Público
Público

EEUU toma medidas contra la Guardia Revolucionaria iraní

Las sanciones a una constructora de Irán son el primer paso en la escalada anunciada por Obama

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Estados Unidos lanzó ayer su primera andanada de sanciones contra Teherán al congelar los activos de cuatro empresas relacionadas con la Guardia Revolucionaria iraní, primer paso de un paulatino endurecimiento, anunciado el pasado martes por Barack Obama, destinado a aislar al Gobierno de Mahmud Ahmadineyad y obligarle a renunciar a su programa de enriquecimiento nuclear.

Las sanciones se centran sobre todo en filiales de la constructora Khatam al-Anbiya, que ya figura en la lista del Departamento del Tesoro de empresas sancionadas, y en el general Rostam Qasemi, que dirige esta sociedad.

El subsecretario para Terrorismo e Inteligencia Financiera del Departamento del Tesoro, Stuart Levey, dijo ayer que la Guardia Revolucionaria utilizaba estas compañías para controlar gran parte de la economía iraní y 'favorecer' a personas próximas al régimen. Las medidas 'evitarán que empresas de otros países hagan negocios que beneficien en última instancia a la Guardia Revolucionaria y respalden sus actividades', añadió Levey.

EEUU ya había impuesto previamente sanciones contra la Guardia y la fuerza de élite Qods por su implicación en actividades de proliferación y de apoyo al terrorismo. Esta vez la ofensiva será más amplia. El pasado martes el presidente Barack Obama indicó que considera imponer 'un amplio régimen de sanciones' después de que Teherán anunciara que había iniciado el proceso de enriquecimiento de uranio al 20% en la planta de Natanz.

Como siempre en el tema iraní, se trataba de un serio retroceso después de lo que parecían incipientes progresos. Era una bofetada a la propuesta realizada en noviembre por el Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA) que ofreció a Teherán que enviara al extranjero su uranio al 3,5% y recuperarlo, tiempo después, enriquecido al 20%, en las condiciones necesarias para mantener operativo su reactor médico en Teherán.

Para el presidente de EEUU, la negativa de Ahmadineyad demostraba que en realidad seguía un camino 'que llevaría al aprovisionamiento de armas' nucleares, algo 'inaceptable', declaró Obama.

'Hemos hecho todo lo posible por trasladar nuestra voluntad de diálogo'

'Hemos hecho todo lo posible por trasladar a la República Islámica de Irán nuestra voluntad de mantener un diálogo constructivo sobre cómo podrían respetar la legislación y regresar como miembros de pleno derecho en la comunidad internacional', dijo Obama, recordando sus numerosas ofertas de negociación.

La decisión de atacar los intereses de los guardias revolucionarios donde más duele, en la cartera, también obedece a una cierta resignación en cuanto a las posibilidades de llegar a un acuerdo en el Consejo de Seguridad. EEUU piensa que podrá agenciarse el apoyo de Rusia, pero duda mucho de que consiga el respaldo de China, visto que las relaciones entre los dos países no están en su mejor momento y podrían empeorar tras la visita del Dalai Lama a Washington la semana que viene.

En las últimas semanas, los secretarios de Estado y de Defensa, Hillary Clinton y Robert Gates, han mantenido reuniones en Europa y con los chinos para abordar las posibles sanciones y crear un frente común contra Teherán.