Público
Público

La esperanza de pasar la página de la decadencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Italia está intentando pasar página tras un decenio de decadencia económica, social y civil, después de que en las últimas semanas el descrédito personal y el fracaso político de Silvio Berlusconi hayan empujado el país al borde del precipicio.

Berlusconi ha caído porque la total ineficacia de su Gobierno era abiertamente contestada por todas las fuerzas sociales, no sólo por los sindicatos, sino también por las empresas, la banca, la Iglesia y todas las instituciones intermedias. Ha caído porque se había convertido en el mayor peligro para el euro y, por lo tanto, para Europa (e incluso para la estabilidad financiera de Estados Unidos). Ha caído debido a la inteligencia de la oposición, empezando por el Partido Democrático, que ha favorecido el nacimiento de un Gobierno de emergencia, y de este modo ha evitado que la confusa y desesperada mayoría compuesta en el último año de Berlusconi se atrincherase en el Parlamento.

Ahora, el intento de un Gobierno liderado por Mario Monti es visto como una esperanza por la gran mayoría de los italianos: la esperanza de que el necesario saneamiento económico se aplique con equidad; la esperanza de que esas deformaciones populistas que Berlusconi ha inducido en el sistema y que han comprometido los equilibrios constitucionales sean eliminadas.

El Gobierno Monti es sobre todo una oportunidad, pero el centroizquierda tiene que ser también consciente del riesgo de una marginación de la política democrática en nombre de la primacía de las finanzas y de la tecnocracia. No será fácil, pero la conclusión del ciclo berlusconiano en Italia aporta una carga de optimismo.