Público
Público

Escocia presenta la hoja de ruta para su independencia

Salmond propone un plan para el referéndum conciliador con los deseos del Gobierno británico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno autónomo escocés, Alex Salmond, presentó su plan para el referéndum sobre la independencia de Escocia. El proyecto se aviene, sustancialmente, al propuesto por Londres en lo que respecta al enunciado de la pregunta que determinará el resultado de la consulta. Votarán los ciudadanos residentes en Escocia e incluidos en el censo electoral, al margen del lugar de nacimiento. El interrogante sobre quién votará fue uno de los interrogantes despejados. El otro es la formación de una fuerza militar (Scottish Defence Force) en el caso de que el resultado sea favorable.

El Partido Nacional Escocés (SNP) se ha mostrado conciliador, haciendo varias concesiones al Gobierno británico. La pregunta podría ser: '¿Está usted de acuerdo con que Escocia sea un país independiente?'. Londres quiere que se plantee así porque las encuestas apuntan a que la respuesta sería contraria a la independencia. Pero el Ejecutivo escocés ha abierto un periodo consultivo hasta el 11 de mayo para su propuesta y la pregunta final todavía está por decidir. También está en el aire incluir una segunda cuestión sobre el poder del Parlamento autonómico.

'Esta será la decisión más importante que tomaremos los escoceses en 300 años y, por consiguiente, el referéndum se debe hacer de forma ordenada, justa y clara', dijo Salmond ante el Parlamento de Edimburgo. En los próximos días, se abrirán los contactos con Londres para concretar lo que ahora son proyectos. El SNP, con 69 de los 129 diputados autonómicos, acepta que la Comisión Electoral británica regule el desarrollo del referéndum y propone el voto para los jóvenes de 16 y 17 años. 'Tu Escocia, tu referéndum' será el lema de la campaña.

Lo que tiene claro el SNP es el calendario. En el 2013, el Parlamento aprobará la legislación para el referéndum de otoño del 2014, en el que podrá decidirse que Escocia tenga en 2016 su primer Parlamento ajeno a Reino Unido. La jefatura del Estado, eso sí, seguirá en manos de la monarquía.