Público
Público

El Elíseo cuenta con una célula especial para espiar a los medios de prensa

El presidente Sarkozy ha montado un "gabinete en la sombra" para vigilar a los periodistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las pruebas se acumulaban ayer en Francia sobre lo más sórdido que puede ocurrirentre la prensa y un Gobierno. Los diarios Libération y Le Monde publicaron pruebas de que existe un 'gabinete en la sombra' en la Presidencia de la República para vigilar a la prensa, y que el Ministerio de Interior ha utilizado los servicios de espionaje del Estado para intentar controlar a un periodista que investigaba el caso Bettencourt.

Le Monde destapó los nuevos datos de este escándalo de financiación ilícita de los conservadores, fraude fiscal y tráfico de influencias. Su periodista Gérard Davet fue uno de los que estuvieron en punta de las revelaciones que hicieron caer al ministro del Presupuesto y tesorero conservador, Eric Woerth, y ahora salpican al propio Nicolas Sarkozy. Tras demostrarse que había sido objeto de controles por la Policía, el diario presentó querella y tiene acceso al sumario judicial: la jueza instructora ha encontrado la prueba de que la Dirección Central de Inteligencia Interior (DCRI) de la Policía efectuó un análisis detallado de las comunicaciones telefónicas del periodista, tras reclamar al operador de la compañía el detalle de las comunicaciones.

El ministro de Interior, Claude Guéant, ha admitido que sus servicios se limitaron a 'efectuar una detección telefónica', pero no para controlar al periodista, sino en el marco del intento de localizar a un alto funcionario que violaba su obligación de secreto profesional.

El periodista Gérard Davet replicó ayer que es 'intolerable' la intromisión en su trabajo, y que en cualquier caso es una violación del secreto de las fuentes de un periodista profesional, delito penal tipificado en Francia.

Libération, por su parte, publicó datos sobre la existencia, en la Presidencia de la República, de un 'gabinete en la sombra' creado en torno a Guéant y a dos consejeros de Sarkozy y encargado precisamente de vigilar y amenazar a los periodistas potencialmente peligrosos.

La web de investigación Mediapart hizo ayer otro anuncio preocupante: ha presentado una querella después de que uno de sus periodistas recibiera amenazas muy explícitas de muerte. El reportero, Fabrice Arfi, investigaba sobre el traficante de armas Ziad Takieddine, amigo de los fieles del círculo íntimo de Sarkozy, e implicado en el caso atentado de Karachi, en el que también hay una pista judicial sobre financiación irregular de los conservadores y sobre el propio presidente.