Publicado: 21.08.2014 09:36 |Actualizado: 21.08.2014 09:36

Enfrentamientos callejeros en Donetsk dejan decenas de muertos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un fuerte bombardeo golpeó el jueves a los barrios residenciales de Donestsk, el bastión rebelde de los prorrusos en el este de Ucrania, mientras que las fuerzas gubernamentales iniciaban batallas callejeras en otras ciudades en su intento de aplastar la rebelión separatista que comenzó hace cuatro meses.

Las fuerzas del Gobierno de Kiev, respaldado por Occidente están ganando terreno contra los separatistas de habla rusa en el este de Ucrania y están encerrando los baluartes rebeldes clave de Donetsk y Lugansk.

Periodistas de Reuters en Donetsk informaron de un ataque de morteros en Chelyuskintsev Street, en el norte de la ciudad, a pocos kilómetros de la primera línea del frente, destrozando las ventanas de varios edificios de apartamentos y derribando líneas de alto voltaje.

El ataque dejó grandes cráteres en la calle y un agujero de un metro de ancho en el primer piso de uno de los edificios de apartamentos. "El ejército ucraniano o sea quien sea ... nos están bombardeando de nuevo. He vivido en el edificio toda mi vida y ahora quieren tomar todo lo que tengo", dijo Nina, de 52 años.

La administración de la ciudad de Donetsk, controlada por los separatistas, dijo que nueve residentes habían muerto en los bombardeos del miércoles. El gobierno de Ucrania niega que sus fuerzas se dirijan a barrios residenciales. Otras nueve personas, combatientes voluntarios que apoyan las fuerzas de Kiev, fueron matadas durante la noche en otros enfrentamientos cerca de Donetsk, dijeron las autoridades ucranianas.

El gobierno de Kiev y sus aliados han acusado a Moscú de orquestar la rebelión separatista y equipar a los rebeldes con tanques, misiles y otras armas pesadas. Moscú lo niega y acusa a Kiev de librar una guerra contra su propio pueblo y lanzar bombardeos contra la población civil.

Naciones Unidas cifra en 2.086 la cifra de muertos en el conflicto, incluyendo civiles y combatientes. Esa cifra casi duplica la registrada hasta finales de julio, cuando las fuerzas ucranianas intensificaron su ofensiva y la lucha se extendió a las principales zonas urbanas.