Público
Público

Un escándalo de escuchas mina al rival de Brown

El jefe de prensa de Cameron dirigió un diario sensacionalista que pinchó cientos de móviles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La maquinaria de los escándalos en Reino Unido ha vuelto a ponerse en marcha, y esta vez son los conservadores y el grupo de comunicación más poderoso del país los que están en la difícil situación de tener que dar explicaciones. Por una vez, le toca al Gobierno de Gordon Brown ver cómo son sus rivales los que se desangran lentamente.

El diario The Guardian reveló este jueves los 'trucos sucios' realizados por el dominical sensacionalista News of the World, propiedad del grupo de empresas que dirige Rupert Murdoch. No es la ética periodística la que está en cuestión, sino la misma ley. El periódico pagaba a detectives privados, que obtenían de forma ilegal información confidencial sobre políticos, actores y deportistas. El método más empleado era el de pinchar los teléfonos móviles de las víctimas y obtener acceso a sus conversaciones y mensajes.

El líder tory, David Cameron, tiene un flanco muy vulnerable que proteger. Su director de comunicación, Andy Coulson, fue director adjunto, primero, y director después del dominical cuando se produjeron los hechos.

La mayor parte de la denuncia realizada por el periódico progresista proviene de la investigación de un caso de hace tres años, cuando Clive Goodman, periodista de News of the World, fue procesado y condenado por pinchar los teléfonos de tres funcionarios de la Casa Real. No era un caso aislado.

Según fuentes policiales, la red delictiva montada por el periódico de Murdoch obtuvo información sobre miles de móviles. Otro policía que conoce toda esa documentación calcula que los números pinchados pueden estar entre 2.000 y 3.000.

El viceministro de Interior anunció en el Parlamento que la Policía estaba analizando el artículo. A última hora de la tarde, Scotland Yard comunicó que no era necesaria una nueva investigación porque no había datos nuevos. Un alto cargo policial dijo que Goodman vigiló a 'centenares de personas', pero que sólo llegó a interferir los teléfonos de un número muy reducido de ellas.

¿Por qué no se ha sabido nada hasta ahora? News Corporation, el grupo de Murdoch, tiró de talonario cuando varias demandas estaban a punto de sacar a la luz sus métodos ilegales. Pagó hasta un millón de libras para conseguir que los demandantes retiraran la denuncia en tres casos antes de que se dictara sentencia.

El pacto garantizaba la confidencialidad, pero eso no explica cómo la Policía no llegó a actuar ni por qué no avisó a las personas cuya intimidad había sido violada. Se sospecha que, con la retirada de la demanda, la Policía prefirió no seguir investigando para no provocar la furia de The Sun y News of The World, los medios sensacionalistas del imperio empresarial de Murdoch, conocidos por no tener piedad con sus enemigos.

Varios políticos laboristas se apresuraron ayer a exigir a Cameron que destituya a Coulson, que no es un simple jefe de prensa, sino el responsable de toda la estrategia de comunicación de los tories.

La primera reacción del líder conservador fue la de defender a su subordinado. Se agarró al hecho de que Coulson dimitió como director del dominical tras el procesamiento de Goodman. 'Sabía de su dimisión antes de ofrecerle el puesto. Pero creo en dar segundas oportunidades a la gente. En su función actual, ha hecho un excelente trabajo y de la forma más correcta posible', dijo ayer a la cadena BBC.

Entre los laboristas que exigen el cese del asesor, hay algunos que tienen sobradas razones para estar enfadados. Es el caso del ex viceprimer ministro John Prescott, que fue atormentado por los tabloides cuando se supo de su aventura con una secretaria. 'Todas las mujeres que trabajaban en la oficina recibieron llamadas de la prensa en sus móviles personales. Todos estábamos absolutamente perplejos de cómo podían haber conseguido todos y cada uno de los números personales', explicó Prescott.

Lo mismo dijo Simon Hughes, del partido liberal demócrata. En su caso, el acoso se produjo cuando anunció públicamente en 2006 que era homosexual y sus llamadas personales quedaron comprometidas.

Los nombres de las víctimas conocidas revelan que News of the World no discriminaba por ideología o profesión. Entre los afectados, hay políticos de los tres principales partidos, incluido el actual alcalde de Londres, el conservador Boris Johnson. Y la modelo Elle MacPherson. Y la actriz Gwyneth Paltrow, por cometer el pecado de tener un hijo.