Público
Público

EEUU pide a Cuba que indemnice al espía que ayudó a capturar al Che

Una jueza de Florida ha condenado al Estado cubano a pagar 1.940 millones de euros a un ex agente de la CIA que supuestamente fue torturado y expropiado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una jueza de Florida (Estados Unidos) ha condenado al Estado cubano a pagar 1.940 millones de euros a un ex agente de la CIA que fue torturado por el Gobierno cubano tras ayudar a capturar al líder revolucionario Che Guevara.

Gustavo Villoldo, que nació en Cuba, demandó al Ejecutivo cubano por torturas y expropiaciones a su familia después de que Fidel Castro llegara al poder, en 1959, y la justicia le ha dado la razón con una indemnización que, según su abogado Andrew Hall, supera a todas las concedidas en los juicios civiles celebrados en tribunales estadounidenses contra Cuba.

Sin embargo, su cliente difícilmente podrá cobrarla, puesto que los activos cubanos confiscados en Estados Unidos solo alcanzan 138 millones de euros.

Villoldo, de 72 años, se unió al Ejército de Estados Unidos en los años 60, poco después de marcharse de Cuba. Como agente de la CIA, ayudó a capturar a la mano derecha de Castro, el icono revolucionario argentino Ernesto 'Che' Guevara, en las montañas de Bolivia en 1967.

De hecho, en el años 2007, Villoldo subastó un mechón de pelo que le cortó al Che como prueba después de que fuera ejecutado y consiguió más de 69.000 euros con único ofertante de Texas.

Según el tribunal queda probado que el Gobierno cubano torturo e intento asesinar al exiliado

La jueza de circuito de Florida, Beatrice Butchko, confirmó este martes que Villoldo fue torturado durante cinco días y que agentes cubanos intentaron asesinarlo en varias ocasiones tras salir de Cuba y convertirse en un exiliado en Estados Unidos.

Los documentos del tribunal también indican que el suicidio del padre de Villoldo estuvo motivado por las presiones que recibía de los agentes cubanos, que lo detuvieron varias veces y lo amenazaron con asesinar a toda su familia si no cedía sus propiedades.

Ya en 2009, un tribunal de Florida determinó que Villoldo, que también denunció al Gobierno de la isla por la muerte de su padre, debía ser indemnizado. Pero luego un juez federal anuló la sentencia argumentando que los abogados del demandante no habían dado al Estado cubano la oportunidad de recurrir a un arbitraje, incumpliendo así las condiciones legales para demandar a un gobierno extranjero en un tribunal estadounidense.