Publicado: 02.08.2015 13:46 |Actualizado: 02.08.2015 15:08

Una escisión talibán dice que el
nuevo líder envenenó al mulá Omar 

El grupo Fidai Mahaz apunta a una conspiración para aupar al poder a Mansur. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
mula omar

El mulá Omar, fallecido líder talibán.

Fidai Mahaz, un grupo escindido de los talibanes, ha asegurado que el líder talibán, el mulá Omar, no ha muerto por una enfermedad sino que ha caído víctima de un envenenamiento, según ha informado la agencia de noticias local Jaama.

Esta escisión fue de las primeras formaciones en confirmar la muerte del mulá Omar y ahora ha asegurado que su fallecimiento es consecuencia de una conspiración para colocar como líder talibán al mulá Ajtar Mansur.

En un comunicado, el grupo ha dicho que el mulá Omar murió envenenado justo después de que decidiera abrir una oficina de enlace en Qatar, una decisión que le distanció del mulá Ajtar Mansur, que entonces era uno de sus lugartenientes



Fidaiz Mahaz sostiene que Mansur cambió la medicina de Omar por un veneno importado de Dubái para acabar con su vida paulatinamente. El líder talibán, según esta versión, murió tres días después de ingerir el medicamento envenenado.

El portavoz de esta escisión talibán, Qari Hamza, ha dicho que el mulá Omar murió hace dos años, en julio, y ha afirmado que hay pruebas que sustentan la acusación de que fue víctima de un envenenamiento por parte de Mansur y de Gull Agha.

La cadena de televisión paquistaní ha informado, por su parte, de que el mulá Abul Manan, hermano del fallecido Omar, se opondría a que el mulá Ajtar Mansur sea el nuevo líder supremo de los talibán y habría emplazado a sus compañeros de movimiento a mostrar su rechazo al nuevo jefe del denominado Emirato Islámico

Funeral a Omar en Pakistán

Precisamente en Pakistán, un 300 personas, entre ellas varias figuras políticas, han llorado este domingo la muerte del exlíder talibán en un funeral celebrado en Islamabad, tres días después de que Kabul anunciase su fallecimiento en 2013 en territorio paquistaní.

La ceremonia tuvo lugar entre fuertes medidas de seguridad en una mezquita del centro de la capital, donde se desplegaron unos 15 efectivos policiales y varios guardias armados de la autoproclamada ONG Jamaatud Dawa (JuD), considerada una organización pantalla del grupo insurgente Lashkar-e-Taiba (LeT) y organizadora del evento.

"Era nuestro héroe y ojalá pudiese ser como él. No tenía deseos de una vida lujosa, vivía en una casa de barro con una habitación. Vivía una vida simple de acuerdo a nuestro profeta", manifestó sobre el mulá Omar uno de los asistentes al funeral, Muhammad Farooq. Entre los presentes estaba el ex director general de los servicios secretos paquistaníes, Hamid Gul, recordó a Omar en su intervención como "un gran ser humano" y aseguró que "siempre seguirá vivo" porque su "misión" continúa.

Protestas en Kabul contra las negociaciones

Por otra parte, más de medio millar de personas, en su mayoría mujeres, se manifestaron en Kabul contra la violencia de los talibanes y el mulá Omar, y mostraron su rechazo a las negociaciones de paz entre el grupo insurgente y el Gobierno afgano.

En un acto sin precedentes en la capital afgana, los asistentes portaron pancartas en las que se podían leer eslóganes como "Tratar con los talibanes es una traición a la nación afgana" o "Los talibanes son secuaces de Pakistán y EEUU".

Además, exhibieron fotografías de víctimas de atentados de la formación y también de su exlíder, cuya muerte en 2013 fue anunciada el miércoles por el Ejecutivo afgano, con una bandera paquistaní en la frente y los colores de "las barras y estrellas" en su turbante.