Publicado: 21.12.2014 09:30 |Actualizado: 22.12.2014 10:57

“España tiene que encabezar las presiones de la UE contra el régimen de Obiang”

Andrés Esono, líder del principal partido de la oposición en Guinea Ecuatorial, da por muerto el proceso de democratización empezado en 1991 y emplaza al Gobierno de Rajoy a implicarse en la búsqueda de soluciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Andrés Esono, secretario general del CPDS

Andrés Esono, secretario general del CPDS

MADRID.- Andrés Esono, de 52 años y natural de Añisok (Guinea Ecuatorial) es el secretario general del partitdo por la Convergencia Para la Democracia Social, el principal opositor al régimen dictatorial de Teodoro Obiang en Guinea.

Esono insiste en que la única vía para democratizar Guinea es el diálogo y pide ayuda a España para liderar las presiones diplomáticas contra Obiang. El relato del líder de los socialistas guineanos cartografía una patria tomada por los militares y asolada por la corrupción y la pobreza.



¿Cómo es ser un opositor al régimen de Obiang?

Ser opositor en Guinea es una aventura peligrosa. Como en todas las dictaduras, los que luchan por las libertades y los derechos son perseguidos. Ser opositor en Guinea significa ser marginado y perseguido. El opositor vive una situación de inseguridad permanente. Te pueden detener en cualquier momento. Te puede pasar en tu casa, en la calle o en uno de los muchos controles militares que hay.

El régimen no se conforma con perseguirte, te intenta dejar sin empleo y sin derechos. Buscan aislarte de tu entorno, de tu familia, de tus amigos. Todos los que están a tu alrededor están amenazados. La dictadura ha sembrado tanta discordia que la relación política es más importante que la relación familiar. Alguien que quiere trabajar y vivir tranquilo en muchas ocasiones tiene que abandonar a su amigo o a su hermano opositor. Parece mentira, pero es así. Esta es la vida del opositor en Guinea.

¿Cómo ve la situación política de Guinea actualmente? ¿El proceso de democratización que se inició en 1991 está muerto?

El proceso ha sido muy tímido y hasta ahora no se ha concretado en nada. Es verdad que fueron legalizados los partidos políticos, pero el régimen lo hizo para tener una oposición meramente testimonial, sin capacidad para amenazar su poder. Su objetivo era hacer ver que había democracia y pluralidad de partidos, pero es todo fachada. Hay 13 partidos, pero el único verdaderamente de oposición es el nuestro. En Guinea no hay sociedad civil. No hay espacio para que los ciudadanos puedan desenvolverse al margen del partido en el poder.

Los otros partidos forman una coalición permanente con el partido en el poder. Una coalición que no necesitan para ganar las elecciones, sino para hacer ver que hay pluralidad de partidos, es mera apariencia. Desde que inició el proceso se han celebrado en torno a quince elecciones en las que el partido de Obiang gana o dice ganar con entre el 95% y el 99% de los votos.

¿Y no hay observadores internacionales en esos comicios?

No. Solo los que Obiang invita. Están pagados por él y les controla. Siempre hacen el mismo informe diciendo que todo ha salido bien. En todos esos comicios, la oposición solo ganó en las elecciones municipales del 95 porque hubo observadores no solo el día de la votación, sino en todo el proceso electoral, desde la precampaña. Yo diría sólo que fue limpio solo en torno al 70%, y aún así, la oposición arrasó completamente. Cuando el régimen lo vio, eliminó la participación de la comunidad internacional.

¿Las elecciones son un fraude entonces?

El partido del Gobierno, para intimidar, hace a sus militantes votar públicamente para saber qué vota cada uno. El que se atreve a votar otra cosa queda señalado como opositor, con todo lo que eso conlleva. Además, también existe el voto familiar, en el que el padre de familia vota por todos sus hijos menores de edad, incluso por los que están en el extranjero. El partido en el poder, sobre todo en las zonas rurales, paga a las familias una cantidad por cada familiar inscrito en el censo electoral. Por ello, muchas veces hay muertos que votan. En estas condiciones se hacen las elecciones. Y por eso Obiang gana.

Entonces, no es que haya fracasado el proceso, es que en realidad nunca hubo intención de democratizar…

"Los derechos humanos son violados sistemáticamente en Guinea"


La situación está así, los derechos humanos son violados sistemáticamente en Guinea. El régimen va al extranjero y secuestra opositores. Sobornan a policías de países limítrofes con los recursos del país para poder hacerlo. En 2010 trajeron a cuatro exiliados y los fusilaron tras un juicio militar sin ningún tipo de garantías.

Es llamativo que un país pequeño, con recursos y sin conflictos bélicos activos como Guinea Ecuatorial tenga tantos exiliados. ¿Esto por qué sucede?

Por la pobreza y la falta de libertades. Guinea es el tercer productor de petróleo del África subsahariana. Tiene menos de 800.000 habitantes y esos inmensos recursos no llegan al pueblo. Guinea tiene un índice de desarrollo humano muy bajo y la mayor brecha entre la renta per cápita y el índice de desarrollo humano.

Si el dinero no va a la gente, ¿a quése destina?

"Guinea puede ser el país más corrupto de África"

Obiang se ha embarcado en la construcción de grandes infraestructuras y edificios. Muchos hoteles. Ha hecho enormes puentes sobre los cuales no pasan ni veinte coches al día. Ha construido una ciudad que se llama Sipopo con 52 palacios para celebrar la cumbre africana allí y que cada jefe de Estado tuviera el suyo. Ha ido al corazón de la región continental a construir una ciudad en plena selva. Una obra faraónica que no es viable. En los últimos diez años no se ha construido una sola escuela pública en el país, pero se han hecho en torno a 50 cuarteles militares. En Bata, la ciudad más grande en cuanto habitantes, hay 38 centros de secundaria de los que solo cuatro son públicos. Guinea puede ser el país más corrupto de África. La familia de Obiang se reparte todos los sectores económicos

¿Por qué hay tanto centro privado? ¿Se privatizan los servicios públicos?

Hay tanto centro privado porque muchas familias forman asociaciones y crean sus propias escuela. Es una chapuza con profesores mal formados y mal pagados. Es la educación que tenemos, la que la gente se proporciona a sí misma. Mientras, Obiang financia universidades en el extranjero. Hay una universidad en Benin que lleva su nombre. No hay política educativa para formar a los guineanos. Eso explica en parte la subida de la violencia callejera.

Cuando vas a un hospital en Guinea lo más probable es que te mueras. El Gobierno ha construido recientemente tres centros médicos que se llaman La Paz. Son para millonarios. Sólo pasar una noche hospitalizado, sin ningún tipo de tratamiento, cuesta 200 euros. El salario mínimo de un guineano no llega a 150 euros.

Han construido miles de viviendas, pero no están repartidas porque los precios no son asequibles para la población. Esas casas están vacías y son ellos mismos los que se las quedan para alquilárselas a los trabajadores extranjeros. Los ciudadanos no pueden acceder a ellas. Por eso, el chabolismo está aumentando enormemente en las ciudades importantes.

El retrato que usted hace de Guinea encuentra ciertos paralelismos, salvando las distancias, con el saqueo de los servicios públicos que ha tenido lugar en España en los últimos años

No lo veo así. Las distancias son abismales. En España la corrupción es un delito, es algo que la sociedad reprocha. En Guinea los corruptos son héroes y no hay tribunales de justicia que se atrevan a juzgarles, actúan con total impunidad. En España la pagas si te pillan. Además, las cantidades saqueadas son bastante mayores en Guinea.

Pero ambos países sí se parecen en que la corrupción y la crisis económica que han generado mucho descontento

La producción de petróleo está bajando desde 2010 y los expertos indican que no se volverán a recuperar los picos de producción de años anteriores. A eso hay que añadir la bajada del precio del petróleo. Por eso hay una crisis tan fuerte ahora mismo en Guinea. El despilfarro de obras que no se hicieron pensando en el interés general sino en desviar dinero. En Guinea cuando uno se hace ministro, siendo pobre, en un año ya es multimillonario. El sector de petróleo nunca ha creado empleo masivo, la gente trabajaba en las empresas inmobiliarias. Ahora, con la crisis, las empresas despiden masivamente a los trabajadores.

En cualquier momento puede haber un estallido social en Guinea. La gente está harta del régimen de Obiang y de su familia. Antes aguantaban porque podían alimentar a su familia. Ahora, si al descontento político le sumas el económico, en cualquier momento puede estallar la situación.

El pasado mes de noviembre Obiang convocó una mesa de diálogo para tratar los problemas del país junto a la oposición. ¿Cómo fueron las reuniones?

Obiang no respeta la democracia, solo respeta el poder de las armas

Nosotros pensábamos que mediante el diálogo podríamos evitar esta deriva, pero Obiang no lo ha querido así. El país está tomado por los militares. Están en todas partes y a todas horas. Obiang no respeta la democracia, solo respeta el poder de las armas. Convocó la mesa de cara a la galería. Todo se hizo a su manera. Las condiciones que exigíamos, una serie de gestos de buena voluntad recogidos en el Manifiesto de Madrid para que el proceso fuera creíble, no se cumplieron.

Pedimos que la mesa de diálogo estuviese moderada por agentes de relevancia política internacional. Obiang convocó una mesa de diálogo en la que era juez y parte. Éramos parte de la mesa, pero no podíamos proponer temas de discusión. Lo hizo para maquillar la imagen del régimen y decir que hay diálogo con la oposición. El segundo día abandonamos la mesa.

Y aún así, Obiang ha conseguido difundir el mensaje de que “se reunió con la oposición”

Los medios de comunicación en Guinea están al servicio exclusivo del partido del Gobierno. La intervención de la oposición en los medios está completamente bloqueada, no se puede dar otra versión. Nos hicimos con una radio en 2008 y 30 efectivos armados asaltaron nuestra sede. Y eso que la ley dice que los partidos políticos tienen derecho a acceder a los medios de comunicación públicos. No nos dejaron tener ni uno propio.

Una vez comprobado que Obiang no quiere dialogar, ¿qué dirección debe tomar la estrategia de los que luchan por llevar la democracia a Guinea?

La vía es el diálogo sincero que permita acuerdos que den lugar a una alternancia de partidos en el poder. No hay otra salida. La comunidad internacional podría hacer mucho, lo que pasa es que no quiere. Estamos hablando de un país dirigido por corruptos que guardan sus fortunas en occidente. Tienen mansiones en España, Francia o China, que ahora es su paraíso. España y la Unión Europea no pueden permitir que unos corruptos que matan a su pueblo de hambre campen sus anchas en sus territorios. España tiene que encabezar las presiones de Europa contra el régimen de Obiang.

¿Qué opinión le merece que Rajoy se reuniera recientemente con Obiang?

No está mal que le vea. Incluso estaría bien que se vieran más a menudo. La cuestión está en qué le dice. España tiene que decirle que la Unión Europea puede tomar medidas contra él. Si España encabeza la batalla yo creo que se pueden aplicar medidas que obligen a Obiang a cambiar.

¿Por qué España no da un paso adelante?

No sé que teme España en Guinea. No tiene grandes intereses económicos en España, creo que es una cuestión de una mala forma de hacer política exterior. Nos gustaría que España estuviera presente en Guinea y que se implicase en la búsqueda de soluciones. Queremos que encabece esta lucha desde Europa, que presione. Yo mismo se lo pediré personalmente tanto al Gobierno como a Pedro Sánchez, con el que tendré una reunión.

¿Los países desarrollados no ayudan lo suficiente a los más pobres? ¿Cómo valoras la respuesta de occidente sobre el brote de ébola que azota África Occidental?

No es suficiente lo que se está haciendo. Hemos visto que cuando los casos han empezado a afectarles se han movilizado más. Dos o tres enfermos en Europa han causado más revuelo que los más de 6.000 muertos de África. Los países occidentales tienen recursos para hacer más.

El Gobierno de Guinea Ecuatorial ha aceptado asumir la organización de la organización de la Copa de África de fútbol entre enero y febrero. Esto provocará la afluencia de un gran número de visitantes al país. ¿Está Guinea preparada para responder a un posible caso de ébola?

Esa copa la tenía que organizar Marruecos, pero pidió un aplazamiento del torneo para ver si se controlaba la expansión del virus. En las circunstancias actuales, un campeonato de estas características conlleva un riesgo terrible. La Confederación Africana de Futbol (CAF) denegó la petición de Marruecos e intentó llevar la copa a países más avanzados que Guinea a nivel de infraestructura sanitaria como Argelia, Egipto, Sudáfrica y Angola. Guinea era su última opción. Con la situación sanitaria del país, un solo caso de ébola puede provocar una catástrofe de dimensiones continentales. Este torneo da muestras de cómo Obiang dirige el país. En los presupuestos no aparecen los gastos de organización de la Copa de África. Hemos pedido a la población que boicotee el torneo y que no vaya a los estadios.