Público
Público

Egipto se prepara para "el viernes de la última oportunidad"

Miles de personas se manifiestan en El Cairo para exigir a la cúpula militar que abandone el poder

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los miles de personas que se congregan en la plaza Tahrir de El Cairo se preparan para 'el viernes de la última oportunidad', una masiva manifestación en la que exigirán al Consejo Superior de las Fuerzas Armadas que deje el poder y lo transfiera inmediatamente a una autoridad civil.

La oposición pide que los militares entreguen el poder a un consejo interino que gobierne el país hasta la celebración de las elecciones parlamentarias, cuya primera fase deberá comenzar en tres días, y, si el nuevo Parlamento le da su confianza, se quede hasta las presidenciales, antes del próximo 30 de junio.

Según el periódico independiente Al Masri al Youm, los manifestantes de Tahrir rechazaron la disculpa que pidió el Consejo Superior de las Fuerzas Armadas ayer al pueblo egipcio, que consideran una 'maniobra política'.

'El Consejero Superior de las Fuerzas Armadas presenta su pesar y sus disculpas por los mártires, hijos fieles de Egipto, en los últimos acontecimientos en Tahrir', apuntó la Junta en el comunicado que difundió ayer, jueves, por su página en Facebook.

Asimismo, los partidos salafistas de Al Nur y el grupo de la Gamaa Islamiya anunciaron su participación en la manifestación de este viernes, en la que no estará presente el principal movimiento islamista, los Hermanos Musulmanes.

El brazo político de los Hermanos Musulmanes, el Partido Libertad y Justicia, no participará en la manifestación de hoy para 'no poner obstáculos al proceso electoral', afirmó en un comunicado.

La cofradía ya ha alertado de que teme que se puedan producir enfrentamientos en Tahrir entre la manifestación contra la Junta Militar y otra de apoyo a los generales que tiene previsto concentrarse en el céntrico barrio de Abasiya, y desde ahí dirigirse hacia la plaza.

Algunos medios egipcios han agitado el fantasma de la llamada 'Batalla de los Camellos', evocando la jornada del pasado 2 de febrero, en que partidarios del depuesto presidente Hosni Mubarak entraron en Tahrir en camellos y caballos para tratar de dinamitar la protesta.

Pese a estos temores, durante la noche se ha mantenido la tregua entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes, después de la mediación de las Fuerzas Armadas y de clérigos musulmanes.

En previsión de posibles enfrentamientos, la Junta Militar pidió ayer al pueblo egipcio en su último comunicado que 'se una y se controle para evitar que el país entre en un estado de caos'.

La manifestación se produce en un momento de incertidumbre política, a solo tres días de la celebración de los comicios legislativos, y sin que por el momento se haya designado a un nuevo gobierno que sustituya al dimisionario del primer ministro Esam Sharaf.