Público
Público

EEUU se queja de que los documentos ponen en peligro a las tropas

Asegura que la publicación no hará cambiar ni un ápice la estrategia en Afganistán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

EEUU se ha apresurado a condenar la publicación de 90.000 documentos secretos de la guerra en Afganistán por Wikileaks, aunque asegura que no dañará su estrategia en el conflicto.  “Esta filtración irresponsable no tendrá ningún impacto en nuestro compromiso actual con Afganistán y Pakistán”, dijo Jim Jones, responsable de Seguridad Nacional en un comunicado.

El ex candidato a la Casa Blanca por los Demócratas, John Kerry, aseguró a The New York Times que los datos publicados hoy “son anteriores a que Barack Obama anunciara su nueva estrategia” para Afganistán y que precisamente estos acontecimientos son la razón del cambio de rumbo.

Además Kerry no dudó en decir que Wikileaks “no es una organización objetiva sino una que se opone a la política de EEUU en Afganistán”. Pakistán se ha encontrado en el centro de la polémica ya que los documentos revelan la colaboración de agentes de la inteligencia paquistaní con los talibanes para preparar atentados.

Desde Washington, Husain Haqqani, embajador de Pakistán en EEUU negó los hechos y dijo que “creo que los estadounidenses saben lo que Pakistán está haciendo. Hemos pagado un precio económico y en sangre durante los dos últimos años. Muchos paquistaníes han sido asesinados por los terroristas, incluyendo militares y agentes de la inteligencia”, explicó.

Por su parte, Siamak Heraqi, portavoz del Gobierno afgano, dijo esta mañana que “el Gobierno de Afganistán está consternado por la aparición de estos documentos que han mostrado la realidad de la guerra”.

Mientras, desde Londres, Lady Neville-Jones, ex jefa del comité de inteligencia británico, sugirió que la filtración puede haberse producido por una violación en las bases de datos de varios países. “Creo que todos los gobiernos deben estar muy concienciados de la debilidad de sus sistemas. No sabemos cómo han conseguido el material. Puede haber sido sólo una filtración, pero hay sospechas muy fuertes de que han conseguido entrar en los sistemas informáticos también”.