Público
Público

España, Eslovenia, Chipre y Grecia, única barrera a la derecha en la UE

La derrota de los socialistas en Portugal reduce aún más el número de Ejecutivos de izquierdas entre los 27

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La derrota de los socialistas ayer en las elecciones de Portugal ha dejado a España y Grecia como los máximos exponentes de la Unión Europea con Gobiernos de izquierda.

Eslovenia y Chipre cuentan también con Ejecutivos progresistas, pero la tendencia al alza de la derecha entre los 27, como ya demostraron las elecciones al Parlamento Europeo de 2009, sigue confirmándose.

De hecho, la caída del gobierno laborista de Gordon Brown en Reino Unido en las elecciones de mayo de 2010 rompió con 13 años de laborismo al frente del país y dejó al presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, como el líder socialista con más peso en la UE.

Zapatero está acompañado por el primer ministro griego, Giorgos Papandreu, cuyo Gobierno está fuertemente debilitado por la delicada situación económica, y los líderes de Eslovenia, Borut Pahor, y de Chipre, Dimitris Christofias. No obstante, en éste último país, la derecha arrebató la mayoría en el Parlamento hace dos semanas, con lo que podría ser el siguiente Ejecutivo en tambalearse.  

Los cuatro países, además de Portugal, han sido las principales víctimas de la crisis financiera, que ya tumbó a los gobiernos progresistas en Bulgaria, Rumanía, Hungría y Lituania.

La extrema derecha se ha abierto hueco en países como Austria y FinlandiaTambién fue el caso de Irlanda, que en noviembre del año pasado tuvo que aceptar el rescate económico de la UE y convocar elecciones. El Gobierno de Dublín está en poder ahora de la derecha que gobierna en coalición con los laboristas.

Se trata de un caso especial como el de Austria , donde los socialdemócratas, liderados por Werner Faymann, gobiernan en coalición con los conservadores desde 2008. Ambas formaciones se unieron para hacer frente al fuerte avance de la extrema derecha en el país.

El dominio de los conservadores es patente en Francia, Alemania, Suecia, República Checa, Letonia, Eslovaquia, Malta e Italia, a pesar de la complicada situación judicial de Silvio Berlusconi.

En Bélgica, sigue estando en funciones como primer ministro el democristiano flamenco Yves Leterme, después de un año de infrucuosas negociaciones para formar un gabinete con mayoría suficiente.

Mientras que Finlandia permanece en manos de una coalición conservadora, a expensas de que se forme el nuevo ejecutivo tras el amplio avance de la ultraderecha en las elecciones del pasado mes de abril.

Por último, los liberales y democristianos, también de inclinación centrodeecha, llevan las riendas en Polonia, Dinamarca, Países Bajos, Luxemburgo y Estonia.