Público
Público

Erdogan renueva su mayoría pero no podrá cambiar la Constitución

El AKP del primer ministro turco gana por tercera vez con el 50%. El opositor CHP sube en votos y escaños

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Recep Tayyip Erdogan ha obtenido una victoria agridulce en las elecciones generales celebradas en Turquía. Su Partido de la Justicia y del Desarrollo (AKP) ganó por tercera vez consecutiva desde 2002 con una aplastante mayoría de casi el 50% de los votos. Sin embargo, el primer ministro turco no consiguió su objetivo de obtener los 330 diputados necesarios para poder convocar un referéndum sobre una nueva Constitución. Con casi el 100% de los votos escrutados, el AKP se quedó en 326 escaños, 15 menos que hace cuatro años.

'El pueblo nos ha mandado el mensaje de que elaboremos una nueva constitución a través del consenso y de la negociación', dijo el líder del AKP anoche a los centenares de seguidores que celebraban la victoria frente la cuartel general del partido en la capital Ankara. Erdogan quiere cambiar la Carta Magna para convertir Turquía en un país de corte presidencialista con la idea de que él suceda al actual jefe de Estado, Abdulá Gül, del mismo partido, y mantenerse en el poder hasta 2023.

La modificación de la Constitución, por otra parte, es necesaria para que Turquía cumpla con los requisitos para entrar en la Unión Europea, como la redefinición del papel del ejército, protagonista de varios golpes de Estado y que conserva una influencia considerable en la política turca.

'Se ha abierto una página nueva y muy limpia ante Turquía', dice Erdogan

Pero el avance de la principal fuerza de la oposición, el Partido Republicano del Pueblo (CHP), fundado en 1923 por el padre de la Turquía moderna, Mustafá Kemal Atatürk, ha frustrado los planes del primer ministro. Con su nuevo líder, Kemal Kiliçdaroglu, el CHP subió cinco puntos hasta el 26% y obtuvo 135 escaños en el Parlamento de Ankara. 'El AKP sabe que a partir de ahora tiene enfrente a un CHP más fuerte', dijo Kiliçdaroglu que ha dado un soplo de aire fresco al partido desde que sustituyó al histórico líder Deniz Baykal hace un año, cuando este dimitió por un escándalo sexual.

El Partido de Acción Nacionalista (MHP) perdió apoyo pero con el 13% superó el umbral del 10% del voto a nivel nacional, necesario para tener representación parlamentaria. Algunas encuestas habían colocado al derechista MHP por debajo de esta marca, lo cual hubiera permitido al AKP obtener la mayoría cualificada de diputados para cambiar la Constitución a su antojo.

Los candidatos kurdos suman el 6,6% del voto y logran 36 diputados

Los candidatos kurdos también aumentaron su apoyo, sobre todo en el sureste del país, donde vive la mayor parte de esta minoría que ha sufrido la persecución cultural y lingüística durante muchos años. El Partido de la Paz y de la Democracia (BDP) apoyaba a candidatos independientes para esquivar el umbral del 10%. Los kurdos también consiguieron dos diputados en los dos distritos de Estambul, reflejo de la ola migratoria a la capital económica y cultural de Turquía.

Pese a haber fallado en conseguir los 330 diputados, Erdogan, que fundó el AKP en 2001, se mostró anoche orgulloso de la victoria de un partido cuya influencia islamista le ha ganado la enemistad declarada por parte de las élites laicas, el ejército y la justicia del país. 'Se ha abierto una página nueva y muy limpia ante Turquía. El AKP estará de nuevo en el Gobierno para los 74 millones de turcos, no solo de los que votaron al AKP', declaró Erdogan desde el balcón de la sede del partido.

'La época de las bandas golpistas ha quedado atrás', declaró el jefe del Gobierno turco en alusión a las pasadas intervenciones militares en el país.Recientemente el AKP ha sobrevivido varios intentos por parte de la justicia de declarar ilegal a la formación, supuestamente porque persigue una agenda de islamizar la república que tiene una Constitución de marcado carácter laico, a pesar de que el 94% de los turcos son musulmanes.

El primer ministro también tenía un mensaje para el resto del mundo al hacer constar que la victoria del AKP era una contribución 'a la paz, la justicia y la estabilidad en su región y el mundo'.  Efectivamente, con Erdogan Turquía ha aumentado considerablemente su poder en la región y en la esfera internacional, donde suele aliarse con otras potencias en auge como Brasil.