Publicado: 31.07.2014 10:59 |Actualizado: 31.07.2014 10:59

España evacúa a su embajador en Libia por motivos de seguridad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Ministerio de Asuntos Exteriores, en coordinación con los de Defensa e Interior, ha decidido evacuar temporalmente a su embajador en Libia, José Antonio Borgallo, así como al resto de personal acreditado en la delegación diplomática española en este país. Exteriores ha informado de esa decisión en un comunicado en el que explica que la evacuación se lleva a cabo ante "el agravamiento de la situación de seguridad en Trípoli" y señala que al frente de la embajada española queda un encargado de archivos.

El pasado martes, 29 de julio, ya hubo una evacuación de los españoles residentes en Libia que lo habían solicitado, así como de sus respectivas familias. A la segunda operación de evacuación se han sumado aquellos miembros de la colonia que así lo han solicitado tras un nuevo contacto con toda la colectividad española para reiterar la oferta de salida del país. Asimismo, se ha procedido a trasladar a España a ciudadanos de la Unión Europea y de otros países.

Todos ellos, un total de 28 personas de las que 16 son españolas y 12 extranjeras, según ha informado en otro comunicado el Ministerio de Defensa, llegarán a las 12:35 horas de hoy a la Base Aérea de Torrejón de Ardoz, en Madrid, en un avión T-10 del Ejército del Aire. De nuevo, como hace dos días, se ha utilizado un avión C-130 Hércules (T-10 en la denominación del Ejército del Aire) para hacer esta repatriación en una "operación relámpago".

El Ministerio que encabeza Pedro Morenés explica que la repatriación ha sido solicitada por el Departamento de Exteriores y ha sido Defensa el que la ha planificado y ejecutado mediante el Mando de Operaciones de la Defensa y del Ejército del Aire.

El avión C-130 del Ala 31 del Ejército del Aire con el que se ha efectuado la fase militar de la operación de evacuación despegó a las 4:30 horas de la pasada madrugada de la base aérea de Zaragoza con destino al aeropuerto de Mitiga, en Trípoli (Libia). Además de la tripulación, viajaban en él un equipo de seguridad del Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA) y un equipo sanitario de la Unidad Médica Aérea de Apoyo al Despliegue (Umaer) del Ejército del Aire. A las 8:00, hora peninsular, el avión aterrizó en el aeropuerto militar de Trípoli, donde embarcó al pasaje, y media hora después despegó con destino a Torrejón de Ardoz.

Defensa explica que este vuelo de evacuación se ha realizado conforme al patrón del efectuado el pasado 29 de julio y que transportó de Trípoli a Madrid a un total de 60 personas, de las cuales 37 eran españolas.

"La orden del segundo vuelo de evacuación se impartió ayer, y, como en el primero, de forma coordinada el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación y el Ministerio de Defensa han cooperado y trabajado en sus correspondientes ámbitos para conseguir que todos los ciudadanos y el material más sensible de la Embajada fueran trasladados a España en las mejores condiciones de seguridad", señala Defensa.

Añade asimismo que "la operación militar de planificación, coordinación y conducción de las actividades necesarias para acometer, realizar y culminar con éxito la repatriación se ha planeado en su totalidad desde el Mando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa en un tiempo extraordinariamente breve".

También explica que ha sido ejecutada por el Ejército del Aire "exactamente conforme a las previsiones, mientras que la Armada estaba lista para actuar en caso de que hubiese sido necesario".

Por su parte, Exteriores recalca que el Gobierno español confía en que la situación de inestabilidad en Libia se supere en breve y reitera su llamamiento a un alto el fuego a la mayor brevedad posible.

Traslada igualmente su apoyo al nuevo Parlamento y su compromiso de seguir trabajando con sus socios internacionales y Naciones Unidas para lograr la consolidación de la democracia y la estabilización del país.