Público
Público

El Ejército de Sri Lanka entra en la capital rebelde

Controla la estación de trenes y la principal carretera de la capital rebelde, aunque los combates no han cesado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ejército de Sri Lanka penetró hoy en la capital de facto de la guerrilla tamil, Kilinochi, donde controla ya la estación de trenes y la principal carretera, aunque los combates continúan, informó a Efe un portavoz militar.

'Hemos logrado tomar el control de la carretera A-9 por el norte y el sur, y aunque todavía hay combates en la ciudad, esperamos tomarla definitivamente en unas horas', dijo el portavoz Udaya Nanayakkara.

Kilinochi, la norteña capital de hecho de los Tigres para la Liberación de la Patria Tamil (LTTE), era objeto desde hace semanas de un duro asedio militar desde el norte, oeste y sur.

En varios comunicados, el Ministerio ceilanés de Defensa había anunciado la toma de la estación de ferrocarril, un edificio en desuso desde hace más de una década, poco después de mantener que la caída de la ciudad era 'inminente'.

Las tropas ya habían capturado este jueves la estratégica ciudad de Paranthan, con lo que cortaron de hecho los suministros guerrilleros del norte por la importante carretera A-9, que recorre verticalmente la isla del Índico.

El ejército de Sri Lanka lleva meses embarcado en una cruda ofensiva contra la guerrilla en sus feudos del norte del país, donde ha ganado amplias franjas de territorio hasta ahora en manos rebeldes.

Por el momento, la guerrilla se ha concentrado en tareas defensivas y estaba presentando una dura resistencia en Kilinochchi, donde en las últimas semanas han muerto cientos de combatientes.

La caída de la ciudad supone un duro revés para el LTTE, que gestionaba desde Kilinochi su propio sistema administrativo, tribunales de justicia y Policía.

El LTTE lucha desde hace 25 años contra el Gobierno de Sri Lanka en demanda de un estado independiente para las áreas de mayoría tamil, en el norte y el este del país.

Casi 100.000 personas han perdido la vida a causa del conflicto en esta isla del Índico.


Ver mapa más grande

Sri Lanka, antiguo Ceilán, libró durante dos décadas una guerra civil con la guerrilla rebelde de los Tigres de Liberación de Tamil Eelam (LTTE), que costó la vida a 65.000 personas hasta que en 2002 se firmó el alto el fuego.

Los tamiles, de origen indio y religión hindú, suponen el 18% de la población, luchan por el autogobierno o la independencia en las zonas del norte y el este del país, principalmente en la península de Jaffna y en torno a la ciudad de Trincomalee.

En 1948, Ceilán pasó de ser una colonia británica a un Estado independiente. En la década de los 70 la minoría tamil comenzó a sentirse discriminada y pedir la independencia.

En 1970 nació el movimiento Tigres de la Liberación Tamil Eelam, pero, fue a partir de 1983 cuando se consolidó el conflicto armado por la independencia del norte y este de Sri Lanka. Durante el conocido como 'julio negro', los guerrilleros tendieron una emboscada a una patrulla del Ejército en la que murieron trece soldados cingaleses. En los sangrientos disturbios raciales que siguieron al ataque, perdieron la vida 600 tamiles.

En 1987 la India intervino en la guerra civil, envió alimentos a la población de la zona tamil y firmó un acuerdo con el Gobierno de Sri Lanka por el que enviaría tropas para mantener la paz en el norte y este de la isla. Los rebeldes tomaron la península de Jafna.

Tres años después, las tropas indias concluyeron su retirada, al tiempo que el Ejército y la guerrilla de los Tigres combatían con un ensañamiento cada vez mayor.

Esta guerra ha estado acompañada de sangrientos atentados contra mandatarios, políticos, religiosos y la población civil. En 1991, el primer ministro indio, Rajiv Gandhi, fue asesinado por una mujer que llevaba un explosivo adosado a su cintura y, en 1993, el entonces presidente de Sri Lanka Ranashhinge Premadasa murió víctima de un atentado con bomba.

El año 1994 estuvo caracterizado por una invitación al diálogo, roto desde 1991, del primer ministro, Ranil Wickremasingue, elecciones legislativas y presidenciales.
En las legislativas se alzó con la victoria la socialista Alianza del Pueblo y el gobernante PNU fue derrotado por primera vez desde 1977. Chandrika Kumaratunga fue elegida presidenta de Sri Lanka.

Las conversaciones de paz se reanudaron en enero 1995, pero fracasaron. Ese mismo año, el ejército ceilandés tomó Jafna, bastión de los rebeldes.

Después del atentado del 31 de enero de 1996, en el que murieron más de 200 civiles y otros 1.400 resultaron heridos tras estallar un camión cargado con explosivos a las puertas del Banco Central de Colombo, la presidenta se comprometió a 'restablecer la paz total' aunque, una vez más fue imposible.

En una sola campaña militar, conocida como operación 'Victoria Segura' y llevada a cabo en 1997, murieron un millar de personas entre civiles, rebeldes y militares.

Tras un atentado contra un santuario budista perpetrado en 1998, el Gobierno de Sri Lanka declaró ilegal al LTTE, igual que habían hecho con anterioridad la India y Estados Unidos.

A finales de 1999, los Tigres Tamiles de Liberación combinaron la lucha armada en el territorio tamil con la ejecución de atentados contra destacadas personalidades políticas. Así, en el mes de diciembre, una militante del LTTE intentó asesinar a la presidenta Kumaratunga en un ataque suicida durante un mitin electoral, en el que murieron 23 personas y otro centenar resultó herido. Más de 800 actos de violencia marcaron la campaña de los comicios presidenciales.

La violencia volvió a dispararse en enero de 2000 cuando otra integrante del LTTE hizo estallar una bomba frente a las oficinas de la primera ministra, Sirimavo Bandaranike, que no se encontraba en el lugar. La explosión causó la muerte de 14 personas y una treintena de heridos. Pocas horas después, el dirigente de la minoría tamil Kumar Ponnanbalam fue asesinado.

En el mes de marzo, los Tigres lanzaron una ofensiva para reconquistar la península de Jafna, que causó la muerte de cientos de rebeldes y soldados.

Durante ese mismo año hubo también intentos por reanudar el diálogo de paz entre el Ejecutivo y la guerrilla, impulsados por el mediador noruego Erik Solheim.

Los esfuerzos realizados durante los meses siguientes quedaron paralizados por una crisis política que, en octubre de 2001, obligó a Kumaratunga a disolver el Parlamento y convocar elecciones anticipadas. Los comicios se celebraron en diciembre y fueron ganadas por el opositor PNU. Ranil Wickremesinghe se convirtió en primer ministro.

Wickremesinghe dio un importante paso hacia la paz al acordar un alto el fuego indefinido con la guerrilla en febrero de 2002, al que siguió, siete meses más tarde, el inicio de un diálogo de paz y la legalización del grupo armado.

Sin embargo, las conversaciones de paz se rompieron en abril de 2003 sin haber alcanzado acuerdo alguno.

Aunque las negociaciones continuaron interrumpidas, los Tigres Tamiles y el Gobierno firmaron en 2005 un acuerdo de cooperación para repartir de forma conjunta la ayuda a las zonas afectadas por un tsunami que, en diciembre de 2004, provocó unos 39.000 muertos y un millón de damnificados.

Bajo la mediación de Suiza y Noruega, en octubre de 2006 tuvo lugar en Ginebra una nueva ronda de conversaciones de paz, que terminó en fracaso. La violencia se recrudeció desde entonces, con el Gobierno inmerso en una ofensiva dirigida a expulsar a la guerrilla de las zonas bajo su control.