Público
Público

EEUU ve un avance "lento pero seguro" en la guerra afgana

El jefe del Estado Mayor conjunto de EEUU cree que 2011 será el año de la transición

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El jefe del Estado Mayor conjunto de EEUU, Michael Mullen, aseguró este domingo en Kabul que la guerra afgana avanza de forma 'lenta pero segura', y defendió la necesidad de 'restaurar la confianza' con Pakistán para obtener frutos en la misión militar y desmantelar las redes terroristas en la frontera.

En una rueda de prensa en la capital afgana, adonde llegó tras una visita a Islamabad, Mullen explicó que el objetivo de las fuerzas extranjeras es dar un vuelco a la situación bélica este año con un gran despliegue en las provincias sureñas de Helmand y Kandahar, los centros neurálgicos del movimiento talibán.

La ofensiva lanzada en febrero en Helmand, el vivero del opio afgano, sigue registrando 'avances', aunque el almirante confesó que las autoridades afganas no se han implantado 'tan pronto' como el mando militar esperaba.

Mullen, que hoy se reunió con el comandante en jefe de las fuerzas extranjeras, el general David Petraeus, añadió que la 'campaña militar' en la vecina Kandahar, centro espiritual de los talibanes, 'continúa', aunque recordó que aún quedan efectivos por llegar a Afganistán hasta completar el contingente total de 150.000 soldados y apuntalar el poder militar extranjero.

La repetida fecha de julio de 2011 mencionada por el presidente Barack Obama supondrá el 'inicio de la transición', de la cesión de control militar a las fuerzas afganas, pero el número de soldados extranjeros que empezarán a salir del país dependerá de la situación sobre el terreno, reiteró.

'Nadie está buscando la puerta de salida de Afganistán o de la región'

'Nadie está buscando la puerta de salida de Afganistán o de la región', declaró el almirante, quien subrayó que Washington tendrá tropas desplegadas en el país centroasiático bastante más allá de esta fecha.

Mullen, que mañana visitará a las tropas desplegadas en el sur afgano, convino en que el objetivo de que las fuerzas afganas asuman el control militar a fines de 2014 -compromiso adquirido por el presidente Hamid Karzai en la Conferencia de Kabul-, es posible, aunque no 'fácil'.

Para cosechar logros, y particularmente para golpear a la cúpula de las organizaciones terroristas en las áreas tribales de Pakistán, Mullen apostó por seguir colaborando con el servicio de espionaje paquistaní (ISI).

El militar opinó que Osama Bin Laden y su mano derecha, Ayman al Zawahiri, se refugian en Pakistán, pero recordó que EEUU no dispone de información de los servicios de inteligencia al respecto desde hace años.

EEUU no tiene información de Bin Laden desde hace años

Más allá de ello, dijo haber discutido con el ISI la necesidad de 'centrarse' en otros grupos que han organizado violentos atentados terroristas como la red Haqqani o Lashkar-e-Toiba, que se está 'moviendo hacia el oeste'.

Mullen admitió que la relación de EEUU con Pakistán -y también con Afganistán- se ha visto lastrada por la 'falta de confianza' a causa de 'los momentos en los que EEUU estuvo ahí y luego se marchó', en alusión a la guerra entre los soviéticos y los muyahidines apoyados por el ISI y la CIA en la década de 1980.

Reconoció además las 'inusuales circunstancias' de la desaparición de dos soldados estadounidenses que salieron de un complejo de Kabul el pasado viernes, y dijo que se está haciendo un gran esfuerzo por hallarlos.

El movimiento talibán reivindicó ayer, sábado, que los había capturado en la provincia oriental de Logar, pero hoy dijo que ha matado a uno de ellos y que mantiene bajo custodia al otro.

La desaparición de los soldados ha venido acompañada de rumores de que iban en un vehículo civil -algo que hizo pensar a las autoridades locales que no eran militares- y se aventuraron a entrar en un distrito bajo control talibán tras hacer caso omiso a fuerzas afganas que intentaron darles el alto.