Público
Público

Escapan cuatro presos de una cárcel de Bagdad, dos de ellos cabecillas de Al Qaeda

La cárcel de Camp Cropper estaba controlada hasta hacía una semana por las fuerzas americanas. No es la primera vez que se produce una fuga de presos de la organización terrorista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las autoridades iraquíes anunciaron hoy la huida de cuatro presos, dos de ellos dirigentes de Al Qaeda, de la cárcel Camp Cropper en Bagdad, cuyo control fue entregado la semana pasada por el Ejército de EEUU al gobierno del país árabe.

La televisión estatal Al Iraqiya, que citó un comunicado del Ministerio de Justicia, explicó que dos de los reclusos, que escaparon el martes pasado, son cabecillas de Estado Islámico de Irak, un conglomerado de grupos terroristas encabezado por Al Qaeda.

Uno de los fugados era el autoproclamado ministro del Interior del Estado Islámico de Irak, mientras que otro era el de Finanzas. Ambos son considerados criminales peligrosos.

Por su parte, una fuente del ministerio de Justicia iraquí (que no reveló su nombre), dijo a Al Iraqiya que la huida de los presos ha coincidido con la desaparición del nuevo director de Camp Cropper, Omar Jamis, designado por las tropas de EEUU cuando traspasaron el control de la cárcel al gobierno de Irak.

En esa prisión, rebautizada por las autoridades iraquíes como cárcel de Al Karj, se encuentran altos cargos del régimen del fallecido presidente iraquí Sadam Husein.

Situada en el oeste de Bagdad, su control fue transferido a las autoridades de Irak en cumplimiento con el pacto de seguridad firmado entre EEUU y el país árabe que estipula el repliegue total estadounidense para finales del 2011.

Según ese pacto, se reducirá a partir del próximo mes el número de efectivos estadounidenses desplegados en Irak de 140.000 a 50.000.

No es la primera vez que varios reclusos se fugan de una cárcel iraquí. Una de las fugas más numerosas ocurrió el pasado 23 de septiembre cuando dieciséis reos, la mayoría dirigentes de Al Qaeda, escaparon de la cárcel de Tikrit, 180 kilómetros al norte de Bagdad.