Público
Público

Un español, entre los presuntos responsables de la catástrofe de Bangladesh

La Policía ha detenido al propietario del edificio siniestrado, Mohamed Sohel Rana, cuando trataba de huir a la India. El derrumbe causó 370 muertos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un empresario español, copropietario de un taller de ropa que se encontraba en el edificio de ocho plantas que se derrumbó en la capital de Bangladesh, y que provocó más de 370 muertos, es considerado uno de dos principales sospechosos -y fugitivos- en la investigación de la catástrofe, dijo la policía.

David Mayor, que se encuentra en paradero desconocido, es director general de Phantom-Tac, una compañía conjunta participada a partes iguales entre Phantom Apparels (Bangladesh) y Textile Audit Companny (España). Esta empresa, localizada en la cuarta planta del edificio derrumbado, ocupaba más de 20.000 metros cuadrados, según la página web de la empresa.

Uno de los socios locales del español, Aminul Islam, fue arrestado ayer, al igual que otros dos empresarios relacionados con las compañías textiles presentes en el inmueble siniestrado, según fuentes policiales del país asiático.

Por otro lado, las autoridades han anunciado la detención del propietario del edificio siniestrado, Mohamed Sohel Rana. Sobre él recae la sospecha de violar las normas de construcción del país. 'Fue detenido y será juzgado', dijo el viceministro de Interior Shamsul Haque Tuku durante una conferencia de prensa. Shoel Rana pertenece a la rama juvenil de la Liga Awami -el partido gobernante en Bangladesh- y fue encontrado por la policía bangladeshí cerca de la frontera con la India, a donde trataba de huir.

El otro hombre que se halla prófugo es el padre de Sohel Rana, Abdul Khaleque Bepari.

La Policía Industrial había acusado a los propietarios de las fábricas de ignorar las grietas que aparecieron en el edificio de ocho plantas el martes y de obligar a los empleados textiles a acudir a sus puestos de trabajo a pesar del riesgo que corrían. 'Ninguno de nosotros quería entrar al edificio, pero nuestros jefes nos forzaron', dijo el día del accidente Nurul Islam, uno de los trabajadores heridos, al portal de noticias Bdnews24.com.

Los equipos de rescate encontraron a cuatro supervivientes en la tercera planta del inmueble a primera hora de la mañana de hoy, donde según un portavoz del Ejército, Chowdhury Hassan Suhrawardy, han hallado a nueve personas más con vida bajo los escombros.

El desastre ha vuelto a poner de manifiesto las malas condiciones laborales y de seguridad que sufren los trabajadores de talleres textiles en el país asiático, que abastecen a multinacionales occidentales, como las implicadas en este siniestro El Corte Inglés, Mango, Benetton y Primark. Bangladesh es el país del mundo con costes más baratos de producción en la industria de la ropa y por eso empresas de todo el mundo, incluido China, están trasladando parte de su producción al país asiático, de acuerdo con la Campaña Ropa Limpia.

Según datos de la Federación Nacional de Trabajadores del sector Textil de Bangladesh, en los últimos 15 años ha habido unos 600 muertos y 3.000 heridos en accidentes ocurridos en fábricas textiles (incendios o derrumbes) en el país.