Publicado: 22.05.2014 12:15 |Actualizado: 22.05.2014 12:15

El Ejército da un golpe de Estado en Tailandia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Ejército de Tailandia protagonizó este jueves un golpe de Estado, dos días más tarde de declarar la ley marcial en medio de la crisis política tras más de ocho meses de protestas antigubernamentales.  "En el interés de la ley y el orden, asumimos los poderes. Por favor, permanezcan en calma y continúen con sus quehaceres diarios", dijo el jefe del Ejército tailandés, Prayuth Chan-Ocha, en un anuncio televisado poco antes de las 17.00 horas (11.00 hora española)

Chan Ocha ha prometido que restaurará el orden y llevará a cabo una reforma política. Asimismo, ha asegurado que esta medida no afectara a las relaciones que Tailandia mantiene con el resto de países. El máximo responsable militar del país indicó que la orden busca impedir más muertes y una escalada del conflicto entre detractores y simpatizantes del Gobierno.

El Ejército impone un toque de queda, prohíbe reuniones públicas, suspende la Constitución y amplía la censura

Prayuth ha decretado el toque de queda, prohibido las reuniones públicas, suspendido la Constitución y ampliado la censura a los medios de comunicación para incluir a los extranjeros, después de un golpe de Estado que pone fin a ocho meses de manifestaciones antigubernamentales que han causado 28 muertos y más de 800 heridos.

El toque de queda impuesto en Tailandia tras el golpe de Estado entró en vigor a las 22.00 hora local (17.00 en España) -se mantendrá hasta las 05.00 hora local del día siguiente, las 00.00 del viernes en España-, sin que se cumpliese la amenaza de cortar el servicio de internet.

Diez minutos antes de la hora, los canales de televisión por satélite empezaron a quedarse en negro, y los coches circulaban por Bangkok en un volumen muy inferior al habitual. El metro elevado dejó de operar una hora antes del toque de queda, y los principales centros comerciales cerraron dos horas antes para que sus empleados pudiesen acudir a sus casas sin problemas.

En esta línea, el Consejo Nacional para la Paz y el Orden, el nombre oficial de la junta militar, ha decretado el cierre de todos los colegios hasta el domingo.

Las personas que tienen previsto llegar a Bangkok esta noche en un vuelo van a encontrarse con el inconveniente de conseguir un taxi, porque las informaciones que recorren la red es que hay una larga cola de gente esperando uno en el principal aeropuerto de la capital, Suvarnobhumi, y ninguno a la vista.

El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Frank Walter Steinmeier, condenó este jueves el golpe militar en Tailandia e instó a los mandos del Ejército a retomar el diálogo con las fuerzas políticas con el objetivo de convocar nuevas elecciones sin tardanza.

El presidente de Francia, François Hollande, también ha condenado el golpe de Estado perpetrado por el Ejército de Tailandia, solicitando la vuelta "inmediata" al orden constitucional. En un breve comunicado difundido por el Elíseo, sede de la presidencia gala, hizo un llamamiento también a "la organización de un proceso electoral", y demandó que se respeten los derechos y libertades fundamentales de la población.

Rodeados por otros responsables militares con gesto adusto, el jefe del Ejército anunció la asonada después de que en la segunda reunión entre representantes del Gobierno, la oposición y líderes de los manifestantes en el Club del Ejército no se alcanzase acuerdo alguno. Prayuth canceló la reunión después de dos horas negociando sin resultados y los soldados se llevaron a todos los asistentes a las dependencias del Primer Regimiento de Infantería, excepto a los participantes miembros del Senado y la Comisión Electoral.

Los militares han intentado 19 golpes de Estado desde 1932, 12 de ellos con éxito

El Ejército se otorgó el papel de mediador tras declarar el martes la ley marcial en todo el país para prevenir un estallido de violencia tras ocho meses de protestas antigubernamentales que han causado 28 muertos y centenares de heridos.

Los manifestantes antigubernamentales exigen una reforma del sistema político, que consideran corrupto, y proponen la creación de un consejo no electo para que lleve a cabo los cambios antes de celebrar nuevas elecciones.

Tailandia arrastra una grave crisis desde el golpe de Estado que derrocó de 2006 al ex primer ministro Thaksin Shinawatra y a quien sus detractores acusan de dirigir el Gobierno desde el exilio. Los "camisas rojas", seguidores de Thaksin, amenazaron con elevar sus protestas en Bangkok si el Ejército tomaba el poder y caía el Gobierno interino.

Con esta, los militares han urdido 19 asonadas, 12 de ellas con éxito, desde que acabó la monarquía absolutista en 1932.