Público
Público

El Ejército egipcio anuncia la disolución del Parlamento

Las Fuerzas Armadas de Egipto han suspendido la Constitución y han fijado en seis meses el periodo de Transición hacia un poder civil 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Egipto comienza a dar los primeros pasos de su transición política. El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas de Egipto ha anunciado la disolución del Parlamento y ha concretado que el período de transición hacia un poder civil se prolongará por seis meses. Mientras, en la plaza Tharir, los manifestantes se resistían a dejar el lugar en el que han protestado durante los últimos 20 días.

En un mensaje difundido por la televisión pública, el Consejo también anunció que queda suspendida la aplicación de la Constitución y confirmó que sigue vigente el Gobierno de Ahmed Shafiz hasta que se nombre un nuevo gabinete.

El comunicado está firmado por el jefe del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas y ministro de Defensa, general Husein Tantaui. El período de transición hasta un poder civil, según el texto, se extenderá por seis meses 'o cuando se completen las elecciones parlamentarias y presidenciales'. La nota, sin embargo, no establece cuándo se llevará a cabo esa votación.

'El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas emitirá leyes durante el período de transición'

Las últimas elecciones parlamentarias, manchadas con múltiples denuncias de fraude, se celebraron en noviembre y diciembre pasados, y las presidenciales estaban convocadas para septiembre próximo.

En su comunicado, el quinto que se hace público desde el pasado jueves y el tercero desde que renunció el presidente Hosni Mubarak, el consejo militar también dice que las Fuerzas Armadas 'asumen la representación de Egipto en el interior y en el exterior'.

Como las dos cámaras del Parlamento han quedado disueltas, 'el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas emitirá leyes durante el período de transición', dice también el comunicado.

Los gobernantes militares también anuncian la formación de un comité para reformar algunos artículos de la Constitución, que no detalla, y fijará las normas para someter esas enmiendas a un referéndum popular.

Al igual que en el anterior comunicado, el nuevo mensaje de los militares insiste en que Egipto se compromete a llevar a cabo tratados y acuerdos internacionales y respetar los vigentes. El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas explicó que ha tomado estas decisiones de acuerdo con su 'responsabilidad histórica y constitucional para proteger el país y su seguridad'.

El comunicado se dio a conocer en una rueda de prensa el primer ministro, Shafiq, al final de la primera reunión del Gobierno

Según el comunicado, 'el Consejo se da cuenta de que el desafío verdadero que afronta Egipto es conseguir el desarrollo a través de un ambiente de libertad y de reformas constitucionales para cumplir con las peticiones legitimas' surgidas en la última revolución. También dijo que confía en que 'la libertad del ser humano, la aplicación de la ley, la justicia y la democracia, la lucha contra la corrupción son los orígenes de cualquier futura ley'.

El comunicado se dio a conocer mientras ofrecía una rueda de prensa el primer ministro, Ahmed Shafiq, al final de la primera reunión del Gobierno desde la caída de Mubarak. Shafiq dijo que la 'mayor preocupación' que tiene el Gobierno provisional es restaurar la seguridad, y agregó que, además de eso, su prioridad principal es 'volver a la normalidad'.

El primer ministro estaba siendo informado de las nuevas medidas de los gobernantes militares por medio de pequeños papeles que recibía de sus asistentes según ofrecía la rueda de prensa, y el jefe de Gobierno, a su vez, las repetía ante los periodistas.

Cientos de personas permanecen en la plaza Tahrir y han anunciado que así seguirán hasta que los militares anuncien un plazo determinado para cumplir con sus peticiones, la primera de ellas la anulación de la ley de Emergencia, vigente desde 1981, que permite detenciones indefinidas sin cargos, supuestamente para delitos de terrorismo y narcotráfico.

Ahmed Shair, un joven funcionario, explica que que las principales peticiones de los jóvenes que todavía están en la plaza incluyen la puesta en libertad de sus compañeros detenidos en los últimos días. 'Queremos también que el Ejército se comprometa a que no nos vaya a detener cuando nos vayamos de la plaza, y por eso pedimos la anulación de la ley de emergencia', agregó Shair.

Mientras algunos jóvenes gritaban eslóganes para recordar a los manifestantes que murieron en los incidentes, otros continuaban la limpieza de la plaza y el desmantelamiento de las tiendas de campana en las que dormían los manifestantes. La plaza Tahrir, uno de los principales puntos de El Cairo, ha quedado abierta al tráfico, lo que permite descongestionar una de las áreas más importantes del centro de la ciudad.