Público
Público

EEUU y Karzai llevan más de un año negociando con los talibanes

Según el diario The Guardian, la Casa Blanca usa un intermediario para hablar con el grupo Haqqani, al que considera el más peligroso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No solo Hamid Karzai lleva más de un año dialogando con los talibanes. Según el diario The Guardian, EEUU ha abierto negociaciones a través de un intermediario con el grupo Haqqani, al que la Casa Blanca considera el más peligroso. El periódico, que cita a fuentes 'paquistaníes y árabes', califica la oferta estadounidense como 'muy provisional'.

Según The Guardian, las tácticas de Haqqani son extremadamente brutales, 'incluso para los estándares de la insurgencia', y se trataría del grupo más cercano a Al Qaeda. No obstante, tanto EEUU como Afganistán creen que no pueden ser excluídos del proceso de reconciliación.

Ayer, el diario The Washington Post informaba de las converasaciones que Karzai habría estado entablando con el otro grupo más peligroso, la Quetta Shura del Mulá Omar. El Gobierno afgano no desmintió la noticia y, tras lo publicado por The Guardian hoy, se entiende que el presidente afgano ya contaba con el visto bueno de EEUU.

El grupo del mulá Omar era considerado como el más temible pero las diferentes operaciones de la ISAF lo han debilitado. 'Ahora la milicia más importante son los haqqanis', dijo un oficial afgano al periódico.

Ambos grupos están localizados en la conflictiva frontera con Pakistán. Ese cinturón tribal ha sido el mayor quebradero de cabeza para las tropas extranjeras, ya que los talibanes han encontrado el apoyo de algunos líderes locales a cambio de protección. Además, el flujo de milicianos entre Afganistán y Pakistán es muy fácil por pasos como el conflictivo Khyber.  

Kamid Karzai inauguró esta mañana de manera oficial el proceso de paz. En junio, Karzai se reunió con 16.000 representantes tribales en la Asamblea de la paz. De aquella cita se lanzó la idea de que para la reconciliación del país era necesario contar con todos y cada uno de los grupos que conforman la insurgencia, si estos deciden dejar las armas. 

EEUU se ha dado cuenta de que el enfrentamiento armado, después de nueve años, no es suficiente para conseguir la paz en el país. Ahora el riesgo que se corre con la vía diplomática es que los talibanes vuelvan a entrar en las instituciones. Algo que podría dejar al país en una situación parecida a antes de la invasión. 

También queda como incógnita si los milicianos aceptarían formar parte de un Gobierno con el propio Karzai como líder. Los talibanes ven al presidente afgano como un hombre puesto ahí por la Casa Blanca.

Hay que recordar que 2010 se ha convertido en el año más sangriento para las tropas extranjeras en el país, superando a estas alturas el número de muertos de 2009. Si EEUU pensaba que la guerra aún se podía ganar, esto parece un síntoma de lo contrario. De que los talibanes se han vuelto más fuertes y tienen una organización más compleja capaz de llevar adelante ataques más mortíferos.

La situación ha sido parecida para los civiles. En 2010 han muerto un 31% más que el año anterior lo que extiende de manera inevitable la sensación de que las tropas de la ISAF no están en el país para protegerlos.

Esto, unido a las habituales matanzas por error en bombardeos y ataques de los militares de la OTAN, dejan a la Alianza en una situación muy complicada con respecto a la población civil.