Público
Público

EEUU y Rusia pactan un alto el fuego en Siria a partir de este sábado

El acuerdo prevé la suspensión de los bombardeos aéreos del Gobierno sirio y de la aviación rusa contra "los grupos de oposición armados", además de pedir a ambos bandos que se permita la entrada de ayuda humanitaria en las zonas bajo su control. Los ataques contra el Estado Islámico y el Frente al Nusra continuarán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Soldados del Ejército sirio y varias personas, en la zona de un bombardeo en Damasco. REUTERS

GINEBRA.- Estados Unidos y Rusia, en su capacidad de copresidentes del Grupo Internacional de Apoyo a Siria (ISSG, por sus siglas en inglés) han anunciado este lunes los términos del alto el fuego propuesto al régimen de Bashar al Assad y a las fuerzas opositoras para que lo ratifiquen y pueda entrar en vigor a las 00.00 horas del 27 de febrero.

Entre otras cosas, el acuerdo prevé la suspensión de los bombardeos aéreos por parte del Gobierno sirio como de la aviación rusa que le apoya contra "los grupos de oposición armados" además de pedir a ambos bandos que se permita la entrada de ayuda humanitaria en las zonas bajo su control.

"El cese de hostilidades a nivel nacional se aplicará a cualquier parte actualmente implicada en las hostilidades militares o paramilitares contra cualquier parte que no sean Estado Islámico, el Frente al Nusra o cualquier otra organización considerada como terrorista por el Consejo de Seguridad de la ONU", reza el documento con los términos publicado por Estados Unidos y Rusia.

En este sentido, se invita tanto a los grupos de oposición a Al Assad como a al Gobierno sirio a que hagan saber antes de las 12.00 horas del viernes 26 de febrero "su compromiso y aceptación de los términos" contemplados para cada una de las partes. Además, los firmantes de la tregua se comprometen a "trabajar por la liberación temprana de detenidos, especialmente mujeres y niños".

En el caso de la oposición, se le pide que cese todo tipo de ataques contra las fuerzas gubernamentales y quienes les apoyan, permitiéndose solo un "uso proporcionado" en caso de autodefensa y que no busquen apoderarse de territorio aprovechando el alto el fuego.

Las fuerzas de oposición cumplirán estos compromisos, precisa el texto, si la Fuerzas Armadas sirias, y todas las fuerzas que les apoyan, se comprometen a su vez con una serie de condiciones, la primera de las cuales es "cesar los ataques con cualquier tipo de armamento, incluidos los bombardeos aéreos por la Fuerza Aérea siria y la Fuerza Aérea rusa contra los grupos armados de oposición".

Igualmente, se pide a las fuerzas del régimen que no traten de aprovechar la tregua para ganar territorio, que hagan un uso proporcionado de la fuerza cuando actúen en defensa propia y que permitan el acceso a las organizaciones humanitarias a aquellos que lo necesiten.

Para el buen desarrollo de la tregua, Washington y Moscú se comprometen a trabajar para crear los "procedimientos necesarios para evitar que las partes que participan en el cese de hostilidades sean atacadas por la Fuerza Aérea rusa, la coalición liderada por Estados Unidos, las Fuerzas Armadas sirias y otras fuerzas que les apoyan, y otras partes adscritas".

Dentro del ISSG se formará un Grupo de Trabajo sobre el Alto el Fuego que tendrá como cometido "delinear el territorio controlado por Estado Islámico, el Frente al Nusra y otras organizaciones terroristas" que quedará fuera del alto el fuego, "garantizar la comunicación entre todas las partes para promover el cumplimiento y la rápida desescalada de las tensiones" y "resolver las alegaciones de no cumplimiento".

Asimismo, se contempla una "observación imparcial y transparente" del alto el fuego y Estados Unidos y Rusia se comprometen a "establecer una línea directa de comunicación y, si es necesario y adecuado, un grupo de trabajo para intercambiar información relevante una vez que el cese de hostilidades haya entrado en vigor".

Por último, ambos países llaman "a todas las partes sirias, los países de la región y otros en la comunidad internacional a que apoyen el cese inmediato de la violencia y el derramamiento de sangre en Siria y contribuyan a la promoción rápida, efectiva y exitosa del proceso de transición política facilitado por la ONU".

"Estados Unidos y Rusia, como copresidentes del ISSG y buscando alcanzar una solución pacífica a la crisis en Siria con pleno respeto del papel fundamental de la ONU, están plenamente determinados a dar su más firme apoyo al fin del conflicto sirio y establecer las condiciones para un proceso de transición política exitoso liderado por los sirios", aseguran las dos potencias al inicio de su declaración conjunta.