Público
Público

El Estado Islámico irrumpe de nuevo en la ciudad de Palmira

Antes del inicio de la contienda, en marzo de 2011, sus ruinas eran una de las principales atracciones turísticas. Los continuos hostigamientos y la mano yihadista han hecho añicos su riqueza arqueológica.

Publicidad
Media: 2
Votos: 2
Comentarios:

La milenaria ciudadela de Palmira, tras la batalla para la expulsión del Estado Islámico. REUTERS/SANA

Beirut, 10 dic (EFE).- El grupo terrorista Estado Islámico (EI) ha irrumpido este sábado en la ciudad monumental de Palmira, más de ocho meses después de que fuera expulsado de ella por el Ejército sirio, mientras es hostigado en el norte del país por rebeldes apoyados por Turquía y las milicias kurdas.

Los yihadistas avanzaron por los alrededores del hospital de Palmira, en el extrarradio noroccidental de la urbe, después de controlar el distrito Al Ameriya, en el norte, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Además, se hicieron con el dominio del monte Al Tar, próximo a la ciudadela antigua de la localidad, ubicada en las afueras, que fue objetivo del lanzamiento de cohetes y los disparos de armas automáticas de los extremistas.

La Coordinadora de la Revolución en la Ciudad de Palmira, integrada por activistas, confirmó estas informaciones y señaló que los radicales tienen en su poder barrios del norte y el oeste de la población. No obstante, una fuente militar siria destacada en esa región dijo por teléfono que "la batalla es intensa" y que se centra en los alrededores de Palmira, en concreto en la zona de los silos, al este de la ciudad.

El jueves, el Estado Islámico lanzó una ofensiva en Palmira y otras partes del este de la provincia central de Homs, fronteriza con Irak, en la que se hicieron con el dominio de varias áreas.

El Observatorio agregó que un avión de guerra sirio se estrelló hoy en los alrededores del yacimiento de petróleo de Yazal, en manos de los yihadistas y en el este de Homs, aunque por el momento se desconoce si se precipitó por un fallo técnico o si fue blanco de un ataque del EI.

De atracción turística a zona de guerra

Antes del inicio de la contienda, en marzo de 2011, sus ruinas eran una de las principales atracciones turísticas de país y de la región. Según activistas y los propios radicales islámicos, el EI comenzó a destruir mausoleos de Palmira, situada en el centro de Siria, desde junio pasado, entre ellos los islámicos de Mohamed bin Ali y Abu Baha Edin, ubicados fuera de las ruinas grecorromanas por las que la ciudad es famosa.

En octubre de 2015, el Estado Islámico (EI) destruyó el Arco del Triunfo de Palmira, que databa de la época romana, con lo que ya arrasó con tres arcos antiguos desde que ocupó esa ciudad siria en mayo pasado, informó hoy el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Los activistas del grupo islámico radical acabaron con los arcos y sólo quedan las columnas debido probablemente a que contenían símbolos e inscripciones, añadió esa entidad no gubernamental con sede en Beirut en su cuenta de Twitter al citar fuentes fidedigna

Un mes antes, el director general de Antigüedades y Museos de Siria, Mamun Abdelkarim, declaró en una entrevista que si la comunidad internacional no actúa en Siria "olvidaremos un día que hubo una ciudad llamada Palmira". En su despacho del Ministerio de Antigüedades, a la espalda del vacío Museo Nacional, Abdelkarim insistió una y otra vez en que el estado actual de esta ciudad arqueológica "es totalmente dramático".

A principios de septiembre de 2015, combatientes del grupo Estado Islámico dinamitaron tres emblemáticas torres funerarias de la ciudad del siglo I d.C. Días antes, habían hecho añicos los milenarios templos de Bel y Baal de esa antigua localidad de comerciantes, citada en la Biblia y que se convirtió también en un centro intelectual, donde en el siglo III, la reina Zenobia osó rebelarse contra Roma.