Público
Público

EEUU, la ONU y la UE toleran todos los desmanes de Israel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El bloqueo de Gaza

Israel impuso el bloqueo de Gaza antes de que Hamás se hiciera con el poder en junio de 2007. La Administración Bush ya exigió a Israel que lo levantase, pese a que respaldaba todas las acciones del Estado judío. La de Obama ha sido algo más crítica y Hillary Clinton ha advertido de forma reiterada de que el bloqueo debe terminar. Pero Israel ha despreciado todas las demandas de EEUU, Europa y ONU. En Gaza escasean hasta las medicinas, porque Israel no permite su importación.

La ‘operación Plomo Fundido'

La ‘operación Plomo Fundido', en enero de 2009, suscitó la condena mundial. La invasión de Gaza causó la muerte de más de 1.400 personas, la gran mayoría civiles, incluidos cientos de niños. Pero Israel no ha pagado ningún precio por aquella matanza. La pasividad de la comunidad internacional ha sido flagrante pese a las condenas de la ONU.

La denuncia inútil de Obama

En junio de 2009, Obama pronunció un importante discurso en El Cairo en el que denunció el sufrimiento de la población palestina y prometió una solución para el conflicto. Sus palabras fueron bien recibidas en Europa. Obama instó a los palestinos a defender sus derechos de forma pacífica, pero, a pesar de cumplirlo, el presidente Mahmud Abás no ha visto ningún progreso en las negociaciones. Un año después, todo sigue igual.

El informe Goldstone

El informe elaborado por el juez surafricano Richard Goldstone sobre la invasión de Gaza no pudo ser más demoledor. Goldstone encontró a Israel y a Hamás culpables de haber cometido crímenes de guerra, pero de manera desigual. El informe señala que Israel dirigió sus armas deliberadamente contra la población civil de la Franja, lo que explica el elevado número de víctimas, y cometió numerosos abusos. El informe fue bien recibido por la comunidad internacional, con la excepción de EEUU, pero no tuvo ninguna consecuencia. Otros informes independientes coincidieron con las conclusiones de Goldstone. Israel los rechazó todos.

Las agresiones en Cisjordania

Las agresiones de los colonos judíos contra la población civil palestina de Cisjordania se han multiplicado en los últimos meses. Los colonos han incendiado dos mezquitas, han prendido fuego a campos de cultivo, han talado cientos árboles frutales y olivos, y han matado a varios palestinos. Europa y EEUU han criticado esta violencia sistemática y Clinton ha presionado, sin éxito, a Netanyahu para que meta en cintura a los colonos.

La expansión de las colonias judías

Las colonias judías se expanden en los territorios ocupados. Netanyahu prometió detener las obras cuatro meses, pero siguen adelante en muchos asentamientos. Israel viola así impunemente la legislación internacional. Las críticas de Europa nunca han llevado a ninguna parte. Las de EEUU sólo han hecho que Israel diga que no construye mientras construye.

La anexión de Jerusalén Este

Israel refuerza su anexión unilateral de Jerusalén oriental. El sector de la ciudad santa ocupado por Israel en 1967 cambia de fisonomía continuamente. El sistema político y legal israelí funciona con el objetivo de hacer un expolio sistemático de las propiedades palestinas. Los barrios árabes están siendo ocupados por colonos judíos.

Los controles militares

Sólo las carreteras de Cisjordania que Israel ha construido para uso exclusivo de los colonos judíos está exentas de controles militares. Las que usan los palestinos están plagadas de controles. Europa y EEUU piden continuamente que se levanten los controles, pero no lo logran. De tanto en tanto, Israel dice que ha levantado uno o varios controles, pero sólo días después los repone. Su número no ha disminuido desde el final de la segunda Intifada.