Público
Público

Erdogan da cierto margen a los kurdos mientras refuerza sus medidas islamistas

El primer ministro turco presenta un paquete de reformas entre las que destaca la educación en otros idiomas en escuelas privadas y el levantamiento de la prohibición del uso del velo islámico en espacios públicos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro de Turquía, el islamista Recep Tayyip Erdogan, ha anunciado una serie de reformas políticas con las que pretende reforzar el proceso de paz con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) después de que los kurdos anunciaran un alto el fuego en marzo y, según sus propias palabras, 'democratizar' el país.

En el marco de un amplio paquete de medidas, Erdogan ha planteado la reducción o eliminación del umbral mínimo electoral -hasta ahora en el 10%- para acceder al Parlamento y que ha mantenido fuera a las agrupaciones kurdas. Asimismo, ha anunciado que se permitirá la educación en otros idiomas en las escuelas privadas y se suprimirá el juramento estudiantil que comienza con 'soy turco...'. Igualmente, se permitirá a los partidos políticos que hagan campaña en otras lenguas que no sean el turco, única lengua oficial, fuera del periodo electoral.

Se trata de dos medidas que pretenden hacer un pequeño guiño a las exigencias de la población kurda, el 20% de la población total del país, que reclaman desde hace tiempo una enseñanza en su lengua. Sin embargo, la propuesta de permitir la educación en 'otros idiomas y dialectos', por ejemplo en kurdo, en instituciones privadas no responde del todo al reclamo del PKK, que lo exige en las escuelas públicas del país. La medida abre el camino para que los kurdos puedan crear centros educativos privados, si bien, Erdogan ha dejado claro que habrá que impartir algunas clases en turco.

En cuanto al sistema electoral, históricamente criticado por la oposición y los kurdos en particular por contener un umbral mínimo tan elevado, Erdogan dijo que se 'abrirá el primer paso del debate con tres alternativas'. Estas son, según el primer ministro, mantener el estado actual con el 10%, la segunda es bajar el umbral al 5% y la tercera sería eliminarlo por completo para poner en marcha un sistema electoral con un solo diputado por circunscripción.

Dentro de las medidas 'democratizadoras' de Erdogan destaca la supresión de la prohibición de usar el pañuelo islámico en edificios públicos, uno de los pilares de la Turquía secular. Este levantamiento no se aplicará entre las juezas, fiscales ni las mujeres que forman parte del ejército y de la policía, precisó el primer ministro durante una rueda de prensa especial, a la que acudieron todos los ministros de su Gobierno.

'Este paquete no será la primera ni la última de tales reformas', ha asegurado Erdogan. 'No es racional esperar que este paquete aborde todos los problemas del país, aunque deseamos poder hacerlo', ha asegurado el primer ministro. Erdogan ha subrayado que los 'problemas' que abordan sus propuestas 'han estado presentes en toda la era republicana del país' y ha incidido en que 'este paquete no es resultado de una negociación, sino de las demandas del pueblo'. Así, ha asegurado que 'seguiremos haciendo todo lo que podamos para agradar a los ciudadanos'.

El primer ministro fue criticado durante la ola de protestas sociales en mayo y junio pasado precisamente por la forma poco dialogante y autoritaria de gobernar. Ante ello, y como intento de lavar su imagen, Erdogan también ha anunciado que se flexibilizarán las reglas para la organización de manifestaciones con el fin de facilitar la libertad de reunión. A partir de ahora, podrá haber manifestaciones hasta medianoche, y no hasta la puesta de sol, ha precisado.

Ha prometido que 'se elevarán las penas para los crímenes de odio', sobre todo los motivados por la religión, la nacionalidad o la etnia. Así, se impondrán penas de uno a tres años. Asimismo, ha prometido que acabará con las penas por el uso de algunas letras como la 'q', la 'w' y la 'x', empleadas todas ellas por los kurdos y se suprimirán los obstáculos contra los topónimos que no son turcos. En virtud de esta medida, se restablecerán los nombres de localidades, distritos y provincias anteriores a 1980. El Parlamento turco votará la aprobación del paquete de medidas durante el mes de octubre.