Público
Público

El ejército sirio mata a 25 personas en una ofensiva contra un campo de refugiados palestinos

En el campo de Yarmuk viven 100.000 de los 500.000 palestinos acogidos en Siria. Otras 25 personas han muerto en otro ataque en Helfaya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al menos 50 personas han muerto este domingo en los ataques lanzados por las fuerzas gubernamentales sirias sobre la localidad de Helfaya, en la provincia de Hama, y un campo de refugiados de Yarmuk, en Damasco. Este sería el primer ataque aéreo desde el inicio del conflicto civil, el año pasado, que sufre el barrio de Yarmuk, en la que viven más de 100.000 de los aproximadamente 500.000 refugiados palestinos acogidos en Siria.

Uno de los cohetes lanzados por la aviación del régimen habría impactado contra una de las mezquitas de la zona, según la oposición, que ha publicado un vídeo en Youtube en el que se pueden ver cadáveres y restos humanos esparcidos por lo que parecen las escaleras de una mezquita. Según fuentes de la oposición, el bombardeo ha causado muerte de al menos 25 personas.

Yarmuk se ha convertido en un objetivo estratégico de los insurgentes, ya que se encuentra en el extremo sureste de Damasco, por lo que podría servir como vía de acceso para penetrar en la capital. Los combates comenzaron hace 12 días, cuando las milicias del Frente Popular para la Liberación de Palestina-Comando General (FPLP-GC), afín a Al Assad, se enfrentaron a los rebeldes, apoyados a su vez por otro grupo armado palestino conocido como Liwaa al-Asifah (Brigada Tormenta).

Los combates se intensificaron este sábado con los avances de los rebeldes hacia el interior del campo de refugiados, lo que obligó al líder del PLP-GC, Ahmed Yibril, a huir de la zona.

Otras 25 personas han perdido la vida durante la ofensiva de las fuerzas del régimen del presidente sirio, Bashar al Assad, sobre la localidad de Helfaya, en la provincia de Hama, según ha denunciado un activista de la oposición. En el ataque, el primero contra esta localidad desde el pasado mes de febrero, han sido utilizados aviones militares y artillería. Después las tropas han entrado por tierra.

Un video colgado en Youtube muestra los cuerpos sin vida de tres jóvenes en medio de una calle y más cadáveres dentro de varios vehículos, algunos de ellos muy desfigurados. También se pueden observar miembros sueltos cerca de varios muros y dentro de una vivienda cercana.

El régimen sirio ha bombardeado también Azaz, en la frontera con Turquía

El activista opositor ha explicado que Helfaya está controlada por los insurgentes y que fue asaltada después de que las milicias atacaran varios controles de las fuerzas del régimen situados cerca de la localidad.

También este domingo la aviación del régimen ha bombardeado Azaz, una localidad situada cerca de la frontera con Turquía, y ha destruido al menos tres casas. Cientos de vecinos han huido ante este ataque, que también ha provocado el pánico en los campamentos de refugiados levantados al otro lado de la frontera, según fuentes turcas.

La mayoría de las bombas han caído en el centro de Azaz, situada en una zona controlada por los rebeldes, pero al menos una impactó a apenas 500 metros de suelo turco. 'Es muy cerca de la frontera con Turquía (...). También ha habido bombardeo en el centro de Azaz. Unas 500 personas intentan ahora venir a Turquía', ha indicado una autoridad turca en declaraciones bajo condición de anonimato.

Las explosiones se pudieron escuchar en localidades turcas situadas a varios kilómetros de la frontera, como Kilis, donde se ha levantado uno de los campamentos para refugiados sirios. 'Los aviones de Al Assad siguieron a los refugiados (...). Han disparado cohetes y la gente está muy asustada. Sienten que podrían ser masacrados', ha afirmado un miliciano sirio en declaraciones a Reuters después de hablar con su hermano, interno en el campamento de Kilis.

El líder de Hezbolá, Hasán Nasralá, ha defendido este domingo la integridad del régimen sirio y ha restado importancia a los últimos avances de los rebeldes que se enfrentan al régimen de Bashar al Assad, aliado del grupo político militar chií. 'Quienes crean que los rebeldes sirios pueden ganar están muy, muy equivocados', declaró Nasralá en un discurso pronunciado durante una ceremonia de graduación del partido-milicia celebrada en Beirut.

'Quienes crean que los rebeldes sirios pueden ganar están muy, muy equivocados'

Nasralá se dirigía especialmente a la Alianza 14 de Marzo libanesa, coalición opuesta al régimen sirio que lidera Saad Hariri, el hijo del fallecido ex primer ministro Rafik Hariri, muerto en un atentado en 2005 y en el que, según los simpatizantes del 14 de Marzo, Siria podría haber participado. '¿Qué es lo que están apostando? Que dentro de dos días, que dentro de uno o dos meses, el régimen sirio caerá', proclamó Nasralá.'Y esto no es nuevo: desde el primer día algunos príncipes, reyes, presidentes y seguidores del 14 de Marzo han dicho que el régimen caería en dos meses', indicó en declaraciones recogidas por el diario libanés Al Nahar en su edición digital.

Estos opositores al presidente sirio, Bashar al Assad, 'no han hecho nada más que poner fechas límite; una detrás de otra', según Nasralá. 'Y si están apostando sobre esa clase de información, esa información es errónea', sentenció. 'Cualquiera puede abrir el mapa de Siria y ver qué zonas están ocupadas por el régimen y cuáles están controladas por la oposición. Entonces, que decida si el régimen va a caer o no', concluyó.

Desertores del Gobierno sirio y figuras de la oposición han conformado este sábado un órgano, la Asamblea Libre Nacional, que intercederá en el país para prevenir la caída de las instituciones sirias en caso de que el presidente, Bashar al Assad, sea derrocado.

'Queremos derrocar al régimen pero no el derrumbamiento del Estado'

Integrada mayoritariamente por miembros de la Coalición Nacional de las Fuerzas de Oposición y la Revolución Siria (CNFORS), reconocida la semana pasada de forma oficial por 114 países como el representante legítimo del pueblo sirio, también contará con ex altos cargos que desertaron del Gobierno de Al Assad. Entre ellos se encuentra el exprimer ministro Riyad Hijab, quien ya ha expresado su preocupación por una futura oleada de represalias contra los funcionarios sirios en caso de que la oposición destrone al presidente sirio. Será Hijab quien encabece el consejo ejecutivo, compuesto por siete personas, para dirigir de aquí en adelante este órgano, de acuerdo con los organizadores.

Según el exviceministro de Petróleo Abdo Husameddin, este organismo tiene como objetivo 'proteger las instituciones estatales en una eventual caída del régimen y prepararse para ello desde ahora'. 'Habrá contactos con funcionarios para garantizar que las instituciones estatales son protegidas', ha argüido Husameddin. 'Queremos derrocar al régimen pero no el derrumbamiento del Estado o sus instituciones y su plantilla', estimada en unos 1,5 millones de personas, ha agregado.