Público
Público

España defiende una política integradora de la población gitana

La expulsión de los gitanos por parte de Francia y el enfrentamiento con la UE acapara casi todo el interés del Consejo Europeo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En la agenda estaba previsto que en el Consejo Europeo que se se celebra este jueves en Bruselas los jefes de Gobierno y de Estado de la UE hablaran de economía y de las relaciones con los socios estratégicos, pero la polémica expulsión de gitanos rumanos y búlgaros por parte de Francia y el enfrentamiento con la UE acapara casi todo el interés mediático.

Aunque está previsto que la cuestión de los gitanos se aborde durante el almuerzo, en la que cada mandatario podrá dar su opinión, Nicolas Sarkozy fue el foco de atención esta mañana. De hecho comentó con el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, el asunto de las expulsiones: ambos conversaron durante varios minutos al inicio de la reunión de los 27 jefes de Estado y de Gobierno de la UE.

La cuerda entre París y Bruselas se tensó después de que el martes la comisaria europea de Justicia, Viviane Reding, anunciara que pediría que la Comisión iniciara un procedimiento de infracción contra Francia por no respetar las normas comunitarias sobre libre circulación de ciudadanos comunitarios y discriminación. A Francia no le gustó el 'tono' de las declaraciones de la comisaria, que comparó las expulsiones de gitanos con las deportaciones de judíos por parte de los nazis en la Segunda Guerra Mundial. La comisaria ya se disculpó ayer.

También se refirió al asunto el  presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, quien respaldó la respuesta de la Comisión Europea (CE) ante la expulsión de gitanos en Francia, pero llamó a las partes a reducir la 'tensión'. Preguntado por el cruce de declaraciones entre Viviane Reding, y el Gobierno francés, Buzek abogó por evitar una 'retórica inflamatoria'.

'La Comisión es la guardiana de la legislación y de los tratados. Ha iniciado un procedimiento (contra Francia) y esa es la mejor solución', opinó el presidente de la Eurocámara, institución que la pasada semana aprobó una resolución impulsada por el centroizquierda en la que exigía a las autoridades francesas la suspensión inmediata de las expulsiones.

Buzek —miembro del Partido Popular Europeo (PPE) al que también pertenece el presidente francés, Nicolas Sarkozy— evitó hoy repetir ese llamamiento, pero subrayó que Bruselas está en su derecho de intervenir para garantizar que se respetan las normas comunitarias sobre libre circulación y contra la discriminación.

El ex primer ministro polaco hizo especial hincapié en la necesidad de abordar la situación de los gitanos y de otras minorías como un problema común para toda la Unión Europea.

'Los ciudadanos no distinguen entre gitanos, polacos viviendo en minoría en Irlanda, turcos viviendo en Alemania o alguien de Argelia que está en Francia', explicó.

Zapatero, todavía no se ha pronunciado sobre la polémica expulsión de gitanos rumanos y búlgaros de Francia —lo hará durante la comida—, pero fuentes del Ejecutivo destacaron  la política española en favor de la integración de ese colectivo.

'La política de defensa de los derechos humanos no tiene ambigüedades', subrayaron estas fuentes al comentar uno de los asuntos que está centrando la atención del Consejo Europeo que se celebra en Bruselas, aunque no está oficialmente en la agenda de la reunión.

España, insistieron las fuentes, ha puesto en marcha y defiende políticas activas de integración para evitar discriminaciones.

Pese a las acusaciones cruzadas entre París y Bruselas, el presidente del PE aseguró que la 'buena atmósfera' de la cumbre de hoy no está amenazada.