Publicado: 08.08.2014 16:34 |Actualizado: 08.08.2014 16:34

EEUU lanza su primer ataque en Irak desde 2011

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cazas estadounidenses lanzaron el viernes un ataque en Irak por primera vez desde la retirada de las tropas en 2011, en un intento por contener el avance de los insurgentes islamistas en la región de Kurdistán, después de que el presidente Barack Obama dijera que Washington debía actuar para evitar un "genocidio". Los combatientes habían ganado terreno hasta un sector ubicado a media hora en coche de Arbil, la capital de la región autónoma del Kurdistán y donde se encuentran oficinas de importantes petroleras estadounidenses y europeas.

La operación comenzó a las 12.45 (hora peninsular española) cuando aviones F/A-18 lanzaron a las bombas de 220 kilos guiadas por láser contra una posición de artillería usada por el Estado Islámico contra las fuerzas kurdas que defendían la ciudad de Arbil, según ha informado el portavoz del Pentágono, almirante John Kirby, en un comunicado. Agregó que los rebeldes islamistas habían utilizado la artillería para atacar a las fuerzas kurdas que defendían la localidad del norte iraquí, donde hay personal estadounidense. Obama autorizó los ataques aéreos después de que decenas de miles de cristianos huyeran para evitar ser asesinados por combatientes del Estado Islámico que han crucificado y decapitado a sus prisioneros. Estados Unidos también dejó caer suministros de ayuda para miembros de la antigua secta yazidí que se encuentran en una zona montañosa, rodeados por combatientes islamistas que les ordenan convertirse o enfrentarse con la muerte.

En Bagdad, donde los políticos han paralizado sus actividades por la creciente violencia y el Estado parece colapsar, el máximo clérigo chií demandó la dimisión del primer ministro Nuri al Maliki, una osada intervención que podría poner fin al Gobierno del veterano líder. Los combatientes suníes del Estado Islámico, un grupo escindido de Al Qaeda que busca establecer un "califato" y erradicar a quienes considera infieles, han tomado control de vastas zonas del norte de Irak desde junio. Su campaña se ha acelerado dramáticamente en la última semana, cuando expulsaron a las tropas kurdas.

Cientos de miles de cristianos iraquíes y otras minorías han huido de los rebeldes del Estado Islámico, quienes han difundido en Internet el asesinato de prisioneros. La retirada de las tropas kurdas dejó a los insurgentes mucho más cerca de Arbil. Compañías petroleras estadounidenses y europeas en la zona han ordenado evacuaciones de emergencia de su personal.

"Esta semana, un iraquí en el área le dijo al mundo: 'No hay nadie que venga a ayudarnos'", dijo Obama en un discurso televisado a la nación el jueves por la noche. "Bueno, hoy Estados Unidos va en ayuda", sostuvo. "Podemos actuar cuidadosa y responsablemente para evitar un potencial acto de genocidio", agregó. El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, dijo que "el futuro para Irak no puede ser más claro". El Estado Islámico ha "lanzado una campaña de terror contra los inocentes, entre ellos la minoría cristiana, y sus grotescos actos de violencia son señales que advierten de genocidio".

Aunque el avance constante de los insurgentes del Estado Islámico ha amenazado con destruir a Irak como Estado democrático, los políticos en Bagdad no han conseguido llegar a un acuerdo sobre la formación de un nuevo Gobierno desde las elecciones poco concluyentes celebradas en abril. Maliki, un musulmán chií cuyos adversarios lo acusan de avivar la revuelta suní al gobernar de una manera demasiado autoritaria, se ha rehusado a abandonar el poder para dar paso a una figura menos divisiva, en desafío a la presión ejercida por Washington y Teherán.

El gran ayatolá Ali al-Sistani, un erudito de 84 años cuya palabra es ley para millones de chiíes en Irak y de otras partes del mundo, ha presionado reiteradamente a los políticos para que busquen el consenso y reunifiquen el país. En su sermón semanal de los viernes, Sistani hizo su petición más directa por la renuncia de Maliki. Aunque no mencionó al primer ministro, dijo que los políticos en el poder estaban cometiendo un "grave error" y que era necesario elegir a otro líder para poner fin a la crisis de seguridad de Irak.

Fotógrafos de Reuters mostraron el jueves imágenes de insurgentes que habían izado su bandera negra sobre un puesto de control situado a apenas 45 kilómetros de Arbil, una ciudad de 1,5 kilómetros que se convirtió en centro de la industria local del petróleo cuando el resto de Irak solía ser demasiado peligroso para los trabajadores de petroleras extranjeras.

Petroleras estadounidenses como Exxon Mobil y Chevron evacuaron a trabajadores extranjeros de Kurdistán el jueves. Compañías más pequeñas también evacuaron a su personal y redujeron sus operaciones, al tiempo que sus acciones sufrían fuertes pérdidas el viernes.