Público
Público

Un empresario eleva sus protestas hasta el corazón del Vaticano

Marcello Di Finizio pasa la noche encaramado en la cúpula de San Pedro con una pancarta que carga contra el Gobierno de Monti y la Unión Europea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un empresario italiano ha elevado sus protestas ante el mismo corazón del Vaticano. Marcello Di Finizio, originario de la ciudad nororiental italiana de Trieste, ha pasado toda la noche encaramado en la cúpula de la basílica de San Pedro, donde mantiene desplegada una pancarta contra el Gobierno de Mario Monti y la Unión Europea.

'Help. Basta Monti, basta Europa, basta multinacionales. ¿Desarrollo?. Nos estáis matando a todos. Esto es sólo carnicería social', reza la pancarta del empresario, que ayer en torno a las 17 horas subió como un turista más a la cúpula vaticana, saltó la verja de seguridad y se encaramó en un 'ojo de buey' de la cúpula. Y allí sigue desde entonces, incluso mientras se desarrolla la tradicional audiencia del papa Benedicto XVI de los miércoles.

El empresario asegura que protesta porque está 'desesperado'

Di Finizio protesta 'contra la directiva Bolkestein de la UE, que regula la liberalización de los servicios y el patrimonio público', según ha informado el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi. Aunque agentes de la Gendarmería vaticana acudieron inmediatamente para intentar convencer al empresario de que bajara de la basílica, Di Finizio, que está asegurado con un arnés para evitar caerse, anunció que continuará subido a la cúpula. 

Durante una entrevista con una televisión italiana ha asegurado que no es 'un loco suicida' y que sólo está 'desesperado'. En este sentido, ha declarado que no bajará hasta que cambie la política económica del gobierno porque 'hasta ahora sólo ha habido promesas y han hecho sólo recortes'.

Dice que no bajará hasta que cambie la política económica del Gobierno de Monti

Según ha informado el Vaticano, Di Finizio mantuvo anoche un largo coloquio con los ministros italianos para Asuntos Europeos, Enzo Moavero, y para Asuntos Regionales, Piero Gnudi, que le ofrecieron una entrevista en el palacio Chigi, la Presidencia del Gobierno italiano, que rechazó.

El empresario ya se había subido a la cúpula de San Pedro el 30 de julio pasado para protestar, pero en aquella ocasión permaneció solo cuatro horas. Además, el pasado 16 de marzo también estuvo tres días subido a una grúa del puerto de Trieste. Di Finizio es dueño del restaurante 'La Voz de la Luna' que fue destruido hace algunos años por un incendio y que, tras lograr abrirlo de nuevo, podría perderlo por la ley europea que permite subastar los terrenos.