Público
Público

España advierte a Siria por el acoso a opositores

Exteriores convoca al embajador tras la persecución a activistas en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ministerio de Exteriores elevó ayer el tono contra el régimen sirio y su delegación diplomática en España. El detonante fue la publicación, hace tres semanas, de un informe de Amnistía Internacional que denunciaba una campaña de acoso contra los opositores sirios en España por parte de funcionarios de la Embajada del país árabe en Madrid.

El director general por el Mediterráneo, Magreb y Oriente Próximo, Juan González-Barba, se reunió ayer con el embajador sirio en España, Husamedin Alaa, para expresarle su 'preocupación' y 'rechazo' por las 'reiteradas denuncias' del documento y para advertirle de posibles represalias diplomáticas.

Amnistía recoge los casos de 30 activistas que se han manifestado contra el régimen de Bashar al Asad en ocho países, entre ellos España, con seis testimonios. Los opositores aseguran en el informe haber sufrido agresiones, amenazas contra ellos y familiares suyos en Siria y un sinfín de trabas burocráticas por parte de las autoridades sirias.

En la reunión, González-Barba instó al embajador a 'poner fin' a cualquier actividad del personal diplomático que viole los derechos de los manifestantes y su 'libertad de reunión y expresión', según un comunicado de Exteriores. '[Alaa] ha sido advertido de que el Gobierno no dudará en adoptar las medidas oportunas ante acciones cometidas en territorio nacional por personal con acreditación diplomática o con estatus oficial, que vulneren el Convenio de Viena de 1961 sobre Relaciones Diplomáticas'.

El Gobierno tomará 'medidas oportunas' si las coacciones de la Embajada no cesan

Un portavoz de Exteriores explicó a Público que tras este encuentro se abre un 'momento de observación' para comprobar si 'las prácticas [que denuncia el informe] se dejan de realizar'. 'Acosar a manifestantes vulnera la ley española', subraya. El portavoz aseguró, además, que la reunión con el embajador no se produjo antes porque se estaban 'comprobando' las acusaciones de Amnistía, a las que Exteriores da 'credibilidad'.

El comunicado del Ministerio no especifica si dichas 'medidas oportunas' podrían suponer la expulsión del embajador sirio en España o la retirada del embajador español en Damasco, como acaba de hacer EEUU con el suyo.

Para Mazen Yaghi, un periodista sirio de 35 años que ha participado activamente en las protestas frente a la Embajada en Madrid, la reacción española llega 'tarde'. 'Han tardado mucho. EEUU detuvo a un funcionario de la Embajada. Además, sabían que hace dos meses presentamos una denuncia en la Audiencia Nacional con casos de amenazas físicas y verbales', asegura en conversación telefónica desde Bruselas. El periodista ha huido a Bélgica para tratar, sin éxito, de renovar su pasaporte, que expira en enero.

'Público' denunció hace tres semanas las amenazas contra opositores en Madrid

Yaghi, que residía en España desde 2003, abandonó el país después de que el Centro Cultural Sirio lo acusara de robar dinero del Tesoro sirio. Yaghi explicó a este diario a principios de octubre que personal de la Embajada tomaba fotografías y vídeos de los manifestantes en Madrid para 'chantajearles'. 'Nada ha cambiado afirmó ayer a Público. Hace diez días unos opositores vieron cómo les grababan. También lo vieron los agentes de la Policía española que vigilan el edificio, pero cuando les pidieron si podían dar su testimonio para una denuncia, se negaron. Son gente peligrosa. Pido que nos tomen más en serio'.

El informe de Amnistía relataba los casos de otros opositores en España. Por ejemplo, personas que fueron advertidas de que no podrían renovar sus pasaportes hasta que dejaran de manifestarse o familiares suyos que fueron detenidos, uno de ellos incluso torturado, en Siria.

Este diario trató ayer de ponerse en contacto con personal de la Embajada siria en Madrid, sin obtener respuesta alguna. La Embajada calificó, el pasado día 7, el informe de Amnistía de 'acusaciones sin fundamento e invenciones y mentiras promovidas para fines políticos'.