Publicado: 26.11.2013 11:39 |Actualizado: 26.11.2013 11:39

Una Escocia independiente mantendría la libra, la monarquía y seguiría en la UE

El ministro principal, Alex Salmond, asegura que tendría sus propias fuerzas de defensa y recaudaría sus propios impuestos. Un informe de 670 páginas busca convencer a los escoceses de votar por la secesión, pero las encuestas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un Escocia independiente mantendría la libra británica como moneda, a la reina y seguiría siendo miembro de la Unión Europea, pero tendría sus propias fuerzas de defensa y recaudaría sus propios impuestos, ha explicado este martes el ministro principal escocés, Alex Salmond, en el informe que sustenta sus planes independentistas para este territorio.

En el White Paper (Libro Blanco), de 670 páginas y que busca convencer a los escoceses de que voten a favor de la independencia en el referéndum del 18 de septiembre del próximo año, Salmond asegura que no será necesario subir los impuestos si Escocia rompe su unión con Inglaterra de 306 años. "Sabemos que tenemos a las personas, las capacidades y los recursos para hacer a Escocia un país más exitoso", ha defendido Salmond.

El ministro principal, líder del Partido Nacional Escocés (SNP), ha dejado claro que los impuestos escoceses no se gastarán en programas nucleares y que los misiles nucleares de Reino Unido serán retirados de Escocia. "La independencia pondrá a los ciudadanos de Escocia a cargo de nuestro propio destino", ha asegurado. "La independencia pondrá a los ciudadanos de Escocia a cargo de nuestro propio destino", ha asegurado. El SNP espera que el documento  sirva para ganarse a los más escépticos, ya que los sondeos sitúan por detrás a los independentistas de cara a la referéndum, y aclarar las dudas que la eventual independencia plantea para los ciudadanos.

Durante la presentación del Libro Blanco, titulado El futuro de Escocia: tu guía para una Escocia independiente, Salmond ha defendido que "este es el proyecto más exhaustivo para un país independiente publicado hasta ahora, no solo para Escocia". Además, según informa la BBC, ha añadido que "es una declaración de misión y una propuesta para el tipo de país que deberíamos ser y que este gobierno cree que podemos ser". "Nuestra visión es una Escocia independiente que recupere su lugar como un miembro igual de la familia de naciones, sin embargo, no buscamos la independencia como un fin en sí mismo, sino como un medio para cambiar Escocia para mejor", ha asegurado el ministro principal.

A falta de menos de un año para la consulta, buena parte de los cinco millones de escoceses se muestran aún indecisos. El último sondeo, publicado esta semana por el Sunday Times, apunta a que la brecha se ha reducido, con un 47% en contra de salir de Reino Unido, un 38% a favor y un 15% indeciso. Los tres principales partidos políticos en Reino Unido se han pronunciado en contra de la independencia, advirtiendo de que Escocia estará en una situación económica peor y no será capaz de defenderse o de proyectar poder en la escena internacional como lo es dentro de Reino Unido.

Por su parte, el secretario de Estado del Tesoro del Reino Unido, Danny Alexander, ha asegurado que la independencia de Escocia podría incrementar la presión fiscal sobre cada ciudadano en hasta 1.000 libras esterlinas (1.193 euros) anuales.  El responsable del Tesoro aseguró que la salida de Escocia del Reino Unido obligaría al nuevo país a subir los impuestos o a reducir el gasto, o quizás ambas, para crear una economía sostenible durante los próximos 50 años, según recoge un informe del Instituto de Estudios Fiscales (IFS).En opinión de Alexander, el contenido de ese estudio presenta "una advertencia muy seria" respecto a los motivos por los que Escocia no debe "ir por su cuenta".

Un portavoz del Ministerio escocés de Finanzas ha calificado las opiniones de Alexander de "apresuradas y llenas de pánico" y dijo que demuestran el "nerviosismo" que reina en la campaña del "no" a la independencia.

El documento, titulado El futuro de Escocia. Su guía para una Escocia independiente, presentado por el ministro principal escocés, el nacionalista Alex Salmond, tiene 670 folios y responde a 650 preguntas sobre cómo será Escocia si triunfa el en el referéndum sobre la escisión que se celebrará el 18 de septiembre de 2014. Estos son los puntos más relevantes del texto:

.- Escocia será un país independiente el 24 de marzo de 2016, siempre que los votantes aprueben la separación en el plebiscito.

.- Escocia conservará la libra y no buscará entrar en la eurozona.

.- El Banco de Inglaterra será la entidad de préstamo de último recurso.

.- Se mantendrá a la reina Isabel II como jefa de Estado.

.- Escocia continuará como miembro de la Unión Europea (UE).

.- Escocia retirará los misiles nucleares Trident de su territorio en los primeros 10 años tras la independencia.

.- Escocia espera ahorrar 119.000 millones de euros con la retirada de las armas nucleares.

.- Escocia tendría sus propias fuerzas armadas. Se espera que aumente su defensa al pasar de los 7.500 uniformados de su fuerza regular a 15.000 en los diez primeros años tras obtener la independencia, y de 2.500 a 5.000 en los de reserva.

.- No habrá un aumento de los impuestos a los ingresos.

.- Se ampliarán las ayudas para el cuidado de los menores de cuatro años.

.- A partir de abril de 2016, los pensionistas del nuevo Estado recibirán una pensión de 8.320 libras (9.900 euros) anuales.

.- El salario mínimo aumentará al ritmo del coste de vida.