Público
Público

EEUU Trump se niega a condenar los ataques supremacistas de Charlottesville

Políticos demócratas y republicanos han criticado al presidente de EEUU por su ambigüedad a la hora de condenar la violencia racista de Virginia.

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 4
Comentarios:

Donald Trump.- REUTERS

La violencia desmesurada de los supremacistas blancos en Charlottesville (Virginia, EEUU) ha abierto un nuevo frente para el presidente Trump, después de que este escribiese en Twitter un mensaje ambiguo donde no condenaba a los grupos racistas y neo-nazis del Ku Klus Klan y Alt Right que han provocado tres víctimas mortales y decenas de heridos.

El líder republicano, que precisamente recibió el apoyo de estos grupos supremacistas durante su campaña electoral, lanzó un mensaje ambiguo sin referencias a los responsables de la violencia:

"Todos debemos estar unidos y condenar todo lo que representa el odio. No hay lugar para este tipo de violencia en América. ¡Mantengámonos juntos!"

Posteriormente el Presidente norteamericano dio una rueda de prensa donde, nuevamente, no adjudicó la responsabilidad de la violencia a los supremacistas, además de equiparar a las dos partes del conflicto. 

"Condenamos en los términos más claros esta escandalosa demostración de odio, fanatismo y violencia procedente de muchos sitios", dijo sin hacer ni una sola mención a los motivos de la manifestación ultrarracista.

La negativa de Trump a condenar a los grupos de ultraderecha trajo consigo las críticas y la indignación de numerosos políticos demócratas y repúblicanos.

"La manifestación de supremacistas blancos  es una muestra rechazable de racismo y odio que no tiene sitio en nuestra sociedad", dijo el demócrata Bernie Sanders en su cuenta personal de Twitter

El Senador republicano Cory Gardner, dirigiéndose directamente al presidente Trump, calificó los hechos de Charlottesville como un caso de "terrorismo nacional".

"Señor presidente, hay que llamar al mal por su nombre. Eran supremacistas blancos", explicó Gardner.

Por su parte, el alcalde de Charlottesville, el demócrata Mike Signer, aseguró que el atropello fue un "acto de terrorismo" e instó al presidente estadounidense Donald Trump a que zanje la cuestión.

Mientras tanto, el magazine digital neonazi Daily Stromer mostró su satisfacción por las declaraciones de Trump por no condenar expresamente la violencia racista de Charlottesville: "Los comentarios de Trump están bien. No nos atacó. Sólo dijo que la nación debe unirse. Nada específico contra nosotros"

La reacción de Obama

El expresidente de EEUU si condenó abiertamente los acontecimientos de Charlottesville en los que una joven murió atropellada de manera intencionada y lo hizo utilizando una frase de Nelson Mandela.

“Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión. La gente tiene que aprender a odiar y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar, el amor llega con más naturalidad al corazón humano que su opositor”, expresaba Obama en un hilo de tres tuits.