Público
Público

El ejército israelí mata a un palestino de un disparo en la cabeza

Aumenta la tensión en Cisjordania entre colonos judíos y palestinos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La tensión ha aumentado en Cisjordania ante el discurso del presidente palestinos Mahmud Abás en la Asamblea General de la ONU en el que ha formalizado la petición del reconocimiento de a Palestina como Estado de pleno derecho en Naciones Unidas.

Las fuerzas de seguridad de Israel estaban desde primera en alerta por temor a una ola de disturbios y han desplegado un dispositivo de seguridad de más de 9.000 agentes. Palestinos y colonos judíos se han enfrentado en diferentes ciudades y como consecuencia un palestino ha muerto por los disparos de soldados israelíes en el distrito de Nablus.

Fuentes militares han confirmado los hechos y aducen que estaban tratando de separar a los dos grupos. En el suceso resultaron heridas otras tres personas por disparos de balas de goma. 'En los enfrentamiento, las fuerzas israelíes emplearon equipos antiditurbios y después munición real', indica un comunicado del Ejército.

Un palestino muere por un disparo en la cabeza de soldados israelíes

Según se ha informado desde el hospital Rafidieh, el fallecido, identificado como Isam Badran, de unos 30 años y natural de la aldea de Kusra, murió de un disparo en la cabeza. Testigos presenciales relataron que el grupo de colonos descendió a la aldea palestina para arrancar olivos y otros árboles, prendieron fuego a varios de ellos y que unos 300 jóvenes palestinos trataron de impedirlo, según la televisión israelí.  

El jefe de la Policía israelí, Yohanán Danino, dijo hace unos días que una de las amenazas a las que más temía eran la provocaciones de colonos radicales. Los enfrentamientos se han sucedido en otros puntos como Beni Salha, Bilin y Naalin, así como en el paso de Qalandia. 

En el paso, situado entre Ramala y Jerusalén, la situación se ha calmado después de que un centenar de personas se concentraran frente a las posiciones israelíes y arrojasen piedras a los soldados tras los rezos del mediodía. Considerado uno de las zonas más sensibles, el paso estaba esta tarde completamente desierto y bajo una estricta vigilancia del Ejército.

Los soldados reprimieron a los manifestantes con gases lacrimógenos 

Los soldados reprimieron a los manifestantes con gases lacrimógenos y otros equipos antidisturbios recién comprados por Israel para atajar una posible ola de protestas por la presentación de la candidatura Palestina a la ONU. Tres personas, entre ellas un periodista francés, sufrieron heridas por la inhalación de gas, informó la agencia palestina Maan.

Cerca de 200 palestinos que marchaban en manifestación hacia el asentaiento de Esh Kodesh, cerca de Ramala, se enfrentaron también con un grupo de colonos, aunque la Policía de fronteras separó a los dos grupos antes de que se produjesen incidentes. En Bilín, al suroeste de Ramala, donde durante años los palestinos se han manifestado todos los viernes para protestar contra la construcción de la barrera de separación de Cisjordania, se registró también una pequeña concentración.

Un coche israelí arrolla a un joven palestino en el distrito de Hebrón

Poco antes, la Policía israelí de Fronteras había arrestado a tres palestinos en una carretera de Bet Hanina, en Jerusalén Este, por lanzar piedras contra vehículos israelíes, y a otros dos en la ciudad vieja por causar desórdenes a la entrada de la Explanada de las Mezquitas, a la que se negó el acceso a los menores de 50 años. En ese lugar, el más sensible de toda la región, y donde estalló la Intifada de Al Aqsa en 2000, hoy los rezos han transcurrido en calma y los miles de feligreses que han podido entrar han regresado a sus casas, informó un portavoz de la Policía israelí.

En una carretera del distrito de Hebrón, a la altura del asentamiento judío de Kiriat Arba, un coche israelí que circulaba por la carretera 60 arrolló a un joven palestino al que causó heridas graves, en un aparente accidente de tráfico aún bajo investigación de la Policía israelí.