Público
Público

EEUU rinde homenaje a las víctimas del atentado que cambió el mundo

Obama comparece junto a Bush en el memorial de la Zona Cero de Nueva York

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

EEUU rinde este domingo homenaje a las casi 3.000 víctimas de los atentados del 11-S una década después (ver especial). El presidente Barack Obama ha presidido en Nueva York los actos, que posteriormente se han trasladado a Pennsylvania y culminarán en Washington, donde dará un discurso sobre la conmemoración a las 20.00 horas locales (01.00 GMT + 1). [Fotogalería]

Obama y el expresidente George W. Bush se han encontrado entre los dignatarios que han acudido el epicentro de los ataques, la Zona Cero sobre la que descansaban las torres gemelas del World Trade Center, para acompañar a las familias en la ceremonia de la lectura de los nombres de los fallecidos.

La Zona Cero se ha envuelto en el primer minuto de silencio de la ceremonia para recordar el impacto del primer avión contra la Torre Norte. Los siguientes 60 segundos servirán para conmemorar el resto de los impactos de los aviones: uno contra cada torre, otro contra el Pentágono y finalmente el United 93, que acabó estrellado en Shanksville (Pennsylvania) después de que los pasajeros intentaran arrebatar el control del avión a los terroristas kamikazes.

Habrá un minuto de silencio por cada impacto de los aviones 

La ceremonia, que comenzó con el himno de Estados Unidos interpretado por el coro de Brooklyn, se lleva a cabo por primera vez desde el interior de la Zona Cero, donde se ha construido un parque -que se inaugura oficialmente hoy-.

'Diez años han pasado desde aquel día de azul cristalino y, desde entonces, hemos vivido en parte en la luz y en la sombra', dijo el alcalde de la Gran Manzana, Michael Bloomberg, quien introdujo con sus palabras el primer minuto de silencio de la ceremonia, 'una oportunidad para honrar y recordar'. Después, Obama subió al estrado para recitar el Salmo 46 de la Biblia: 'Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida y se traspasen los montes al corazón del mar'.

A las 09.03 hora local (13.03 GMT), coincidiendo con el momento en que impactó el vuelo 175 de United Airlines en la Torre Sur del World Trade Center, comenzó el segundo minuto de silencio, que estuvo precedido por el repique de campanas de los lugares de culto de la ciudad.

Bush invocó a los que perdieron la vida en la Guerra Civil en EEUU

Sesenta segundos después, Bush subió al estrado e invocó a los que perdieron la vida en la Guerra Civil en EEUU. 'Rezo para que el Altísimo calme la angustia por su braveza', recitó el expresidente, parte de un fragmento de la carta que Abraham Lincoln envió a la madre de un soldado fallecido en aquella guerra, único momento de la ceremonia que fue interrumpido por un tímido aplauso de los asistentes.

Obama ha acudido acompañado de su mujer Michelle y junto al expresidente George W. Bush y su mujer, Laura. A su llegada al Memorial, los cuatro se pararon frente a una de las inmensas fuentes construidas en el lugar exacto donde se erigían las Torres Gemelas. Allí vieron los nombres de las víctimas, que están grabados en las placas de bronce que rodean esas fuentes, y luego se dirigieron a saludar y abrazar a los familiares de los muertos en aquellos atroces atentados.


Extremas medidas de seguridad se han aplicado en Nueva York después de que las autoridades alertaran de que la ciudad se encuentra bajo una amenaza 'creíble y específica', aunque no corroborada , de atentado en este décimo aniversario del 11-S. Por ahora el único incidente de relevancia desde que se dio la alerta se produjo el sábado, cuando se evacuó parte del aeropuerto Dulles de Washington al detectarse un paquete sospechoso que finalmente resultó ser una falsa alarma. 

Posteriormente, Obama se ha trasladado a Shanksville (Pensilvania), donde se estrelló el vuelo UA93.Obama y su esposa, Michelle, ambos de negro, recorrieron brevemente el monumento -aún por finalizar- erigido en el descampado donde se precipitó el avión, antes de depositar frente a él una corona de rosas blancas.

Ambos guardaron silencio durante unos segundos frente al monumento, antes de abandonar el espacio entre los aplausos del público y gritos de 'USA, USA'.

Centenares de personas, encabezadas por el vicepresidente de EEUU, Joe Biden, y el secretario de Defensa, Leon Panetta, también ha rendido homenaje a las víctimas en el Pentágono. Un total de 184 personas murieron cuando el vuelo AA77, el tercero secuestrado por los terroristas de Al Qaeda, se estrelló contra uno de los sectores del edificio del Departamento de Defensa, a las 9.37 hora local (13.37 GMT).

Según Biden, aquel 11 de septiembre la red Al Qaeda y su líder, Osama bin Laden, no imaginaron 'el gigante dormido al que iban a despertar'. Cada vez que Estados Unidos resulta atacado, agregó el vicepresidente, 'sólo sirve para alentarnos a ponernos en pie y devolver el golpe'.

Los actos de homenaje no se quedan solo en EEUU. En Madrid, se ha inaugurado esta mañana un pequeño bosque de robles americanos dedicado 'a la memoria de todas las víctimas del terrorismo'.  El embajador de Estados Unidos, Alan Solomont, ha destacado que el 11-S su país decidió que no dejaría que los terroristas cambiara su forma de vida o minaran su democracia y sus valores. 'Son valores que compartimos con España, la creencia en la democracia, los derechos humanos y el respeto a las diferencias culturales o religiosas', ha señalado.

Más de 230.000 muertos relacionados con la guerra 'contra el terror' de EEUU 

Solomont ha hecho estas reflexiones ante los más de doscientos miembros de la colonia norteamericana en España que han acudido al acto de homenaje y que, junto a la ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, y los príncipes de Asturias han arropado a José Luis San Pío, el padre de la única española que murió en los atentado.

Diez años después, al menos 236.500 personas, la mayoría de ellas civiles, han muerto en incidentes directamente relacionados con la guerra contra el terrorismo iniciada por EEUU en Irak y Afganistán en respuesta a los atentados, que ha causado un incremento de la deuda nacional en al menos 2,7 billones de euros, según el estudio actualizado realizado por el Instituto Watson para Estudios Internacionales en Rhode Island (Estados Unidos).