Publicado: 09.01.2014 10:08 |Actualizado: 09.01.2014 10:08

España acoge una reunión de la oposición siria para promover el fin de la violencia

Unos 150 opositores sirios se reúnen en Córdoba con el apoyo del Ministerio español de Asuntos Exteriores para sumar esfuerzos por un proceso de transición que desemboque en una solución política al conflict

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Córdoba acogerá una reunión interna de opositores sirios que pretende impulsar la cohesión de los sectores más moderados dentro de este fragmentado grupo. Quieren una solución al conflicto en el país y preparar la etapa de transición que deberá venir luego.

Los 150 opositores sirios, que viven en su mayoría en Turquía, Jordania y Damasco, se reúnen hoy y mañana a puerta cerrada en el Parador de Córdoba con la idea de dialogar y buscar puntos de consenso frente a los retos de la situación actual en Siria. Se espera que puedan crear un documento en el que podrían pedir el fin de la violencia, el acceso de la ayuda humanitaria en el país y la liberación de los detenidos, según informan fuentes diplomáticas, que han reiterado que España apoya y promueve una solución política y negociada al conflicto. El encuentro se prolongará hasta el viernes y lo apoyan el Gobierno, la Universidad de Córdoba y el Servicio Europeo de Acción Exterior.

Entre los participantes hay quienes se sienten representados por la Coalición Nacional y otros que no, de manera que España ve el encuentro como una oportunidad para que aquellas fuerzas integradas en la Coalición, que aglutina sobre todo a la oposición en el exilio, estrechen sus contactos con otros representantes de la oposición y vayan forjando consensos.

Según señalan las fuentes, España no moderará ni intervendrá en los debates, solamente se ha prestado a facilitar la logística para que este encuentro, iniciativa de los propios sirios, pudiera celebrarse. Así, las conclusiones que salgan de la reunión comprometerán tan solo a los opositores sirios.

Esta reunión se celebra apenas quince días antes de la conferencia de paz convocada en Ginebra entre el régimen de Bashar al Assad y la Coalición Nacional de Fuerzas de la Oposición y la Revolución Siria. Está previsto que el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, inaugure la reunión que tiene un coste de unos 250.000 euros y el secretario de Exteriores, Gonzalo de Benito, la clausurará al día siguiente.

El Gobierno de Mariano Rajoy ha establecido varias líneas rojas. En primer lugar, que este encuentro no vaya contra la conferencia de Ginebra ni contra la Coalición Nacional, ya que la reunión pretende "sumar" a los esfuerzos internacionales para poner fin a un conflicto que ha dejado por el momento más de 100.000 muertos según la ONU, aunque recientemente el Observatorio Sirio de Derechos Humanos elevó la cifra de fallecidos a más de 130.000 y más de 2,5 millones de refugiados. El segundo requisito impuesto por España ha sido vetar la reunión a elementos yihadistas.

Han sido los propios sirios los encargados de decidir sobre el listado de participantes. Y, aunque ha habido contactos con el Frente Islámico, no tendrán representación en Córdoba. Habrá representantes de la Coalición Nacional (Mohamed Kamel Labwani, uno de sus fundadores, y Ayad Kudsi, vicepresidente de la misma), pero también del Ejército Libre Sirio (Mohamad Fares); de formaciones minoritarias como el Partido del Desarrollo Nacional (Mohamed Barmo) o de los comunistas (Mansur Atasi). Aunque serán minoría, también participarán algunas mujeres como Bahia Mardini.