Público
Público

EEUU pide a Israel que no ataque la planta nuclear iraní

La central de Busher será cargada de combustible hoy

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

EEUU ha asegurado a Israel que Irán está, por lo menos, a un año de producir bombas atómicas. De esa forma, explica The New York Times, Washington ha convencido a Israel (único país en la región al que se supone con un arsenal nuclear) para que no ataque a Irán. 'Pensamos que Irán está a un sprint de un año más o menos', dijo al diario Gary Samore, asesor para asuntos nucleares del presidente Barack Obama. 'Un año es mucho tiempo', añadió.

La primera central atómica iraní, destinada a producir energía eléctrica, empezará a ser cargada de combustible hoy mismo por técnicos rusos. La inauguración de ese reactor de Busher, supervisado por la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA), ha despertado el temor de que Israel decida bombardearlo, pese a que no puede ser utilizado para fabricar armas. Rusia proporciona el uranio enriquecido y se llevará las barras de combustible gastadas, con las que se podría hacer plutonio de gradación militar.

Washington sostiene que los inspectores internacionales (desplegados en Irán en virtud de su adhesión al Tratado de No Proliferación de armas nucleares, al que no pertenece Israel) detectarían en pocas semanas si la República Islámica estuviera a punto de obtener material para construir una bomba atómica, lo que daría tiempo suficiente a Washington y Tel Aviv para considerar ataques militares. Según los inspectores de la OIEA, Irán tiene material nuclear enriquecido al 10% o 20%. Para fabricar una bomba debería enriquecerlo hasta el 90%.

Los servicios secretos norteamericanos estiman que Irán posee uranio suficiente para construir dos bombas, pero que tiene muchos problemas para enriquecerlo al 90%, aunque no saben si eso se debe a la incompetencia de sus científicos, a los obstáculos para lograr los componentes o a las presiones de Washington y las sanciones de la ONU. Algunos expertos creen que los problemas son de carácter político, ya que las sanciones han provocado divisiones en la cúpula iraní sobre el precio que el país pagaría por intentar conseguir la bomba atómica.

EEUU (único país del mundo que ha lanzado bombas atómicas contra poblaciones civiles) cree, además, que el régimen de los ayatolás no está cerca de lograr el exigido enriquecimiento al 90% por otro motivo: Irán se vería forzado a expulsar antes a los inspectores internacionales para que no detectaran ese hecho.

Además, Teherán, que asegura que su programa nuclear tiene un exclusivo carácter civil, necesitaría tiempo para reconfigurar sus instalaciones atómicas en las que producir y diseñar tanto las armas como las cabezas nucleares.

Israel ha amenazado en varias ocasiones con bombardear las instalaciones nucleares de Irán, en lo que define como un ataque 'preventivo'. No sería la primera vez que lo hace. En 1981 bombardeó en Irak el reactor nuclear de Ossirak con el que Sadam Husein pretendía construir la primera bomba atómica árabe.