Publicado: 21.08.2016 15:41 |Actualizado: 22.08.2016 12:56

Erdogan atribuye a un menor de entre 12 y 14 años la autoría del atentado contra una boda kurda en Turquía

El menor, según el presidente turco, "se hizo detonar o fue detonado". Al menos 54 personas han muerto en el ataque, de los que 29 son niños de entre 4 y 14 años.

Publicidad
Media: 1
Votos: 2
Comentarios:
Los ciudadanos de Gaziantep tratan de ayudar a las víctimas del atentado suicida contra una boda en esta localidad al sur de Turquía. EFE/EPA/STRINGER

Los ciudadanos de Gaziantep tratan de ayudar a las víctimas del atentado suicida contra una boda en esta localidad al sur de Turquía. EFE/EPA/STRINGER

ESTAMBUL.- El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha asegurado este domingo que el autor del atentado suicida contra una boda kurda en Gaziantep sería un menor de entre 12 y 14 años. El presidente había apuntado previamente al grupo terrorista Estado Islámico como posible autor del atentado.

El presidente turco, en declaraciones transmitidas en directo por la cadena NTV, ha señalado que La masacre "la cometió un atacante suicida de 12-14 años de edad, que se hizo detonar o fue detonado". Erdogán reiteró que que "los primeros indicios de los que disponen nuestros organismos de seguridad apuntan al Dáesh (Estado Islámico) y trabajan en ello".



"Es cierto que últimamente se ha hablado de que Dáesh tenía esa estructura o posición en Gaziantep. Se han realizado y se realizan varias operaciones intensas, y desde luego ahora nuestras fuerzas de seguridad continuarán con un trabajo aún mucho más intenso", dijo Erdogan. "Para nosotros no cambia nada de dónde procede el terror", subrayó el presidente en alusión al terrorismo de extremistas kurdos del proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK) o seguidores del predicador conservado Fethullah Gülen.

El presidente también reiteró que "los primeros indicios de los que disponen nuestros organismos de seguridad apuntan al Dáesh (Estado Islámico) y trabajan en ello".

Por otra parte, el análisis de las cámaras de seguridad en la calle donde se produjo la masacre ha secundado esta hipótesis y ha demostrado que poco antes de detonar el suicida, un adolescente de entre 12 y 14 años, el explosivo que llevaba consigo, dos personas que lo habían acompañado al lugar se alejaron rápidamente, tal y como habían relatado testigos, señala la cadena CNNTürk.

El explosivo estaba rodeado de trozos de metal para causar un efecto más mortífero, al igual que ocurrió en los atentados del Estado Islámico (Dáesh) en Suruç y Ankara, perpetrados en julio y octubre del año pasado, respectivamente.

Ambulancias y coches fúnebres llegan al escenario del atentado suicida contra una boda en la localidad de Gaziantep, al sur de Turquía. EFE/EPA/STRINGER

Ambulancias y coches fúnebres llegan al escenario del atentado suicida contra una boda en la localidad de Gaziantep, al sur de Turquía. EFE/EPA/STRINGER

Más de la mitad de las 54 víctimas que se contabilizan hasta el momento eran menores de edad, 29, de los cuales 16 tenían entre 4 y 13 años mientras que otros ocho habían cumplido 14.  

Del total, 31 son varones y 13 mujeres, además 69 personas siguen hospitalizadas, 17 de ellas en estado grave.

El objetivo del atentado, el más mortal en lo que va de año en Turquía, serían los participantes en la boda, que estaban celebrando la llamada Noche de la Henna, una ceremonia previa al día del enlace, que se estaba realizando en una calle algo frecuente en esta parte del país durante el verano. El partido de la izquierda prokurda HDP, tercero del Parlamento de Turquía, confirmó que los novios  eran miembros de esta formación política, que ha sido blanco de varios ataques del Dáesh durante el último año.

"La fiesta llegaba a su fin cuando se produjo una explosión inmensa entre la gente que estaba bailando", dijo Veli Can, de 25 año. "Había sangre y partes humanas esparcidas por todas partes". Las ambulancias se apresuraron hasta el lugar del ataque, ocurrido en el distrito de Sahinbey de la ciudad, y la policía acordonó la zona.

Un familiar de una de las víctimas del atentado en la ciudad turca de Gaziantep junto a los ataudes de los fallecidos. REUTERS/Osman Orsal

Un familiar de una de las víctimas del atentado en la ciudad turca de Gaziantep junto a los ataudes de los fallecidos. REUTERS/Osman Orsal

Turquía ha sufrido una ola de atentados de Estado Islámico, cuyos militantes cruzan de forma relativamente fácil la frontera desde la vecina Siria, y combatientes kurdos que buscan la autonomía o la independencia de su territorio.

Tres presuntos militantes de Estado Islámico mataron en julio a 44 personas en un atentado suicida en el principal aeropuerto de Estambul, el más sangriento de una serie de ataques que ha sufrido Turquía este año. En tanto, unas 40 personas perecieron en un ataque suicida en Ankara que se adjudicó un grupo kurdo.

El mes pasado, el país se vio sacudido por un intento de golpe de estado perpetrado por una facción del Ejército. Desde entonces, miles de personas han sido arrestadas o expulsadas del Ejército, la policía, el servicio civil, la justicia y la educación en una represalia contra lo que el presidente Tayyip Erdogan considera una gran conspiración terrorista.