Público
Público

El Ejército israelí ya ocupa barrios de la ciudad de Gaza

Miles de reservistas entran en la franja tras 16 días de ofensiva militar | Olmert dice que Israel está cerca de sus objetivos mientras el número de víctimas palestinas roza los 900

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:



Ehud Olmert, el primer ministro israelí, considera que Israel se encuentra cada vez más cerca de los objetivos que se ha marcado en su ofensiva sobre Gaza. 'Son necesarias paciencia, determinación y esfuerzo para concretar esos objetivos, de manera que cambie la situación de la seguridad en el sur', añadió Olmert.

En el día 16 de la ofensiva, las tropas israelíes penetraron en algunos barrios periféricos de la ciudad de Gaza, donde se registraron enfrentamientos entre soldados y milicianos que se prolongaron durante varias horas y que se saldaron con la muerte de al menos trece milicianos.

Por la noche Israel anunció que había comenzado a 'desplegar' dentro de la franja a un número indeterminado de reservistas, que desde hace días se entrenaban cerca de la frontera, aunque no precisó si el 'despliegue' marca el inicio de la tercera fase de la
operación.

Como en días pasados, la mayoría de los 38 muertos de ayer fueron civiles, incluidos cuatro miembros de una familia: un hombre, su esposa, su suegra y uno de sus hijos. Con estas bajas el número de víctimas se eleva a 895 palestinos, mientras que en el lado israelí siguen siendo 13, incluidos 10 soldados.

La organización humanitaria Human Rights Watch denunció que Israel está usando bombas de fósforo en zonas pobladas, como Abasan y Guza, en el sur. Estas bombas están permitidas, pero no se pueden utilizar en zonas densamente pobladas. Los médicos del hospital de Jan Yunis indicaron que decenas de heridos han ingresado con quemaduras aparentemente provocadas por el fósforo.

Durante la noche del sábado al domingo, las tropas entraron en el norte de la ciudad de Gaza, hasta el barrio de Al-Sudaniya. Algunos testigos indicaron que los soldados mataron a numerosos palestinos y luego quemaron sus casas antes de retirarse. Los servicios de socorro no pudieron entrar a recoger los cadáveres.

Estos enfrentamientos fueron los más intensos del día y Al-Sudaniya fue el único lugar donde los milicianos obligaron a los soldados a retirarse. Fuentes médicas dijeron que en estos combates fallecieron una decena de milicianos, mientras que Israel admitió que siete de sus soldados resultaron heridos.

Dirigentes hebreos sostienen que las milicias se están desintegrando y actúan de manera 'cobarde' y 'miedosa', pero analistas independientes creen que eluden el conflicto directo para evitar bajas.

El secretario del Gabinete israelí, Oved Yehezkel, manifestó que los líderes de Hamás se esconden en búnkers, hospitales y representaciones diplomáticas extranjeras, sin especificar de qué países.

Mushir al-Masri, portavoz de Hamás, respondió desde el lugar de Gaza donde se oculta: 'De lo último que se nos puede acusar es de tener miedo. El martirio es lo que más ansiamos, pero Dios nos ordena que no nos convirtamos en presa fácil para el enemigo'.

Los tanques avanzaron por los barrios del sur de la ciudad de Gaza, donde encontraron menos resistencia y no fue necesario recurrir a una retirada táctica como pasó en el norte.

Hasta bien entrada la noche, los milicianos apenas habían disparado una veintena de cohetes contra Israel, la cifra más baja desde que se inició la operación el 27 de diciembre. Según Israel, los milicianos utilizaron por primera vez misiles antiaéreos, aunque sin éxito. Los bombardeos aéreos volvieron a ser intensos en la frontera con Egipto. Varios testigos indicaron que los cazas entraban en cielo egipcio. El Cairo y Tel Aviv declinaron comentar este asunto.

Israel sostiene que existen profundas diferencias entre la dirección de Hamás en Gaza y la de Siria. Según esta versión, los líderes de Gaza quieren lograr cuanto antes un alto el fuego, una opinión que no se comparte en Damasco.