Público
Público

Esperanza en mitad de la hambruna

El pequeño Minhaj llegó desnutrido y al borde de la muerte a un hospital de Dadaab, donde los médicos le salvaron la vida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Minhaj Gedi Farah nació hace siete meses, pero hace tres volvió a hacerlo. Fue al entrar en el hospital que International Rescue Committe tiene en el campo de refugiados de Dadaab, en Somalia, donde llegó al borde de la muerte.

Desnutrido y anémico, Minhaj llegó pesando apenas 3,1 kilogramos, según explica la organización en un comunicado, huyendo de una de las zonas devastadas por la hambruna. Su imagen dio la vuelta al mundo.

Los médicos le hicieron tres trasfusiones de sangre y le alimentaron con un tratamiento vitamínico intensivo enriquecido con crema de cacahuete, lo que le permitió recuperar peso hasta los 4,1 kilos y abandonar el hospital. 

Tres meses después de aquello, Minhaj pesa 8 kilogramos, el peso normal para un niño de su edad, y está practicamente irreconocible. Su madre, Assiyah Dagane Osman, se ha mostrado 'muy feliz por el trato recibido' y ha explicado que su hijo 'va muy bien'. 

Ahora Minhaj, según explica la organización, puede reir mientras sus médicos le examinan. 'No podemos expresar la alegría que sentimos cuando le volvimos a ver', ha dicho su enfermera. 'Es un niño completamente distinto'.