Bashar al Asad, dijo hoy el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

Los ministros de Exteriores de Estados Unidos, Francia y el Reino Unido pidieron hoy en las Naciones Unidas garantías de que las operaciones militares de Rusia se dirigen solo contra el EI y no contra las zonas controladas por la oposición moderada al régimen.

"El Departamento de Defensa está revisando las actuales operaciones militares rusas (...) Muy pronto dirá cuáles eran los objetivos y sobre quiénes cayó el ataque", subrayó Earnest durante su rueda de prensa diaria en la Casa Blanca.

Para el Ejecutivo estadounidense, la decisión de Moscú de bombardear a los enemigos del Gobierno de Al Asad es una señal de que el Kremlin está preocupado por perder influencia con el "único" aliado que tiene en Oriente Medio y al que ha apoyado desde el principio del conflicto.



"Rusia no tendrá éxito si trata de imponer una solución militar en Siria, de la misma forma que no lo tuvo EEUU en Irak y Rusia tampoco lo logró en Afganistán hace 30 años"

"Rusia no tendrá éxito si trata de imponer una solución militar en Siria, de la misma forma que no lo tuvo Estados Unidos en Irak y Rusia tampoco lo logró en Afganistán hace tres décadas", destacó Earnest, en referencia a la intervención de Estados Unidos en Irak en 2003 y la invasión soviética de Afganistán (1978-1992).

Hasta ahora, Rusia y Estados Unidos han coincidido en la necesidad de frenar al EI, pero difieren sobre las fórmulas, especialmente, en lo que respecta al papel de Al Asad en la resolución del conflicto.

Moscú insiste en reforzar la figura del mandatario para combatir a los extremistas, mientras que Washington mantiene que Al Asad no puede continuar en el poder dadas las supuestas atrocidades que ha cometido contra su pueblo. El conflicto sirio comenzó en marzo de 2011.