Público
Público

EEUU paraliza planes de desarrollo en Palestina

La Casa Blanca había advertido a Abás que interrumpiría los fondos de asistencia si presentaba la solicitud de adhesión a la ONU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La decisión del Congreso de EEUU de congelar una partida de 200 millones de dólares en ayudas a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha causado el cese de varios proyectos de desarrollo en Cisjordania, según ha declarado un funcionario palestino.

El ministro de Economía de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Hasan Abu Lebda, ha dicho al periódico Al Quds Al Arabi, editado en Londres, que la agencia de cooperación internacional US American Interntional Aid (USAID) le informó de que la decisión del Congreso de congelar las ayudas a los palestinos ha impedido desarrollar varios proyectos en el territorio ocupado.

'La USAID ha suspendido la financiación de numerosos proyectos en varios campos, incluido agua, carreteras y otros sectores en Cisjordania', ha afirmado Abu Lebda, antes de agregar que decenas de trabajadores para esa agencia han perdido sus puestos de trabajo.

El ministro palestino ha expresado su pesar por la decisión del Congreso de EEUU y ha dicho que se prevé que, a finales de mes, 'otros 200 trabajadores en proyectos de desarrollo financiados por USAID pierdan sus empleos'. 'Este tipo de medidas están obstruyendo los esfuerzos palestinos para establecer el estado', ha manifestado Abu Lebda.

El Congreso norteamericano adoptó la decisión de congelar 200 millones de dólares en fondos destinados a la ANP después de que el presidente palestino, Mahmud Abás, presentara su solicitud de admisión en la ONU.

Aunque funcionarios de la ANP han insistido en que la Administración estadounidense no les ha informado oficialmente sobre la decisión de suspender las ayudas, la Casa Blanca había advertido previamente al presidente Abás de que interrumpiría los fondos de asistencia a los palestinos si estos insistían en su decisión de seguir adelante con la campaña en busca de reconocimiento en la ONU.

Cada año Washington destina unos 500 millones de dólares en ayudas a la ANP, la mayor parte de los cuales tienen por objetivo proyectos de desarrollo de infraestructuras, así como la construcción de centros hospitalarios o escuelas.