Publicado: 20.08.2014 12:53 |Actualizado: 20.08.2014 12:53

El embajador norcoreano en Madrid: "Sobre las armas se fundamenta la paz"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Corea del Norte considera que es legítimo practicar una política de "autodefensa" y desarrollar su armamento porque es la única forma de mantener la paz, tal y como ha asegurado en una entrevista el embajador norcoreano en Madrid, Kim Hyok Chol.

Kim, el primer embajador de Pyongyang en España y responsable de una de las pocas legaciones diplomáticas que el país asiático tiene en Europa, recordó que Corea del Norte "vive todavía en estado de guerra" desde el punto de vista técnico con Estados Unidos, a pesar de haber firmado un armisticio con Washington en 1953.

"Nuestro país se siente amenazado por otras potencias agresivas"

"Los ciudadanos europeos no saben casi nada de la situación que vivimos los norcoreanos", lamenta el diplomático, quien consideró que viven una continua amenaza desde Estados Unidos, que periódicamente realiza maniobras militares cerca de sus costas junto a Corea del Sur.

Kim agregó que una muestra de la tensión que se vive en la zona es el hecho de que "miles de soldados de las dos Coreas se están apuntando con sus armas los unos a los otros, cara a cara", en la frontera artificial marcada tras la guerra que dividió a las dos Coreas.

El embajador aseguró que, con la caída de los regímenes comunistas y, posteriormente, tras la invasión de Irak por parte de Estados Unidos, no tuvieron "más remedio que crear y mantener una fuerza defensiva" para evitar correr la misma suerte que el régimen de Bagdad.

"La paz auténtica depende de las fuerzas de autodefensa" y "nuestro país siempre se siente amenazado por otras potencias agresivas; nuestra teoría es que sobre las armas se fundamenta la paz", reiteró el diplomático al recordar que ese es precisamente uno de los principios que defiende el líder norcoreano, Kim Jong-un.

Ven un "orgullo" y una "distinción"que el país fuese incluído en el "eje del mal"Como lo es también otros de sus principios que los coreanos deben tener los pies bien arraigados a su tierra, pero tienen que alzar los ojos para no perder de vista a los países que les rodean. Por ello, el Gobierno de Pyongyang trabaja "para desarrollar nuevos proyectiles y nuevos misiles" con toda la tecnología disponible, defendió el diplomático de Corea del Norte, un país acusado de belicista por Occidente.

Según el diplomático, en este contexto el pueblo coreano se tomó con "orgullo" y como "una distinción" que el país fuera incluido en el denominado "eje del mal", como designaba EEUU a las naciones que supuestamente apoyaban el terrorismo y en el que también se incluían inicialmente Irán e Irak.

Kim se refirió a los últimos ensayos con misiles realizados por su país el pasado 14 de agosto, pocas horas antes de la llegada del papa Francisco a Corea del Sur y que fueron duramente criticados por las autoridades de Seúl.

La coincidencia de esos ensayos con la visita papal fue "totalmente casual". Corea del Norte "celebraba en esas fechas la liberación de los japoneses y, generalmente, nuestro Gobierno conmemora esas fiestas nacionales con algún evento", como son las demostraciones de nuevo armamento, puntualizó.

Acusa a las "agencias surcoreanas" de aprovechar las pruebas para "criticar al gobierno de Pyongyang

"El 14 de agosto, nuestros técnicos en defensa habían construido un nuevo proyectil, con nuevas tecnologías, y decidimos hacer el ensayo", subrayó, antes de asegurar que la polémica creada sobre el tema fue orquestada por las "agencias surcoreanas que aprovecharon el asunto para criticar al gobierno de Pyongyang".

Kim también habló de las relaciones de las dos Coreas, cuyo acercamiento ha quedado congelado desde hace una década por los "incumplimientos" de los vecinos del sur.

"La nación coreana tiene cinco mil años de historia y está dividida, aunque no precisamente por deseo de los coreanos", dijo.

El diplomático resaltó que han propuesto a Seúl un encuentro de máximos líderes de ambos países para iniciar conversaciones, aunque las autoridades surcoreanas han optado por continuar realizando maniobras conjuntas en la zona con EEUU en lugar de propiciar acercamientos.

"Nuestro gobierno no cesará nunca y continuarán los esfuerzos para seguir adelante y tratar de cooperar y conciliar", argumentó Kim.

La reconciliación de "nuestra nación es un deseo de los que la componen, al margen de las actuaciones de los diferentes gobiernos o agentes externos", agregó el embajador, antes de expresar su deseo y convicción de que está próximo un acuerdo entre ambos países.

Norte y Sur siguen técnicamente enfrentados desde la Guerra de Corea (1950-1953), que terminó con un armisticio nunca reemplazado por un tratado de paz definitivo.